Crisis en el Ministerio de Cultura: deja su cargo la directora del Instituto de las Artes Escénicas y de la Música

Amaya de Miguel se hará cargo de la Fundación Montemadrid, en lugar del exministro José Guirao. La sustituirá Joan Francesc Marco, que ya ocupó ese puesto entre 1990 y 1995

Amaya de Miguel, entre Helena Pimienta y Lluís Homar, en el nombramiento de este último como director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en 2019.
Amaya de Miguel, entre Helena Pimienta y Lluís Homar, en el nombramiento de este último como director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en 2019.Luis Sevillano

Amaya de Miguel deja el Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (Inaem). La responsable del área que se encarga del teatro, la danza y la música dentro del Ministerio de Cultura se lo ha comunicado ya al responsable de la cartera, Miquel Iceta. Pasará a dirigir la Fundación Montemadrid, que actualmente está encabezada por el exministro José Guirao, que precisamente fue quien la nombró en el Inaem cuando fue designado en 2018. El que ha sido responsable de la institución hasta ahora pidió hace meses ser relevado y seguirá vinculado a la misma como asesor.

La crisis abierta en el ministerio por la salida de Amaya de Miguel ha obligado a Iceta a buscar un sustituto rápidamente y ha tirado de un hombre ya conocido en la casa, Joan Francesc Marco, que ya dirigió el Inaem entre 1990 y 1995. Marco tiene 71 años, nació en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y es próximo al ministro. Desde julio de 2021 ocupaba el puesto de asesor en el Gabinete de Iceta. Posteriormente fue concejal del Ayuntamiento de L’Hospitalet y diputado provincial y pasó a formar parte del Gobierno de la Diputación de Barcelona como diputado del Área de Cultura y presidente delegado del Institut del Teatre de Barcelona. Entre los años 2004 y 2007 fue consejero delegado del Teatre Nacional de Catalunya y en julio de 2008 fue nombrado director general de la Fundación y el Consorcio del Gran Teatre del Liceu.

El pasado enero otro alto cargo del mismo organismo, Fernando Cerón, que estaba al frente de la Subdirección General de Teatro, dimitió de su puesto por las “dificultades” con las que se tenía que enfrentar “a diario” para poder ejercer el trabajo, según explicó en una carta. Fue relevado por Javier de Dios.

Durante los casi cuatro años que ha dirigido el Inaem, De Miguel ha transformado en gran parte sus unidades con varias sustituciones al frente de las mismas. Bajo su mandato, en los primeros meses cambió a los directores del Centro Dramático Nacional, la Compañía Nacional de Teatro Clásico, la Nacional de Danza o el Ballet Nacional. Nombró para esos cargos a Alfredo Sanzol, Lluís Homar, Joaquín de Luz y Rubén Olmo, respectivamente.

El hecho de que entre los elegidos no hubiera ninguna mujer ocasionó alguna polémica, aunque en su mayoría fueron bienvenidos. Algunos de sus planes quedaron después interrumpidos por la pandemia. Planes de transformación dentro de un organismo que quema a sus gestores por las trabas y una acumulada falta de flexibilidad administrativa que provoca muchas veces conflictos kafkianos. El Inaem es siempre la asignatura pendiente de cada gestión en Cultura, pero Amaya de Miguel ha podido estos años solventar algunos de sus múltiples males endémicos. Su labor principal desde que se produjera la pandemia ha consistido en asegurar la vuelta a los escenarios en un contexto que ha golpeado y afectado de manera dramática al sector de las artes escénicas. La garantía del funcionamiento y la puesta en marcha de las programaciones de las unidades que dependen del Inaem ha sido su principal logro, sin que se hayan producido apenas inconvenientes en dos años de era covid.

De Miguel pasa ahora a dirigir la Fundación Montemadrid, de la que depende La Casa Encendida o que tiene en proyecto la apertura del Palacio de la Música en la Gran Vía de Madrid, que será su cometido principal en su nueva institución. La trayectoria como gestora cultural en los ámbitos público y privado la confieren una experiencia importante para el nuevo puesto. La gestora cultural fue antes directora del Centro Dramático Nacional y la primera mujer al frente del Festival de Almagro. Fue también productora en el ámbito del teatro y la televisión y encargada del departamento de relaciones institucionales y directora del Gabinete del presidente y el consejero delegado del Grupo Prisa.

El gran logro de la gestión de Amaya de Miguel al frente del Inaem es que consiguió la normalidad y la apertura sin sobresaltos en sus teatros cuando todo era anormal.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jesús Ruiz Mantilla

Entró en EL PAÍS en 1992. Ha pasado por la Edición Internacional, El Espectador, Cultura y El País Semanal. Publica periódicamente entrevistas, reportajes, perfiles y análisis en las dos últimas secciones y en otras como Babelia, Televisión, Gente y Madrid. En su carrera literaria ha publicado ocho novelas, aparte de ensayos, teatro y poesía.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS