Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pide otros cuatro años de cárcel para Teddy Bautista por su gestión en la SGAE

El Ministerio Público acusa al expresidente de la entidad de administración fraudulenta

Teddy Bautista SGAE
Teddy Bautista, expresidente de la SGAE, en la sede de la entidad en abril de 2018.

El futuro judicial de Teddy Bautista se complica. La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado otros cuatro años de cárcel para el compositor, que ejerció como presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) durante 16 años, en una de las líneas de investigación abiertas en la Audiencia Nacional por su gestión al frente de la entidad. En este caso, que se suma a otras pesquisas por el presunto saqueo del organismo, el Ministerio Público lo considera responsable de un delito de administración fraudulenta por haber impulsado la adquisición de varios teatros sin ningún tipo de control y en contra de los intereses de la propia SGAE. Por ello, la acusación pública también solicita que el músico pague una indemnización de más de 29,8 millones de euros.

Este varapalo de la Fiscalía se conoce apenas dos meses después de que Bautista decidiese abandonar la cúpula de la Sociedad, a la que regresó el pasado verano. Volvió ocho años después de su detención en el palacio de Longoria, en un nuevo intento de escalar al poder que ostentó durante lustros. De hecho, en su último escrito de acusación, el propio Ministerio Público recuerda que el compositor formaba parte del organigrama directivo de la entidad desde junio de 1977, cuando fue elegido miembro del Consejo de Administración.

Sería posteriormente, entre 1995 y 2011, cuando ocuparía el máximo cargo de la entidad. Y, desde allí, urdió supuestamente toda la trama que lo ha llevado a los tribunales. Según la Fiscalía, que pide siete años de cárcel para el compositor en las pesquisas principales, Bautista se valió en esta segunda línea de investigación —bautizado como caso Arteria— del inmenso poder que había acumulado: "Hasta el punto de que, en la práctica, los distintos órganos de la estructura organizativa de la entidad han estado supeditados a sus designios, sin un contrapeso efectivo, ya que los mecanismos de control sufrieron una progresiva degradación, cuando no eliminación".

Gracias a ello, continúa el Ministerio Público a lo largo de su escrito de 25 páginas, el expresidente puso en marcha la llamada Operación Gran Vía, para la adquisición en Madrid de los teatros Lope de Vega y Coliseum. Una operación millonaria que respondía "a una decisión de su exclusiva voluntad, gestada y acordada a espaldas de los órganos correspondientes, con déficit absoluto de estudios solventes y objetivos". "En fin, contraria a los intereses de la entidad que representaba y dirigía, más allá del carácter visionario de la misma que el propio acusado reconoció que concurría en ella", apostilla el documento con dureza.

La Fiscalía dibuja, en definitiva, un contexto donde la SGAE operaba con base en las "decisiones meramente personalistas" de Bautista, quien "tergiversaba la realidad" con "invenciones" para convencer a quienes pudieran favorecer la operación. "Desfiguraba la realidad con tal de legitimar tamaña inversión, la cual obedeció a su previa decisión de compra de los inmuebles por un precio arbitrario, ayuno de justificación y con elevado daño económico para el grupo SGAE", destaca el Ministerio Público.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información