Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué está leyendo Piedad Bonnett?

La autora colombiana elige libros sobre la soledad y la locura al presentar su nueva novela sobre un joven que busca su lugar en el mundo

Es inevitable leer Donde nadie me espere (Alfaguara), la nueva novela de Piedad Bonnett como un regreso al hijo perdido cuya muerte narró con una hermosura dolorosa en Lo que no tiene nombre (2013). Esta vez, la poeta colombiana se sumerge en las profundidades de la locura, la angustia y la soledad a partir de un protagonista de 31 años que busca su improbable lugar en el mundo. Bonnett ha sido la invitada de ¿Qué estás leyendo?, el programa de EL PAÍS el que los autores recomiendan sus lecturas.

De entre todos los libros de los que va a hablar, se siente especialmente unida a Chantal Maillard, con la que comparte una historia vital tan terrible como singular: ambas han tenido hijos llamados Daniel que optaron por el suicidio. "Dos chicos, un mismo nombre, dos madres en un mismo abismo". Ambas son del mismo año. Ambas han escrito su historia.

"En mi nueva novela, un amigo del padre encuentra al protagonista en la calle en condiciones de indigencia", cuenta Bonnett. "Lo que intento es iluminar esa caída: un muchacho universitario que ha perdido a su madre, a su hermana gemela y que renuncia a la vida académica como una postergación de sus sueños. Comienza un proceso de huida que termina siendo una gran caída. Quise abordar qué tan cercana puede estar esa caída, gente que no ha saldado cuentas con sus heridas y eso las hace vulnerables y terminar en aislamiento, indigencia o locura. Se trataba de cuestionar qué libertad tiene quien no tiene asideros en el mundo".

"En Lo que no tiene nombre -prosigue Bonnett- conté que cuando mi hijo Daniel tuvo una crisis en un avión y nos tuvimos que bajar en el Perú, él tenía una grabadora, dijo 'váyanse, vendo esto y me hago un indigente'. Yo había dado vueltas a la figura del indigente y había oído historias muy tristes. Esta vez no quise que mi protagonista tuviera una enfermedad mental, porque quise apartarlo de la figura de mi hijo, pero lo quise poner en un umbral". Paul Auster también está en la raíz de esta novela.

Bonnett (1951), premio Casa de América de Poesía 2011, ha elegido:

Doctor Pasavento, Enrique Vila-Matas (Anagrama).

El mar, de John Banville (Anagrama).

Lulú, de Mircea Cartarescu (Impedimenta).

El cielo es azul, la tierra blanca, de Hiromi Kawakami (Alfaguara).

Apegos feroces y La mujer singular y la ciudad, Vivian Gornik. (Sexto Piso)

La mujer de pie, de Chantal Maillard (Galaxia Gutenberg).

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >