Estrenos de cine

‘Hogar’, la película española que se ha salvado de la pandemia

Los hermanos David y Àlex Pastor estrenan en Netflix su nuevo ‘thriller’, con Javier Gutiérrez y Mario Casas

Los directores Àlex (izquierda) y David Pastor, con Javier Gutiérrez en el centro, en el rodaje de 'Hogar'. En vídeo, el tráiler de la película. QUIM VIVES (VÍDEO: NETFLIX)

La realidad ha atropellado la ficción. En el caso de los hermanos Pastor, Àlex (39 años) y David (41 años), los cineastas barceloneses no están satisfechos del todo con la situación de su película. Hogar llega hoy a Netflix convertido en el estreno más importante del cine español este trimestre por el confinamiento obligado por la Covid-19. Con las salas cerradas, un thriller con Mario Casas y Javier Gutiérrez en una plataforma como Netflix está llamado a grandes audiencias. “Nosotros no tenemos, es obvio, nada que ver con lo que está ocurriendo. Y además, yo estaba muy feliz pensando en el viaje al festival de Málaga donde íbamos a presentar la película, y eso me lo han quitado”, cuenta entre risas y veras David desde Barcelona. En la conversación, realizada la semana pasada a través de Google Hangouts, participa también Àlex desde Los Ángeles. “Para una película que hacemos que no tiene que ver con una pandemia, ella se ha presentado por sí sola”, remata en su broma David. Sus anteriores trabajos fílmicos, Infectados y Los últimos días, se centraban en estas enfermedades. “Nos persigue el tema”.

Hogar describe el descenso a los infiernos de un publicista (Javier Gutiérrez), al que la edad y los nuevos medios expulsan al paro. Por eso debe abandonar su piso de lujo de alquiler, con unas vistas espectaculares sobre Barcelona, y mudarse con su esposa (Ruth Díaz) y su hijo, que no es como a él le gustaría, a su diminuto apartamento. Sin embargo, se queda con un juego de llaves de su anterior vivienda, y empezará a colarse en ella a espiar la aparente vida perfecta de un ejecutivo (Mario Casas), su esposa (Bruna Cusí) y su hija. Los hermanos se preguntan entre sí si hay reparto físico de correo, y las curiosas situaciones que se dan cuando llegan paquetes preenclaustramiento, antes de seguir con Hogar. “Es extraño hablar de estas cosas hoy. Espero que a la gente le guste porque cargamos con esta nueva responsabilidad de gran estreno”, tercia Àlex. David explica de dónde surgió el germen: “En una de nuestras múltiples mudanzas por cuestiones de trabajo, me di cuenta de que me había quedado con un juego de llaves. ¿Qué ocurriría si estuvieses lo suficientemente chiflado como para abrir el portal, subir por las escaleras y entrar en el piso para ver quién vive ahí ahora?”. El mayor de los hermanos confiesa que sintió vértigo ante esa posibilidad, “pero había un buen material para empujar a un personaje desesperado, y empezamos a escribir ese papel, sus motivaciones”.

La flamante ganadora del Oscar, Parásitos, del coreano Bong Joon-ho, también investigaba narrativamente en la entrada en una casa de extraños que desestabilizarían mental y físicamente a sus habitantes. “Uno hace la película que sabe y que le viene”, apunta Àlex, “y no sé si parece o no. Parásitos es una grandísima película, puede que seamos complementarios. Sin embargo, cualquiera que conozca los tiempos de la industria sabe que un largometraje necesita un tiempo largo de desarrollo. Son casualidades. Nosotros rodamos hace más de un año”.

Netflix entró bastante pronto en la producción. “Estaba ya escrita y con una productora, Nostromo, detrás, cuando se la enviaron a Netflix para ver si les interesaba en su ventana de streaming”, sigue el pequeño desde Los Ángeles. “Y al saber el equipo que había detrás, dieron el paso adelante para producirla. Aceptamos la oferta, porque es una oportunidad para llegar a 150 países a los que llega la plataforma, en muchos de los cuales nunca verán un filme español”. Y mientras se mantenga la actual normativa, no habrá grandes estrenos españoles, atados por una ley que regula que si recibes ayuda, debes de estrenar antes en salas. “Es un modelo completamente distinto, cierto”, comenta David. “Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y por la coyuntura en la que estamos, hemos salido bien parados. Pero insisto, yo quería ir a Málaga…”. Ambos disfrutan del cine tanto en salas como en pantalla casera. En el caso de David, ahora más en su piso, al tener dos hijas pequeñas. “Lo de ir a salas dos veces por semana se hacía ya una entelequia… También te digo que de las películas del año pasado que más me gustaron está Historia de un matrimonio, de Netflix. Eso sí, hay salas y salas, y eso hay que cuidarlo. Vi Puñales por la espalda en una pantalla en Barcelona que… Compramos pulpo como animal de compañía, pero de aquella manera”.

Los cineastas hablan maravillas de su reparto, con cuatro actores protagonistas “inmensos, que confirman que un buen reparto sirgnifica un 80% de correcta dirección de actores”. Y con secundarios que aparecen unos segundos para construir todo un papel, “como David Verdaguer”. Aunque la trama se base en Javier Gutiérrez. “Es enorme su capacidad de mutar su papel en segundos”, interviene Àlex. “Javier convence al espectador tanto de la bondad de su protagonista como de que esconde recovecos oscuros. Era fascinante verle en el rodaje”.

Anochece en Madrid y Barcelona, el sol entra radiante por las ventanas de la vivienda californiana. Las entrevistas suelen acabar con un ¿y ahora qué? Esta no será menos, pero la respuesta queda congelada por el coronavirus. David ejerce de hermano mayor: “Estamos escribiendo distintos proyectos. Antes podías aventurar tu siguiente trabajo. Sin embargo, la situación actual no deja margen de maniobra. Está todo en el aire. Como el resto del mundo, seguimos enclaustrados por una pandemia real”.

Se adhiere a los criterios de