Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los colectivos feministas cargan contra Cultura por la marginación de la mujer en sus nombramientos

No hay ninguna mujer entre los nuevos designados para dirigir los grandes centros estatales de producción escénica y musical

El bailaor Rubén Olmo
Rubén Olmo, con Amaya de Miguel, este lunes en su presentación como director del Ballet Nacional de España.

Las principales asociaciones feministas del ámbito de la cultura denuncian la falta de paridad en los últimos nombramientos del Ministerio de Cultura. Colectivos como Clásicas y Modernas, la Liga de las Mujeres Profesionales del Teatro, Mujeres y Música, Mujeres en la Música, apoyados por otros relacionados con el cine y las artes visuales, han hecho pública una carta común dirigida a la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), Amaya de Miguel, en la que expresan su preocupación por la ausencia total de nombres femeninos en la cascada de nombramientos que está haciendo el organismo para relevar a los directores de sus grandes centros de producción artística.

En las últimas dos semanas el Inaem ha anunciado cuatro nombramientos: Lluís Homar para dirigir la Compañía Nacional de Teatro Clásico; Félix Palomero para la dirección técnica de la Orquesta y Coro Nacionales de España; Joaquín de Luz para la Compañía Nacional de Danza y Rubén Olmo para el Ballet Nacional de España. Todos se han hecho tras un proceso de selección abierto al que podía concurrir cualquier ciudadano. Este viernes se anunciará también el nombre del nuevo o la nueva responsable del Centro Dramático Nacional y a estos cargos hay que sumar otros cuatro realizados por promoción interna de funcionarios en el último año y medio (Centro de Documentación de las Artes Escénicas y de la Música, Auditorio Nacional y Centro de Tecnología del Espectáculo) que también fueron hombres, además de otros dos por designación directa en el Centro Nacional de Difusión Musical y el Festival de Almagro (el Inaem forma parte de su patronato).

"No dudamos, en ningún caso, de que el procedimiento seguido por el Inaem se ajuste a la más estricta legalidad. Pero, ante estos resultados, no podemos dejar de señalar que es absolutamente necesario plantearnos qué debe hacerse para lograr que el Inaem se convierta en una institución ejemplar en el cumplimiento de la Ley de Igualdad", reclama el escrito sucrito por los colectivos feministas. La carta recuerda también que hace solo un mes el Ministerio de Cultura creo un Observatorio de Igualdad que fue suscrito por los colectivos feministas.

La Unión de Actores y Actrices ha lanzado también un comunicado en el que denuncia que "estos nombramientos dejan atrás los compromisos de los objetivos de la estrategia 2020 de paridad en la cultura de la Unión Europea". Y subraya: " Sabemos además que se han presentado mujeres de gran experiencia y prestigio que han quedado fuera de poder acceder a algunas de estas direcciones".

El Inaem asegura que el proceso de selección de los nuevos directores de sus centros artísticos se ha realizado siguiendo a rajatabla el Código de Buenas Prácticas que rige estos nombramientos. Este reglamento, aprobado en 2008, exige la “promoción de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de actuación del Instituto, tanto artísticos como de gestión”, pero no especifica obligaciones concretas. "Si estos nombramientos los hubiéramos hecho por designación directa, tenga por seguro que serían paritarios. Pero en los procesos de selección públicos no se pueden introducir cuotas", explica De Miguel a EL PAÍS.

El código dicta que las propuestas de los candidatos deben ser evaluadas por los Consejos Nacionales de la Música, la Danza y el Teatro. Estos órganos, integrados por representantes de las distintas asociaciones del sector y vocales nombrados por el Inaem, hacen una primera criba y presentan sus finalistas al director general del Inaem para que elija un ganador. La composición de estos consejos no es paritaria: el grupo de vocales designados por el Inaem sí lo es, pero los diferentes colectivos del sector eligen a sus representantes de manera individual, sin coordinarse con el resto. En el Consejo de la Danza hay cuatro mujeres y cinco hombres; en el de Música, cinco mujeres y cuatro hombres, y en el de Teatro, tres mujeres y ocho hombres. Todos ellos presididos por Amaya de Miguel, con la vicepresidencia del subdirector general de Teatro (Fernando Cerón) o de Música y Danza (Antonio Garde).

Según informa el Inaem, de los 69 proyectos valorados en total en los procesos de selección, 54 han sido presentados por hombres y 15 por mujeres. De las 69 propuestas, los Consejos Artísticos seleccionaron 18 proyectos, 15 de ellos de hombres y tres de mujeres. En el caso de la Orquesta y Coro Nacionales de España, el Ballet Nacional de España y la Compañía Nacional de Teatro Clásico, los Consejos Artísticos no seleccionaron a ninguna mujer. En la convocatoria de la Compañía Nacional de Danza (CND) había una mujer entre las cuatro candidaturas finalistas, y en la del Centro Dramático Nacional (CDN) superaron la preselección dos hombres y dos mujeres.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >