La Unión de Actores y Actrices critica las ayudas del Gobierno por insuficientes

La precariedad en el mundo de la cultura dificulta que los trabajadores puedan beneficiarse de las medidas aprobadas

Foto tomada en diciembre de 2019 a los candidatos a los premios de la Unión de Actores.
Foto tomada en diciembre de 2019 a los candidatos a los premios de la Unión de Actores.EFE

Desde el Gobierno se esforzaron por enfatizar que el paquete de medidas y ayudas aprobadas ayer no dejaba atrás al sector cultural. La Unión de Actores y Actrices, sin embargo, discrepa: “Son medidas a las que no podemos acogernos, porque no cumplimos con sus requisitos”. La vicepresidenta tercera y responsable de la cartera de Economía, Nadia Calviño dijo ayer que las ayudas tenían en cuenta la alta temporalidad que caracteriza el empleo en las artes escénicas, pero la asociación de actores sostiene que pocos creadores encajan en el artículo 33 del decreto aprobado el martes, que crea un subsidio de desempleo excepcional para trabajadores temporales. Esto, aseguran, solo es aplicable a contratos de más de dos meses extinguidos con posterioridad al día en el que se declaró el estado de alarma, el 14 de marzo. En esa fecha, recuerdan, ya nadie estaba trabajando en funciones de teatro, conciertos de música, rodajes de películas o de series. La población estaba confinada en sus casas.

La medida aprobada afecta a un 1% del sector, a los que trabajan en grandes producciones
Unión de Actores y Actrices

Desde la Unión de Actores y Actrices apuntan que muy pocos cuentan con un contrato de dos meses. “La medida aprobada afecta a un 1% del sector, a los que trabajan en grandes producciones como El rey león o Cuéntame. La mayoría carece de esa protección, porque o bien se firman acuerdos por función o bien pocas obras se alargan tanto en el tiempo. El régimen laboral de la cultura es tan específico que no estás unido por contrato a una obra, sino por varios contratos en función de los bolos que se van confirmando”, insisten. Frente a ello, un comunicado emitido ayer por el Ministerio e Cultura y Deporte subrayaba que sí se tendrán en cuenta en la concesión de las ayudas “las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo o una relación directa con eventos o espectáculos concretos, como sucede, entre otros, en el ámbito de las artes escénicas, las musicales, la creación literaria, la cinematografía y el audiovisual”.

Hace dos semanas, el ministro, José Manuel Rodríguez Uribes, pidió por teléfono a varios gestores y consejeros autonómicos del sector propuestas para proteger las artes. Pero, pese a los informes remitidos, de momento el Ministerio de Cultura y Deportes no ha hecho pública una estimación de las pérdidas a las que se enfrentan las industrias que representa. “En este momento se trabaja para paliar la crisis sanitaria y que las medidas que aprueba el Gobierno amparen también al sector cultural”, responden a EL PAÍS. “Cuando finalice el duro momento por el que pasamos, podremos reactivar el sector tomando las medidas necesarias”. De momento, no hay fecha.

La precariedad a la que hace frente un gran número de trabajadores en el sector cultural es lo que complica su acceso a las ayudas, y convierte a sus empleados en especialmente vulnerables. Hace dos años una subcomisión ad hoc en el Congreso elaboró un informe sobre el Estatuto del Artista: contenía 75 puntos, y más de 60 medidas para luchar contra la precariedad del empleo en la cultura. El texto fue aprobado con el apoyo de todos los partidos hace más de un año, pero desde entonces solo ha tenido un desarrollo legal parcial. “Nos habría ayudado mucho haberlo tenido en vigor ahora”, cuenta un productor cinematográfico que prefiere no dar su nombre.

El Estatuto del Artista contenía 60 medidas para luchar contra la precariedad, pero solo ha tenido un desarrollo legal parcial

Las fuentes del mundo de la cultura consultadas aún confían en que en los próximos días sean aprobados beneficios específicos para el sector, como los reconocidos a los empleados del hogar. Y lamentan que hayan pasado tres reales decretos y tres Consejos de ministros, sin una estrategia clara para la cultura. Para el empresario teatral Jesús Cimarro, el Ministerio de Cultura “está yendo lento, pero seguro”. Cimarro reconoce que él está trabajando con los responsables teatrales de la cartera de Rodríguez Uribes en la elaboración de propuestas concretas. “El sector quiere que se aceleren las medidas. Y sí, ya ha pasado un tiempo prudencial para empezar a tomarlas, tenemos que ponernos al día. Queremos que el ministro aparezca y nos cuente ya qué medidas se adoptarán”, asegura. Otras fuentes apuntan que en unos días se anunciará un plan de choque, “pero que nadie espere grande efectos ni sumas importantes de dinero”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50