Estela Gonzalo: “Hay un grado sorprendente de soledad”

Al frente de la Biblioteca Eugenio Trías, en El Retiro, trabaja para combatir con lectura la soledad no deseada

Estela Gonzalo Muñoz, directora de la Biblioteca Municipal Eugenio Trías-Casa de Fieras, en el parque del Retiro en Madrid.
Estela Gonzalo Muñoz, directora de la Biblioteca Municipal Eugenio Trías-Casa de Fieras, en el parque del Retiro en Madrid.Cristóbal manuel

Las nietas de Eugenio Trías, hijas del editor David Trías, la llaman “la biblioteca del abuelo”. Ángel Gabilondo, también filósofo como el intelectual que le da nombre a este lugar en el que los libros están siempre disponibles, ha dicho que “tiene el aire de una biblioteca escandinava”, y de hecho va a hermanarse con la también transparente biblioteca de Oslo, una de las mejores del mundo. Fue inaugurada el 29 de abril de 2013, dos meses después del fallecimiento del filósofo que le da nombre, nacido en Barcelona en 1942. La dirige Estela Gonzalo (Madrid, 61 años) desde que se fundó, hace 10 años. Tiene numerosos premios por la naturaleza de su actividad, “y casi todos nos los han dado en Barcelona”. Trabaja, por ejemplo, para combatir a través de la lectura la soledad no deseada…

Pregunta. Mucha gente sola…

Respuesta. Sí, y nosotros salimos a su encuentro. Vemos que hay mucha gente que tiene problemas, y nosotros les ofrecemos la posibilidad de los libros. Hay un grado sorprendente de soledad, y muchos suicidios. A los solitarios los acercamos, los traemos, los valoramos. Teníamos un usuario que era conservador del Prado, y que murió hace unos meses. Emilio Butragueño lo conocía, nos vino a ver, aquel señor no tenía a nadie y quería donar sus fondos a la biblioteca y su casa al museo. La pandemia ha dejado sola a muchísima gente.

P. ¿Cómo ayuda la biblioteca a los solitarios?

R. Tenemos un proyecto, La Biblioteca te acompaña. Vamos a las residencias, a los centros de Día. Tenemos asociaciones que los ayudan a relajarse, les hacemos clubes de lectura, y les reservamos espacios para que vengan a los numerosos actos que tenemos. Lo que necesitan es que se les valore. Pensé que era gente más mayor, pero nos hemos dado cuenta de que hay mucha gente joven sola y con serios problemas. La segunda causa de muerte juvenil en España es el suicidio. Gente que no sabe a dónde acudir. Como la Biblioteca de Oslo, esta está abierta todo el día, es una plaza de la cultura, abierta sábados y domingos, en lugar de ir a cualquier otro sitio, aquí tienen también su sitio los solitarios.

P. ¿Qué le ha dado a usted misma la biblioteca?

R. Llevo 35 años dirigiendo bibliotecas. Me han dado capacidad de conocer a los niños, a los escritores, tengo un equipo que cree en lo que hace, que contribuye a que la gente no se sienta número, a que no se pierda su ánimo de vivir… Y este espacio es único, atrae a gente que nunca iría, es un escaparate en un parque extraordinario y aquí entran personas que nunca se acercarían a una biblioteca. Araujo y Nadal, los arquitectos que crearon el espacio, hicieron que esta fuera la puerta abierta de los libros.

P. Ha heredado el nombre de Eugenio Trías, el gran filósofo.

R. Y la proximidad del barrio del Retiro, el parque, ha hecho que la gente la considere suya, un espacio único que no es alejado ni monumental, sino que está a pie de calle dentro de un lugar que es Patrimonio de la Humanidad. No somos un muro, y todas las áreas están abiertas, también mi despacho, donde la gente se sienta a leer. Y no es un lugar de silencios absolutos, y menos mal porque el silencio total es terrible. En la Biblioteca de Oslo hay músicos tocando en medio de los lectores. Tenemos una sección especial con los libros de Eugenio Trías, trabajamos con muchos filósofos. La directora del Retiro ha puesto medidores: al parque entran al día 110.000 personas, que son 160.000 los fines de semana. Es un espacio que te permite juegos que no son posibles en otras bibliotecas. Nos sirve como atracción y como radar. ¡Somos una de las bibliotecas que más presta de todo Madrid, 800 volúmenes al día!

P. ¿Y qué lee usted?

R. Soy un poco antigua. Me gusta mucho Proust.

P. Eso no es antiguo, es eterno.

R. Y también me gusta mucho Stefan Zweig, que me recuerda cosas que pueden volver a ocurrir, como le pasó a él. Que nos volvamos más intransigentes, y de ello hay amenazas. En la propia biblioteca hemos tenido un problema con un grupo de neonazis que nos pusieron esvásticas en todos los libros de judíos. A estos niveles estamos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS