Arqueología

La mudanza del Museo Arqueológico de Sevilla permite localizar piezas extraviadas durante 80 años

Los técnicos han catalogado durante las labores de traslado el mosaico ‘El rapto de Europa’ hallado en Itálica, el suelo de adobe del santuario del Carambolo y dos sarcófagos infantiles de plomo de época romana

Pieza perteneciente al mosaico del rapto de Europa del Museo Arqueológico de Sevilla donde se procederá al traslado de las piezas para la posterior rehabilitación del edificio.
Pieza perteneciente al mosaico del rapto de Europa del Museo Arqueológico de Sevilla donde se procederá al traslado de las piezas para la posterior rehabilitación del edificio.María José López / Europa Press

Cuando Julia Herce, conservadora del Museo Arqueológico de Sevilla, vio apoyado sobre la pared uno de los mosaicos que representa el mito del rapto de Europa pegó un grito que asustó a sus compañeros. “Sabíamos que tenía que estar por aquí, pero no lo habíamos encontrado nunca”, explica ilusionada. Las antiguas excavaciones en 1886 en la ciudad romana de Itálica, la actual Santiponce, en Sevilla, sacaron a la luz ese mismo puzle de teselas que se trasladó al museo en los años cuarenta. Hace tres meses, cuando los técnicos prepararon las labores de mudanza de las obras que alberga, volvió a ser localizado. En los almacenes han podido identificar además dos sarcófagos infantiles de plomo, también de Itálica, o el suelo de adobe del santuario tartésico del Carambolo.

Precisamente, el tesoro de Carambolo es una de las principales joyas del Museo Arqueológico que, en este caso sí, ha permanecido deliberadamente oculto al público, debido al mal estado de conservación del antiguo pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana de 1929, sede del centro. La burocracia ha tenido varada su restauración —esencial para garantizar la segura exposición de alguna de sus piezas más valiosas— durante más de una década. En enero del año pasado empezó a salir del limbo del olvido el acondicionamiento del edificio, un proceso que pasa por el embalaje y traslado de todo el material arqueológico que alberga para que puedan comenzar las obras de rehabilitación.

Gracias a estas tareas de mudanza, los técnicos han podido reencontrarse con piezas que habían sido relegadas al polvo de los sótanos del museo. Las obras se han trasladado al centro cultural de La Rinconada (Sevilla), donde permanecerán el tiempo que el edificio neorrenacentista diseñado por el arquitecto regionalista Aníbal González esté cerrado para su rehabilitación. “A inicios del 2022 el Museo Arqueológico quedará completamente vacío para que el Ministerio de Cultura y Deporte inicie la obra”, ha asegurado la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, en su visita al centro.

La Consejería ya tiene preparados 11.000 contenedores, un 70% del total, cargados con las obras que debe trasladar para que se inicie la rehabilitación del centro. Estos trabajos comenzaron el 13 de enero de 2020, con la clausura del edificio. La intención era que estuviera cerrado durante tres años para acometer las obras, que se iban a iniciar a comienzos de este año. La pandemia ha extendido los plazos y no arrancarán hasta principios de 2022. Se ha puesto una fecha límite: 2025.

Mientras permanezca cerrado, el Convento de Santa Inés, en el centro de la capital andaluza, hará las veces de museo a través de la muestra Abierto por obras, que expondrá sus piezas más emblemáticas a partir de una selección realizada por los técnicos y arqueólogos de la entidad. “Hay una obra de gran envergadura, que va a llevar varios años, y no podemos tener un museo cerrado tanto tiempo”, ha señalado del Pozo. Pero la sombra de las obligadas readaptaciones también se ha cernido sobre la que será su sede interina. En el convento se deberán realizar obras para que pueda albergar la réplica reducida del Arqueológico. Comenzarán en septiembre de este año, para que pueda abrir al público, previsiblemente, en el primer semestre de 2022, según ha indicado la consejera.

El pasado 21 de diciembre tuvo lugar la primera mudanza al centro logístico de La Rinconada. Hasta allí se desplazaron cuatro camiones con 269 contenedores, un 2% del total ya embalado.

Ahora, un año después, el interior del Arqueológico, más que un museo, es un gran almacén de cajas que esperan ser llenadas con piezas. Un equipo de 11 técnicos, en el que se encuentran un arqueólogo y un restaurador, trabaja de lunes a viernes en las tareas de gestión y logística. Entre ellas, la catalogación de todas las piezas del museo. “Esto está suponiendo una gran oportunidad para la puesta en valor y la digitalización de todos los fondos”, ha explicado Del Pozo. Los técnicos de la consejería han desarrollado un sistema informático que permite conocer dónde está cada pieza, cómo ha sido transportada o a qué colección pertenece. La consejera ha asegurado que va a ser muy positivo para la investigación, ya que “es un museo referente a nivel mundial por las colecciones que atesora”.

El proyecto de rehabilitación del Museo Arqueológico de Sevilla comenzó a gestarse en 2007, cuando arrancaron las primeras gestiones entre el Gobierno central y el andaluz y se redactó un plan museológico, aprobado tanto por el Ministerio de Cultura y Deporte como por la Consejería de Cultura. En 2010 un concurso fue resuelto en favor de la propuesta presentada por el estudio Vázquez Consuegra, cuyo diseño inicial implicaba obras y mejoras por un importe de aproximadamente 36 millones de euros, pero las dificultades de la crisis en 2011 paralizaron el proceso. Finamente, en mayo de 2019 el proyecto se encomendó al estudio Vázquez Consuegra por un coste de unos 20,7 millones. La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico ha invertido más de tres millones de euros en la operación logística del traslado, además de los acondicionamientos necesarios de la sala del Convento de Santa Inés y del centro en La Rinconada.

Más información

Lo más visto en...

Top 50