Crítica | El año de la furia
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘El año de la furia’, acercamiento melodramático al Uruguay de la predictadura

Rafa Russo presenta a una serie de criaturas que, aún en democracia, comenzaban a verle las orejas al lobo del fascismo y al ascenso de la represión

Joaquín Furriel (en segundo término) y Alberto Ammann, en 'El año de la furia'. En el vídeo, el tráiler.

“Los escritores estamos malditos”, clama uno de los personajes de El año de la furia, segunda película como director del habitualmente guionista Rafa Russo. La frase la pronuncia un novelista de éxito pasado —y de una sola obra—, consciente de la dificultad de parir cada creación, que ha debido reciclarse (o quizá querido) como creador de sketches en un programa cómico de la televisión. Quien conozca un poco la trayectoria de Russo es posible que vea en la sentencia algo más que la frase de un personaje.

Más información
En carne propia
Cautiverio, política, tecnología... Una conversación entre Mujica y De la Torre

Desde su debut con el estupendo libreto de la comedia romántica sobrenatural Lluvia en los zapatos (María Ripoll, 1998), Russo ha debido bregar mucho para llevar a cabo cada uno de sus proyectos, algunos muy personales, y casi siempre dirigidos por otros. Con independencia de la calidad final del producto, habitualmente estimable, se podía ver con meridiana claridad que en sus trabajados relatos había detrás un guionista profesional. Títulos como Aunque tú no lo sepas, de Juan Vicente Córdoba, y La decisión de Julia, de Norberto López Amado, junto a su hasta ahora única película detrás de la cámara, Amor en defensa propia, de 2006, así lo atestiguan. Pese a ello, ha debido esperar 14 años para lograr levantar la segunda: El año de la furia, más que digno acercamiento al cine político, con marcados matices melodramáticos, ambientado en el Uruguay inmediatamente anterior al golpe de Estado militar del verano de 1973.

Es allí donde Russo ha colocado una serie de criaturas que, aún en democracia, comenzaban a verle las orejas al lobo del fascismo y al ascenso de la represión. Y en ese plantel de amores desbordados, el director apunta cada una de las actitudes posibles frente a la formación del huevo de la serpiente: la lucha, la mirada hacia otro lado, la huida, la necesidad de implicarse o la decisión de claudicar. Todo ello entre las acciones de los tupamaros, y los asesinatos y las torturas de los militares.

Con notables actuaciones de españoles interpretando a uruguayos (Daniel Grao, Sara Sálamo), más los argentinos Alberto Ammann, Martina Gusman, Miguel Ángel Solá y Joaquín Furriel, El año de la furia habla del conflicto moral entre los ideales y las pasiones. Un trabajo meritorio y bien trenzado, al que solo le perjudica la sensación de que, pese a su título, le falta algo de furia.

EL AÑO DE LA FURIA

Dirección: Rafa Russo.

Intérpretes: Alberto Amman, Martina Gusman, Daniel Grao, Sara Sálamo.

Género: drama. España, 2020.

Duración: 102 minutos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS