Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos esperaban a Marisol y... apareció Pedro Sánchez

Las hijas de Pepa Flores recogen el premio de Honor en la primera gala desde 2005 que ha contado con la presencia de un presidente del Gobierno

Pedro Sánchez, durante la entrega de los Goya 2020. En vídeo, las peticiones de varios de los asistentes al Presidente del Gobierno.

Ella no apareció. Y ya se sabía, aunque muchos esperaban que sorprendiera en el último momento. Él, en cambio, sí acudió. La noticia también había sido confirmada en los días previos, pero costaba creerla. La ausencia de Marisol, premiada con el Goya de Honor, y la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, marcaron de formas distintas la gala de los Goya.

De Pepa Flores se escucharon La canción de Marisol, interpretada por Amaia, y Estando contigo, que entonó su hija Celia. El eco de su mito resonó durante toda la gala. Marisol vio la ceremonia, según contó su hija María Esteve desde el escenario, “en un lugar tranquilo, en un televisor grande”. Y debió de constatar que el amor del cine español por ella sigue intacto, y colosal. Triunfó durante 25 años, lleva 35 retirada y aun así nadie la olvida. Sus tres hijas —Tamara también se sumó, pese a no estar previsto en el guion— recogieron el Goya de Honor por ella. “Nuestra madre tomó la firme decisión de apartarse de los focos para siempre. Querida mamá, desde ese lugar en calma que has conseguido y tanto te ha costado, esta profesión te entrega este premio. Querida Pepita, disfrútalo, es para ti”, añadió María. Todos aplaudían de pie.

A Pedro Sánchez, en cambio, el cine español no sabe aún si darle su cariño. Por lo menos, sí estuvo en la gala. Hacía 15 años de la primera y última visita presidencial, de José Luis Rodríguez Zapatero. “Vemos su presencia como algo extraordinario, pero debería ser la normalidad”, avisaba Andreu Buenafuente, presentador de los Goya, en la alfombra roja. Cuando el cine español salió del asombro, no dejó escapar la ocasión para aclararle al jefe del Ejecutivo las necesidades del cine. No vaya a ser que no vuelvan a verlo en 15 años.

“El cine español atraviesa una buena situación, pero tiene zonas muy oscuras. Me gustaría decirle al presidente del Gobierno que el cine de autor, independiente, fuera de los márgenes de las plataformas, está en serias vías de extinción”, señaló Pedro Almodóvar, cuando recogió el Goya a la mejor dirección.

Se palpaba cierta incredulidad. Un presidente en la gala. Inaudito. “Le pido que ponga el ojo en la cultura. Significaría más dinero y hace falta para películas dignas”, defendió Marta Nieto, nominada por Madre a mejor actriz protagonista. Su categoría, y las demás de interpretación, están divididas por sexos. Pero, en el resto de apartados, había una nominada por cada tres hombres. “Hay un problema respecto a cuántos proyectos de directoras consiguen financiación. Y ahí se empieza a plantar una semilla de lo que ha pasado”, aseguró Belén Funes, que ganó el premio a mejor dirección novel por La hija de un ladrón.

A Pedro Sánchez, en cambio, el cine español no sabe aún si darle su cariño

La urgencia de alcanzar la igualdad encabezaba, pues, la lista de asuntos pendientes. Pero hay más por hacer. Antonio Banderas solicitó que se apruebe ya una ley de mecenazgo para cine y teatro. La receta del actor Juan Diego Botto para Pedro Sánchez fue más sencilla: “Fíjese en el cine francés”. Es decir, más fondos, protección y respeto. Igual se expresó Penélope Cruz al pedir “cariño y apoyo” para el séptimo arte. Ángeles González-Sinde, guionista, escritora y exministra de Cultura, ofreció esta sugerencia: “Tal vez hagan falta unas nuevas reglas del juego”.

Entre tantos deseos, el actor Carlos Bardem rompió una lanza a favor del presidente, al que invitó a aumentar el gasto en Cultura. “Al menos va al cine, no como otros que se jactaban de leer el Marca”, dijo en una escasamente velada referencia a Mariano Rajoy.

No fue posible la noche de este sábado saber las respuestas de Sánchez a todas estas peticiones y sugerencias. Ni él, ni el recién nombrado ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, aceptaron preguntas.

La otra protagonista del día, la ciudad de Málaga, que recibió por primera vez los premios del cine español tras el experimento del año pasado en Sevilla, ofreció una cara ciertamente inusual: lluviosa y aún recuperándose de la tormenta que cayó la noche anterior. Málaga tenía ganas de gala. Lo había demostrado participando masivamente en las actividades de las últimas semanas. El sábado, a pesar de la lluvia, unas 400 personas se acercaron al pabellón Martín Carpena. La mayoría eran adolescentes, que buscaban hueco en primera fila entre un mar de teléfonos móviles. Se protegían bajo paraguas, protagonistas de un lugar que, este sábado, no fue la Costa del Sol.

Penélope Cruz entregará el Oscar a mejor película internacional

¿Volverá a verse a Penélope Cruz gritando ¡¡¡Pedrooo!!!? A Almodóvar se le ha escapado este sábado el dato de que la actriz española será la encargada de entregar en la próxima ceremonia de los Oscar, el 9 de febrero, el galardón a mejor película internacional al que compite el director español por Dolor y gloria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información