VICENTE ALEIXANDRE

Iceta urge a la Comunidad de Madrid a que declare Bien de Interés Patrimonial la casa de Aleixandre para frenar su ruina

El Gobierno regional asegura que ya están en marcha los trámites para lograr ese nivel de protección

Fachada de la casa de Vicente Aleixandre.
Fachada de la casa de Vicente Aleixandre.JULIÁN ROJAS

La casa del poeta Vicente Aleixandre es un lugar con historia no solo porque allí vivió el último poeta español que llegó al olimpo del premio Nobel, en 1977, también porque por allí pasaron los miembros de la Generación del 27 y la intelectualidad española anterior a la Guerra Civil. Desde que Aleixandre falleció, en 1984, sin descendencia directa, el inmueble permanece cerrado y hoy es un sitio triste, con un jardín devorado por los hierbajos y un desagradable olor a meado de gato, a pesar de los intentos de la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre, que regularmente llama la atención sobre este estado y realiza actos culturales en su defensa.

La casa del número 3 de la calle de Velintonia, hoy rebautizada como Vicente Aleixandre, en el noroeste de Madrid, vuelve a la actualidad por una carta y un informe que el ministro de Cultura, Miquel Iceta, ha enviado a la consejera de Cultura y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, para solicitarle que el Gobierno autonómico inicie los trámites que permitan declarar ese lugar Bien de Interés Patrimonial (BIP), en el marco de las competencias autonómicas, y evitar que su agonía se convierta en ruina definitiva.

Más información

La misiva, enviada este miércoles, busca que la Administración central y la autonomía madrileña vayan de la mano para lograr la protección legal de la vivienda y se convierta en casa de la poesía, deseo que ha manifestado en anteriores ocasiones la asociación de amigos del autor de La destrucción o el amor. Desde la Comunidad siempre se ha insistido en que ya existe una “casa de la poesía”, la Fundación José Hierro, en Getafe.

Fuentes de la Comunidad han mostrado a EL PAÍS su “sorpresa” por la carta porque, aseguran, es la misma petición que realizó hace unas semanas el anterior titular de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. La figura de Bien de Interés Patrimonial no es la de mayor protección (es la de Bien de Interés Cultural, que impide intervenir en el lugar sin el permiso de la Administración). Rodríguez Uribes sí lanzó esa propuesta de BIC en febrero de este año, pero la respuesta de la Comunidad fue que no podía declararla porque no hay nada de valor dentro de la casa, “no hay contenido documental”, como objetos o libros... La figura de BIP, sin embargo, es para bienes que “formen parte del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, sin tener valor excepcional, pero posean una especial significación histórica o artística”, según la ley de Patrimonio Histórico de la región madrileña de 2013. Sería este caso. El Gobierno regional reconoce el inmueble “como un lugar que fue testigo de la vida y obra del poeta y donde se celebraron reuniones muy importantes para la literatura en lengua española”.

La Comunidad, añaden las mismas fuentes, ya inició a raíz de la petición de este julio de Rodríguez Uribes “los trabajos de procedimiento que podrían permitir incoar ese expediente de protección a finales de año”. Cuando se apruebe, este histórico inmueble de tres plantas no podría ser enajenado, por ejemplo. El hipotético siguiente paso sería que las tres Administraciones afectadas (incluido el Ayuntamiento) se sentaran a discutir si compran la casa a sus actuales propietarios, entre ellos, una sobrina de Aleixandre.

Interior de la casa de Vicente Aleixandre.
Interior de la casa de Vicente Aleixandre.ARCHIVO ASOCIACIÓN DE AMIGOS DE VICENTE ALEIXANDRE

Tras hacer público EL PAÍS el envío de esta carta, la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre ha manifestado que la iniciativa de Cultura “es un gravísimo error” porque rebaja la petición de protección. Su portavoz, Alejandro Sanz, considera además que es “absurdo” que la Comunidad no quiera dar el mayor grado de conservación con el argumento de “que no hay nada dentro; en ningún lugar de la ley de patrimonio se dice que tenga que ser así”. “El PSOE llevó siempre en su programa electoral en Madrid que quería que la casa fuera BIC y no entendemos por qué ahora baja el listón”.

EL PAÍS ha sabido que el informe enviado este miércoles por Iceta lo elaboró la Dirección General de Bellas Artes del ministerio el 30 de junio y consiste, sobre todo, en un recorrido por la rica vida que tuvieron las paredes de la antigua calle de Velintonia, en la que se instaló la familia de Aleixandre en 1927. El poeta, amigo de Dámaso Alonso, Luis Cernuda o Federico García Lorca (que amenizaba los encuentros tocando el piano), entre otros, convirtió aquel hogar en el escenario de animadas veladas y tertulias, con la presencia también de Pablo Neruda, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Gerardo Diego... Años después, en 1958, el propio Aleixandre rememoró todo aquello en el libro Los encuentros (1958).

Después de la Guerra Civil, Aleixandre vivió el exilio interior, pero a su casa siguieron acudiendo jóvenes escritores que buscaban su consejo y ayuda, como Francisco Brines, Carlos Bousoño, José Hierro, Luis Antonio de Villena o Vicente Molina Foix. Ese punto de encuentro de la literatura vivió su renacimiento en 1977, cuando el Nobel a Aleixandre no solo reconoció la belleza de su poesía (”Hermoso es el reino del amor, / pero triste es también. / Porque el corazón del amante / triste es en las horas de la soledad”...), sino a toda la Generación del 27.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50