Crítica | Nora
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘Nora’: una joven mujer sale de la crisis

El segundo largometraje de la vizcaína Lara Izagirre llega para cumplir expectativas desde la modestia, la dignidad y la nobleza

Ane Pikaza, en 'Nora'. En el vídeo, tráiler de la película.

Una película sobre el reencuentro con la confianza y con lo mejor de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Parece el tema ideal en los complicados tiempos que corren, y más en una primera semana de septiembre donde cualquier empuje emocional es bienvenido. Nora, segundo largometraje de la vizcaína Lara Izagirre, llega para cumplir expectativas desde la modestia, la dignidad y la nobleza. Las de una joven mujer en crisis, (falsamente) convencida de que todos hacen mejor que ella cualquier cosa: en lo laboral, lo personal, lo moral y hasta lo físico.

Más información

Tras la muerte de su abuelo, la Nora del título (¿ecos de Casa de muñecas, de Ibsen?), interpretada por la estupenda Ane Pikaza, inicia un trayecto con sus cenizas que le va a llevar a cumplir con el legado y sobre todo a encontrar su propio Norte, el de la geografía rural por la que transita y el puramente vital. Con encuentros sucesivos que la van a ir marcando por dentro, como marca del subgénero de las películas de carretera, el relato de Izagirre, que debutó hace seis años con la también estimable, sensible y cercana Un otoño sin Berlín, quizá vaya de más a menos, pero siempre mantiene un tono entre el drama y la comedia —la vida misma— de fácil identificación. ¿Quién no ha tenido en alguna época esa pesarosa sensación de hacerlo todo fatal?

Como en su obra de debut, Izagirre ha compuesto su película en el antaño clásico formato 4:3, encerrando a su criatura en un cierto desasosiego, y vuelve a demostrar una mano excelente para el acompañamiento formal, pues contiene una excelente fotografía de Gaizka Bourgeaud, de preciosos colores, texturas y luz, una dirección artística dominada por lo añejo (el dos caballos, el reloj Casio, las casetes…), y un precioso trabajo conjunto entre la directora y su actriz, ya que Pikaza es ilustradora al igual que su personaje. Así, entre risas y llantos, la mujer alicaída recupera el coraje, la vitalidad y la querencia por sí misma.

NORA

Dirección: Lara Izagirre.

Intérpretes: Ane Pikaza, Ramón Barea, Klara Badiola, Héctor Alterio.

Género: drama. España, 2020.

Duración: 100 minutos.

 

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción