Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la feria de Fráncfort, el audiolibro es lo que mejor suena

La gran cita editorial se vuelca con un formato en alza. En España, unas 40 editoriales publican hoy estos productos, que elevarán a 10.000 títulos la oferta en castellano antes de fin de año

Hace una década, la Feria del Libro de Fráncfort enloqueció con los libros electrónicos. No fue para tanto, visto su discreto porcentaje hoy en el sector editorial, en torno al 5%. Esta vez la fiebre es por los audiolibros, que en la 71ª edición de la gran feria del sector estrenan área propia, Frankfurt Audio, con más de 600 metros cuadrados y un centenar de actos de entre los 4.000 programados. Junto con las plataformas de contenidos audiovisuales como Netflix, con la que los editores sueñan que les toque con su varita para su cartera de proyectos, el audiobook es la estrella.

El formato está de moda pero, a diferencia de los e-books, el fenómeno está ocurriendo: mientras los grandes mercados de la edición occidental están planos (el español solo sube un 1,8% este año), el audiolibro crece con cifras de dos dígitos.

El aviso lo acaba de dar, desde Estados Unidos, la Asociación de Editores de Audio (APA, en inglés): por vez primera, uno de cada dos estadounidenses mayor de 12 años ha escuchado ya un audiolibro, seis puntos más que en 2018. Traducción: una facturación de 940 millones de euros, 24,5% más que en 2017. La tradición de un mercado que lleva dos décadas escuchando historias (casetes, cedés…) ayuda. Pero el fenómeno es global: Audible, plataforma de audiolibros de Amazon (en España, en 2020), creció en 2018 un 38% en Inglaterra, donde los audiolibros suman ya el 5% de las ventas de libros en cualquier formato.

El caso español

España, rezagada, se anima. Javier Celaya, de la consultoría Dosdoce, explica: “Casi un 10% de la población ya ha escuchado un audiolibro, cifra que se doblaría en dos años si vemos las previsiones de Spotify para el sur de Europa, donde esperan un 20% de suscriptores con contenido no musical, lo que llaman ‘la palabra hablada’, y que incluye los podcast: somos el quinto país del mundo donde más se escuchan”.

Son unas 40 las editoriales españolas que publican hoy audiolibros, que elevarán a 10.000 títulos la oferta en castellano antes de fin de año. Pero es solo el principio: Penguin Random House Grupo Editorial generará 700 títulos en 2020, visto el éxito de su casa madre en EE UU: tienen un catálogo de 15.000, según Amanda d’Acierno, presidenta global del ámbito de audio de Penguin Random House.

Hay margen para afianzar el audiolibro en España porque el mercado tiene un colchón en América Latina: sus patrones de consumo son parecidos a los de EE UU. Todo se mueve deprisa: el prime time se ha desplazado de las noches antes de ir a dormir (68%) al coche (74%), lo que se traduce en franjas de 7.00 a 9.00 y de 17.00 a 20.00. El perfil es gente joven (el 55% tiene menos de 45 años en EE UU) y más de la mitad ha escuchado al menos un podcast en el último mes.

La única diferencia reside en lo que escuchan: mientras en España es puro entretenimiento (novelas, thriller…), en América Latina y EEUU la no ficción tiene cifras altas, que no se dan en e-book. La impresión entre los expertos en Fráncfort es que el audiolibro puede frenar al libro electrónico, que el sector siempre vio con reticencia porque amenazaba el papel. Los estudios sobre consumo digital apuntan a que el audiolibro o bien ya va dirigido a un gran lector que gana tiempo de lectura o a un grupo de poco frecuentes que saltaron a las plataformas televisivas en los últimos años.

La tecnología también ayuda: se ha cambiado el específico lector electrónico por cualquier teléfono móvil inteligente. Y a estos se acaban de añadir los asistentes de voz: el 42% de quienes escuchan audiolibros a partir de 18 años en EE UU tiene uno. La ventana es inmensa y el sector del libro educativo ya está en ello.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >