_
_
_
_

Fiestas de San Fermín 2024: guía de los encierros y programa de actividades en Pamplona

Del 6 al 14 de julio, la capital de Navarra es la sede de una de las fiestas más multitudinarias y reconocidas del mundo

San Fermin 2024
Ambiente en la plaza del ayuntamiento de Pamplona momentos antes del chupinazo que da comienzo a las fiestas de San Fermín, este sábado.Villar Lopez (EFE)
Antonio Lorca

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Cuando aún faltan unas horas para que el chupinazo señal de el inicio de las fiestas de San Fermín, Pamplona se prepara para convertirse en un hervidero de navarros y foráneos que sueñan con el uniforme blanco y el pañuelico rojo, santo y seña de una de las fiestas más multitudinarias y reconocidas en el mundo. Y a escasos metros del casco viejo de la ciudad, en los llamados Corrales del Gas, ya descansan, ajenos al bullicio, los verdaderos protagonistas de esta singular celebración: los toros, los de más trapío entre las más reconocidas ganaderías, que correrán los ocho encierros matutinos y serán lidiados por la tarde en la plaza ante la algarabía de 20.000 personas apretadas en los tendidos entre viandas y bebidas.

Todo está a punto para que comience esta particular olimpiada de la diversión: el Ayuntamiento de la ciudad se responsabiliza del programa de fiestas, el orden público y la limpieza; la Casa de Misericordia de todo lo concerniente a los toros, desde la instalación del vallado del encierro hasta las corridas, y los comerciantes de tener bien cargada la despensa para atender a una clientela hambrienta y sedienta en unas jornadas interminables y trepidantes de carreras y bailes.

Todo preparado para que a las 12 de la mañana del sábado 6 de julio tres miembros del grupo Dantzaris de Pamplona -entidad elegida por votación popular- prendan la mecha del chupinazo ante una abarrotada y ruidosa plaza del Ayuntamiento y comience oficialmente la fiesta. Un bando municipal avisa a los asistentes de que no podrán acceder al recinto con palos, envases o vasos de vidrio, latas de bebida que no estén abiertas o cualquier otro elemento similar susceptible de originar daños.

A partir de ese momento se ponen en marcha las 514 actividades programadas por el municipio, que cuentan con un presupuesto de 1.850.000 euros, y que incluyen conciertos, música en las calles, fuegos artificiales, jotas y bertsolaris.

Como en años anteriores, la Plaza del Castillo será el centro neurálgico de la fiestas, y allí subirán al escenario los artistas Izaro, Rotten XIII y Chill Mafia, Zetak, Gorka Urbizu y Melenas, El Drogas, La Casa Azul y Maruxak, Belén Aguilera, Foyone y las Ninyas del Corro; y en la plaza de Compañía, las músicas del mundo y el jazz sonarán en doble cita con dub, country rock, jazz clásico, góspel soul, cumbia, punk, trap, reggaetón, indie o música electrónica.

Pero el plato fuerte se sirve al amanecer, cuando a las ocho de la mañana ― EL PAÍS comenzará su transmisión diaria desde las 7.45― , del 7 al 14 de julio, suena el cohete que abre las puertas de los Corrales de Santo Domingo y se inicia el encierro, -848 metros de longitud, la Cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento, las calles de Mercaderes y Estafeta, la curva de Telefónica y el callejón de entrada a la plaza-, un recorrido que se hace eterno para muchos, pero que no suele durar más allá de los dos minutos y medio; un monumento a la adrenalina, la tensión, los nervios, las carreras, los tropiezos, las caídas y algún que otro traumatismo o cornada.

Encierros

Como es habitual, el bando del Ayuntamiento recoge distintas normas para el normal desarrollo de las ocho carreras previstas, entre las que destacan que no pueden participar los menores de dieciocho años, y está prohibido permanecer en el recorrido en estado de embriaguez o bajo los efectos de drogas, utilizar prendas o calzados inadecuados, portar mochilas, bolsos, botellas o cámaras fotográficas, o cualquier tipo de elemento mecánico para desplazarse (patines, monopatines, bicicletas, etc.). Y como sucede desde el año 2005, se extenderá un líquido antideslizante en el suelo de distintas zonas del recorrido para facilitar el agarre de las pezuñas de los animales y que disminuyan los resbalones y las caídas.

De todos modos, para evitar, a ser posible, males mayores la sanidad navarra ha dispuesto nueve puestos de atención sanitaria con profesionales médicos, enfermería y socorrismo, ocho puntos de apoyo, 16 ambulancias y la enfermería de la plaza. Todos estarán vigilantes a pie de un vallado formado por 900 postes, 2.700 tablones, 2.500 cuñas y 80 puertas, que comenzaron a montarse el pasado 31 de mayo.

Y detrás de los toros está la propietaria de la plaza, la Casa de Misericordia (Meca), una institución que regenta una residencia que acoge a 537 personas con una edad media de 82 años, y cuyo sustento depende en gran parte de los beneficios taurinos de San Fermín que nacen de distintas fuentes de ingresos: los toros anunciados en los carteles llegan a Pamplona con varios días de antelación y descansan en los Corrales del Gas, donde pueden ser visitados por el precio de 3,5 euros los adultos y gratis los menores de 12 años; 12 euros cuesta asistir al encierro desde la propia plaza y al espectáculo posterior de vaquillas los días 7, 13 y 14 de julio, y 6 euros el resto de la feria; 14 euros es la cantidad que hay que pagar para ver a media mañana el apartado de la corrida del día, y los abonos de la feria oscilan entre los 1.196 euros de una barrera de sombra y los 118 euros de una andanada de sol. El presupuesto de la Feria del Toro de este año supera ligeramente los 4,5 millones de euros, y los precios de las localidades experimentan un incremento medio ponderado del 2,1%, inferior al IPC de 2023, para “preservar el carácter popular de la fiesta”, según explicó Jesús Cía, director de la Meca, el día de la presentación de los carteles. Subrayó, además, que los jóvenes, con los 200 euros del bono cultural, pueden ver toda la feria en sombra, o en sol, y comprar entradas diarias para el espectáculo del encierro.

No depende de esta institución benéfica lo que debe abonar el que quiera y pueda darse el lujo de ver los encierros desde un balcón del recorrido, cuyo precio depende del lugar y la altura. La oferta en internet es variada, y el importe fluctúa entre los 150 euros en un primer piso en la Plaza Consistorial a los 220 en la calle Estafeta, precio por persona y día, desde las 6.55 horas a las 8.20, con derecho a café y pastas.

Y después de la carrera, el almuerzo, el desayuno sanferminero, para reponer fuerzas tras el madrugón y el esfuerzo. Por 15 euros —si es que el visitante ha tenido la precaución de reservar con antelación— se pueden degustar huevos con patatas, y a elegir entre magras, lomo, chistorra y bacón, y no en todos los bares están incluidas las bebidas, tanto frías como calientes.

Por la tarde, la atención de San Fermín se concentra en la plaza de toros. Diez festejos están anunciados, ocho corridas, un espectáculo de rejoneo y una novillada, que serán retransmitidos por la plataforma Onetoro. Se despide el rejoneador de la tierra Pablo Hermoso de Mendoza, y, al igual que el año pasado, Roca Rey repite en los carteles.

Corridas de toros

Antes de que se abra el telón de las fiestas, el Ayuntamiento apela al respeto, y ha incluido en el bando de este año una nueva disposición bajo el título Pamplona, orgullosa de su diversidad en la que anima “a todas las personas a participar en los Sanfermines en libertad”, y avisa que no tolerará “ninguna manifestación de LGTBIfobia”. Asimismo, invita a la ciudadanía “a adoptar una actitud activa frente a cualquier tipo de agresión contra las mujeres, y a socorrer o apoyar a la mujer agredida y aislar al agresor”.

Faltan solo unas horas para que suene el chupinazo y quede inaugurada la olimpiada de la diversión. Por cierto, existe una alta probabilidad de que el sábado llueva, pero el agua, llegado el caso, solo será un invitado más en esta fiesta multitudinaria y universal.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Antonio Lorca
Es colaborador taurino de EL PAÍS desde 1992. Nació en Sevilla y estudió Ciencias de la Información en Madrid. Ha trabajado en 'El Correo de Andalucía' y en la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). Ha publicado dos libros sobre los diestros Pepe Luis Vargas y Pepe Luis Vázquez.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_