MÚSICA

Marisa Monte: “Es más fácil que los músicos brasileños triunfen si se van a EE UU, pero yo quise quedarme”

En su nuevo disco en solitario, ‘Portas’, la artista recurre al jazz, el pop y el soul como armas para enfrentarse a un mundo quebrado por la pandemia

La cantante Marisa Monte, en una imagen promocional de su nuevo disco, 'Portas'.
La cantante Marisa Monte, en una imagen promocional de su nuevo disco, 'Portas'.Elisa Mendes

Marisa Monte amansa a las fieras que merodean por un mundo pospandemia. “No le tengo miedo a la oscuridad / Sé que el amanecer llega pronto / Deja que la luz del sol llegue a la ruta”, canta en ‘Calma’, una canción de Portas, su primer disco en solitario en 10 años, que se puede escuchar en plataformas digitales desde principios de verano y cuyo formato físico saldrá probablemente en otoño. El pop, el jazz y el soul le sirven como arma para enfrentarse a un planeta quebrado por la covid-19 y para consolar a su país, profundamente herido. “Después de este año tan duro en todo el mundo, pero principalmente en Brasil, donde hemos vivido momentos históricos muy trágicos, me alegro de contribuir a través del arte y la música a ayudar a procesar todo el dolor y todas las pérdidas y dificultades. Espero que puedan traer algo de esperanza en el futuro”, comenta por videollamada desde Brasil.

El título de este álbum es también el de una canción en el que la cantautora, de 54 años, cuenta qué hace frente a la ansiedad de decidir con el aplomo de saber que, tras cada una de las puertas, hay un camino que llegará a algún lugar, que lo peor es el inmovilismo. Ese deseo de avanzar le llegó en el proceso de creación. Grabaron por Zoom desde Río de Janeiro, Lisboa, Los Ángeles y Nueva York. “El futuro se aceleró. Y cambió por completo los métodos de producción, pero en el buen sentido, porque era un reto, pero nos hizo obligarnos a probar”, reconoce, y muestra su alegría por haber podido trabajar en esos momentos.

Monte abraza la cultura internacional; en sus más de 30 años de carrera ha conseguido cuatro premios Grammy Latinos, ha grabado un dúo con el líder de los Talking Heads, David Byrne, y ha vendido más de 15 millones de discos en todo el mundo. Y aunque era tentador vivir en otros lugares, se mantuvo anclada a su país. “Creo que es más fácil para los músicos brasileños tener éxito si viven en Estados Unidos. Todos los artistas que fueron muy relevantes a nivel internacional estaban allí, como João Gilberto. Es importante estar físicamente, construir una carrera allí; se puede llegar a todas partes. Pero irme no era la mejor opción para mí. Estoy muy contenta por lo que conquisté con mi trabajo, por vivir en Brasil y por cantar en portugués”, explica en perfecto inglés. Este idioma le parece, en parte, una barrera porque la mayoría de los brasileños no lo hablan. No obstante, lo escuchan en canciones. “La música en sí misma es un lenguaje, podemos comunicarnos a través del ritmo. Hay otras formas de conectar”, añade.

Más información

Con tal trayectoria a sus espaldas, la artista ve que el mayor cambio del sector industrial ha sido pasar de lo físico a lo abstracto: “En los últimos 20 años la música pasó de ser un producto que uno compra, lleva a casa y escucha a convertirse en un servicio”. Lo percibe en la forma en que la gente lo consume, que es más individual, con auriculares, “y está mucho más disponible”. “Yo soy una artista que comenzó en el mundo físico. Y tuve que hacer este cambio al mundo digital”, reconoce. Nunca se adaptó a exponerse en las redes sociales; solo las utiliza para hablar de su música. “Siempre he sido así. No he hecho demasiadas entrevistas, la música estaba en el primer lugar. Siento respeto por mi sector, por mi público y por su tiempo; el que están perdiendo al navegar por internet para no ver nada”, asegura. Aun así, está conectada con el mundo actual, y no tarda ni un segundo en lanzar una ristra de nombres de músicos del panorama actual brasileño: BaianaSystem, Mallu Magalhães, Ana Frango Elétrico o Ava Rocha. “Hay artistas muy interesantes”, comenta.

El fondo de la habitación donde está Monte es sencillo, solo dos guitarras la franquean y responde con una enorme sonrisa a cada pregunta. Su imagen a través de la pantalla es acorde a su última creación; una oda a la contemplación y a la vida apacible. Cuando toca algo de amor, lo hace en positivo. ”En Calma, quien canta le está diciendo al otro que todo va a estar bien, que vamos a lidiar con todos los problemas y habrá una mejor situación en el futuro”, explica sobre su composición junto a Chico Brown. A Monte le encanta trabajar en compañía, de hecho forma parte del trío musical Tribalistas, compuesto por ella, Arnaldo Antunes y Carlinhos Brown: ”Compartimos todo. Todas las decisiones, todas las dudas, todas las respuestas, todas las preguntas. Aprendí con ellos y es un alivio para mí, como artista en solitario durante 30 años, estar con ellos. Tenemos una historia muy hermosa en común”.

Las vacunas comienzan a devolver la libertad al mundo, pero en los tiempos de confinamiento, la única ventana era la creación artística. El reconocido director Fernando Trueba lo tuvo claro: en sus recomendaciones para EL PAÍS para pasar el encierro hizo una lista de canciones de Monte: “Siempre me ha transmitido alegría de vivir, belleza, gusto, musicalidad...”, comentaba. A la brasileña se le ilumina la cara al escuchar esa frase. “Es muy agradable, un gran amante de la música. Son unas palabras muy hermosas y yo soy una gran fan de él también”, responde. “Personalmente, espero poder volver a España lo antes posible para ver a mis amigos españoles. Muchas gracias. Muchas gracias. Muchas gracias”, repite, como un mantra.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50