Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ópera por sorpresa en el aeropuerto de Barajas

El Teatro Real y Aena llevan las arias de 'Turandot' al aeródromo madrileño con la interpretación de la soprano Yolanda Auyanet y el tenor David Butt Philip

La pianista Patricia Barton, la soprano Yolanda Auyanet y el tenor David Butt Philip tras la firma entre AENA y el Teatro Real del convenio de patrocinio del teatro, en el Aeropuerto de Madrid Barajas.
La pianista Patricia Barton, la soprano Yolanda Auyanet y el tenor David Butt Philip tras la firma entre AENA y el Teatro Real del convenio de patrocinio del teatro, en el Aeropuerto de Madrid Barajas.

El ajetreo se ha detenido. Durante 15 minutos, la ópera ha sustituido al habitual sonido del ir y venir de las maletas de ruedas y los pasos apresurados de los viajeros hacia las puertas de embarque en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. En la puerta número 45 de la Terminal 4, un pequeño escenario y un piano ya anunciaban que no iba a ser un día normal, y así lo confirmaron a media mañana de este martes la soprano Yolanda Auyanet y el tenor David Butt Philip, al protagonizar, junto a la pianista Patricia Barton, una actuación sorpresa en la que han interpretado cuatro de las más conocidas arias de Turandot, de Giacomo Puccini. 

Este microconcierto se enmarca en el convenio de colaboración, a partir del cual Aena, operador aeródromo, se incorpora como patrocinador del Bicentenario del Teatro Real. Ambas entidades han organizado esta actuación que ha comenzado tras la firma del convenio por parte de Ignacio García-Belenguer, director general del Teatro Real, y Juan Carlos Alfonso Rubio, secretario general corporativo de Aena. Este patrocinio incluye una cantidad de dinero que Alfonso Rubio no ha querido precisar y García-Belenguer ha situado en aproximadamente 200.000 euros, además de futuros conciertos en otros aeropuertos españoles.  

Serán los de Barcelona, Menorca, Valencia, Málaga, Murcia, A Coruña o Fuerteventura los que acogerán estos microconciertos a lo largo del próximo año 2019. El convenio busca "sacar la ópera a la calle y llevarla a otros sitios diferentes", ha explicado García-Belenguer. Y ha añadido que buscan una mayor participación de la sociedad, "que los viajeros que estén en esas horas de espera y de conexión con sus vuelos puedan disfrutar de la música, en este caso de Turandot, y descubrir a Puccini y el valor de la ópera como un elemento fundamental dentro de la cultura". 

La famosa Nessum dorma, que popularizó Luciano Pavarotti, Non piangere Liù, Tu che di gel sei cinta y Signore ascolta, inmortalizada por Montserrat Caballé, a quien están dedicadas todas las funciones del Teatro Real, han sido las arias escogidas para salir de su entorno habitual. Este teatro acoge desde el 30 de noviembre y hasta el próximo 30 de diciembre la obra Turandot en 18 funciones alternas dirigidas por Robert Wilson

Auyanet, una de las intérpretes del personaje de Liù, ha descrito la experiencia como "muy rara"; acostumbrada a actuar sobre un escenario, "es un poco extraño cantar así, en un pasillo, con la gente que pasa con sus maletas", ha explicado. "Pero con que una de estas personas que pasaban y que nunca se hubiese interesado por la ópera, con uno que se haya quedado un poco con las ganas de investigar qué es esto, pues ya hemos ganado un espectador más, así que me parece perfecto", ha resaltado. La soprano apuesta por acercar la música y la ópera a todo el mundo y rechaza su carácter elitista: "Estoy segura de que los que fueron al partido River-Boca se gastaron mucho más dinero de lo que cuesta una entrada para la ópera. Ya es hora de quitarle esa etiqueta a la lírica, porque no es verdad. Quizás antes podía ser así, pero ya hay descuentos de todo tipo y muchas posibilidades de acudir, pero hay que informarse". "Quien entra a conocer la ópera, es difícil que salga, es algo que te atrapa", ha concluido. 

Una de las personas que ha quedado atrapada durante la breve actuación en el aeropuerto madrileño ha sido Gertrud Gómez. Mientras esperaba a la salida de su vuelo a París, esta alicantina ha visto el escenario y el piano y ha decidido coger sitio en los asientos de Starbucks, justo enfrente. "Me ha parecido una maravilla, la música hace la vida más bonita siempre, y tenerla tan cerca y en un momento de transición donde vas de un sitio a otro, poder deleitarte con un aria de ópera como las que hemos escuchado, me ha encantado", ha afirmado sobre el espectáculo. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información