Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La excepción mexicana de Massive Attack

Rosalía y la electrónica extrema de Aphex Twin completan las apuestas del festival Ceremonia 2019

Un escenario del Festival Ceremonia en 2018.
Un escenario del Festival Ceremonia en 2018.

Massive Attack suspendió a principios de marzo su gira americana. La enfermedad de uno de sus colaboradores, el cantante jamaicano de 68 años Horace Andy, les obligó a posponer de primavera a septiembre los conciertos temáticos por los 20 años de su gran obra, Mezzanine. Suspendieron todas las fechas menos la última. México seguía en pie. Tras casi dos meses de parón y un zumbido de rumores pesimistas, este sábado la banda de Bristol reaparecerá en un páramo a 80 kilómetros de la capital mexicana como cabeza de cartel del festival Ceremonia.

“Hace un mes la enfermedad de Andy les impedía hacer un viaje transatlántico. Por fortuna en estas fechas ya era posible. La verdad es que estuvo cerca la bala”, explica con alivio Diego Jiménez, uno de los organizadores del festival, que en sus siete años de vida ya cuenta con algún que otro contratiempo: hace tres años suspendieron todas las actuaciones en el último minuto por problemas de seguridad causados por las fuertes ráfagas de viento que azotaban el solar de Toluca.

Massive Attack, los dos fundadores, Robert Del Naja y Grant Marshall, junto a todo su equipo ya están de hecho en México. Llegaron una semana antes para afinar los detalles del espectáculo. Tocarán casi dos horas y se volverán en avión a Inglaterra. Eso sí, conociendo la proverbial meticulosidad de la banda –el año pasado cancelaron 15 minutos antes de salir al escenario su actuación en un festival madrileño porque se filtraba el sonido de otra banda–, los británicos no seguirán el formato habitual durante esta gira: no va a ser un concierto monográfico sobre Mezzanine.

“Para una sola fecha, era demasiado caro volar con toda la infraestructura para el montaje que están utilizando para esta gira especial. Lo que han decidido es hacer un show especial, como nunca han hecho, repasando toda su carrera”, añade Jiménez. La alineación en todo caso viene al completo con los colaboradores del aquel grandioso disco de 1998 que sellaba definitivamente el canon del trip hop: bajos tortuosos rescatando el latido del post punk una década antes que el revival indie, reverberaciones dub, atmósferas soul y hip-hop.

Estarán Elizabeth Fraser de Cocteau Twins o el propio Horace Andy, pero parece que no habrá despliegue audiovisual con lemas orwelianos y no sabemos si se repetirán los juegos de samplers que han utilizado durante la gira hasta ahora: The Velvet Underground, Pete Seeger, The Cure o Led Zeppelin.

El fenómeno Rosalía

“Massive Attack son más grandes aquí que en Estados Unidos y hay mucha expectación, pero durante el proceso de contratación de artistas lo que la gente nos pedía con más ganas era Rosalía. "Desde familiares mayores de la organización a chavitos”, confiesa Jiménez. La artista barcelonesa de 26 años se ha convertido a una velocidad supersónica en un fenómeno global. En menos de un año, ha pasado de joven esperanza blanca de la escena subterránea urbana española a romper el techo con su primer álbum, colaborar con el padrino moderno del reguetón J Balvin, fichar por una multinacional, aparecer en una película de Almodóvar, sonar en Times Square y ganar dos Grammy Latinos.

El mexicano será el tercer concierto de su gira, después de arrasar en Chile y Argentina. Después llegarán cinco fechas en EE UU, todo vendido, incluido Coachela, el más rimbombante de los festivales. “Ha habido mucho hate sobre ella en España por el hecho de cantar flamenco y no ser gitana. Pero lo ha llevado con mucha elegancia. Va a ser un momento de lágrima”, añade el organizador del concierto.

La propia Rosalía salió al paso de la inacabable polémica, ahora por su acercamiento al reguetón, durante la rueda de prensa ya en tierras mexicanas. "No es que se me esté atacando a mí en concreto, si no a la situación de que haya personas que, como yo, hayan tenido la suerte de poder estudiar música, la que han querido. Y de tener opciones que otras personas no tienen".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información