Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aplicación que traslada en el tiempo

La firma Arkikus desarrolla un sistema de visitas virtual de yacimientos y ciudades gratuito para los usuarios

Imagen de Vitoria en 1850 a través del móvil. En vídeo, recorrido a través de la aplicación.

Cuando en 1895, el escritor británico H.G. Wells escribió su novela La máquina del tiempo, no podía imaginar que la firma vasca Arkikus terminase convirtiéndola en realidad. Al fusionar una extensa investigación histórica y arqueológica con las nuevas tecnologías, la empresa ha logrado que unas gafas de realidad virtual o un simple teléfono móvil permitan visualizar cómo se mostraba hace siglos cualquier tipo de yacimiento arqueológico o ciudad. Ya ha puesto en marcha tres visitas virtuales: "Vitoria-Gasteiz 1850" y “Convento de Santa Catalina”, en Álava (nominada entre las tres mejores aplicaciones móviles de destino turístico nacional en los AppTourism Awards de FITUR2019), y “Castillo de San Vicente", en La Rioja.

Al descargarse la aplicación en el teléfono o colocarse las gafas, el visitante observa cómo era el lugar en la época elegida. El Ayuntamiento de la capital alavesa y el de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja), ante el éxito de la iniciativa, han creado ya sendos servicios de visitas con gafas de realidad virtual. La del castillo de San Vicente ha multiplicado por seis las visitas en solo dos meses.

Para el usuario el servicio es gratuito, ya que el desarrollo de las aplicaciones lo financian los municipios que las piden. El resultado son imágenes de gran realismo. “Funcionan como una máquina del tiempo y permiten abrir una ventana tecnológica al pasado para descubrir no solo arquitecturas hoy en día invisibles, que van desde ciudades de la antigüedad hasta edificios desaparecidos, sino también detalles históricos y anécdotas sobre estos espacios desconocidos para el gran público”, señalan sus creadores.

Este sistema de visualización, que recibió en 2016 el Premio a la Mejor Idea de Negocio de la Universidad Politécnica de Madrid, trasciende así el modelo de visita in situ ofrecido con los recursos tradicionales y menos didácticos como los folletos, los trípticos explicativos o las audioguías. “Es una manera de democratizar el conocimiento del pasado y de divulgar el patrimonio mediante dispositivos de uso ampliamente extendido entre la población, atrayendo a sectores en que el patrimonio quizá no despierte tanto interés, como los jóvenes, y atendiendo a la diversidad social, económica y funcional, ya que las apps son accesibles desde cualquier lugar, incluso sin visitarlo, y muestran contenidos visuales, de texto y auditivos adaptados a todo tipo de audiencia”, dicen desde la firma.

Arkikus lo conforman cuatro socios, de los que tres provienen del mundo de la arquitectura (Iker Ordoño, Arantxa Satrústegui, Gonzalo Álava) y uno del de la arqueología (Javier Ordoño). Ellos se encargan del proceso completo de producción de las aplicaciones, desde la documentación previa sobre los elementos históricos a la implementación en las tiendas de aplicaciones online.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >