Crítica | Madeleine Collins
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘Madeleine Collins’: la doble vida de una mujer bígama

Hay estilo en la narración de Antoine Barraud y unas gotas de incertidumbre en las pocas frases que se dicen. De ahí en adelante, la historia de este filme no te suelta

La actriz Virginie Efira protagoniza 'Madeleine Collins'. En el vídeo, tráiler de la película.

Un elegante prólogo filmado en plano secuencia, con un magnífico manejo del punto de vista y del fuera de campo —la acción principal se desarrolla fuera del ojo de la cámara y, por tanto, lejos del ojo del espectador—, abre la película francesa Madeleine Collins. Hay desesperación en el personaje que mueve la acción y suspense en cada una de sus maniobras. Vértigo, mentira, dolor. Y no ocurre nada particularmente misterioso: solo es una mujer en una tienda de lujo probándose unos vestidos y teniendo un bajón de tensión. Hay estilo en la narración de Antoine Barraud, su director; también unas gotas de incertidumbre en las pocas frases que se dicen. De ahí en adelante, la historia no te suelta. Y aunque el desenlace quizá tenga algo de desilusionante, la película se ve con el brío de lo enigmático.

En el año 1953, la actriz, guionista y directora estadounidense Ida Lupino, cineasta pionera, compuso la soberbia El bígamo, obra de singular atrevimiento, desafiante con el código Hays de autocensura, en la que un hombre experimentaba dos vidas en paralelo con dos mujeres a las que quería de distinto modo, pero con igual verdad. Una película valiente y nada maniquea sobre los roles de género, que deambulaba entre el drama social, el policiaco y la intriga, narrada en varios tiempos a partir de flashbacks de apoyo. Con semejantes elementos tonales y casi exacta situación, Barraud, también coguionista, articula su obra a partir de la doble existencia de una mujer que, por trabajo —como el viajante Edmond O’Brien de la película de Lupino—, está obligada a desplazarse con continuidad, lo que le facilita su no demasiado férreo castillo de naipes sentimental.

La imponente Virginie Efira es esa mujer instalada en la mentira, en principio con sorprendente naturalidad, conforme avanza el relato con acechante desequilibrio. Un personaje, de nuevo como en El bígamo, alejado de lo especialmente negativo, “que finge no tener miedo cuando lo tiene”, y que lleva a pensar en algunas de las grandes historias que el cine y la literatura nos han legado en los últimos años basadas o inspiradas en pasmosas vidas reales, con El adversario, de Emmanuel Carrère como paradigma. Y a su lado, en una de las dos tramas, el español Quim Gutiérrez, estupendo en un papel en el que debe pasar por la ternura, el desconsuelo y, finalmente, el agravio.

Con una inspirada banda sonora de corte intrigante de Romain Trouillet, Madeleine Collins tiene una gran virtud: la cadencia de la información ofrecida al espectador, sugestiva por las pistas mínimas y sutiles, que provocan que durante buena parte del relato el público esté tan perdido como interesado. Y, por desgracia, también un borrón final que, de todos modos, no acaba de enturbiar el notable conjunto: un desenlace un tanto superficial, que quizá nos hable de un personaje que ha convertido su destino en una adicción, pero que también resulta decepcionante con respecto a la altura de miras desplegada hasta entonces.

Madeleine Collins

Dirección: Antoine Barraud.

Intérpretes: Virginie Efira, Quim Gutiérrez, Bruno Salomone, Jacqueline Bisset.

Género: intriga. Francia, 2021.

Duración: 102 minutos.

Estreno: 14 de enero.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS