Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La luminosidad de Marie Curie

La nueva entrega de la colección infantil 'Mis pequeños héroes' está dedicada a la científica

Ilustración del cuento Marie Curie, de 'Mis pequeños héroes'.
Ilustración del cuento Marie Curie, de 'Mis pequeños héroes'.

La científica más famosa de los siglos XIX y XX, Marie Curie, fue una pionera. Descubrió dos elementos, el radio y el polonio; desarrolló la teoría de la radioactividad y es la única persona que posee dos premios Nobel en diferentes disciplinas (física y química). Pero quizás la mayor proeza de Maria Salomea Skłodowska fue lograrlo siendo pobre, inmigrante y mujer. El próximo cuento de Mis pequeños héroes, la colección infantil de EL PAÍS, está dedicado a la inspiradora historia de esta eminencia investigadora.

Curie fue una alumna excelente que quería llegar a la Universidad cuando en su Varsovia natal las mujeres tenían prohibido acceder a ella. Su única opción era acudir a la Sorbona de París. Huérfana de madre y sin muchos recursos, pactó con su hermana mayor, Bronisława, que primero una de ellas trabajaría para pagarle los estudios a la otra y, después, cambiarían las tornas. Así lo hicieron. Las hermanas pasaron penurias, pero ambas remataron sus estudios. Curie se graduó la primera de su promoción.

Al poco tiempo conoció a su marido, Pierre Curie, con el que alcanzó sus primeros éxitos científicos, a la vez que criaba a sus dos hijas, Iréne y Eve. La polaca fue la primera mujer en obtener un Nobel, el cual compartió con su marido. Poco después de la muerte de este, tras ser atropellado por un carruaje, se convirtió además en la primera catedrática en la Universidad de París y en 1911 recibió el segundo Nobel. 

Inteligente y tenaz, Curie fue también generosa, pues cedió a la comunidad científica el descubrimiento del radio, en lugar de solicitar su patente, y estudió la aplicación de los rayos X a la medicina en los hospitales de campaña de la Primera Guerra Mundial.

La heroína de carne y hueso ofrece a los niños un ejemplo extraordinario de comportamiento a la vez que les descubre el camino de la ciencia. Como ella mismo afirmó, “un científico en su laboratorio no es un simple técnico: también es un niño que se enfrenta a fenómenos naturales que lo impresionan como si fueran cuentos de hadas”.

Su figura acompaña a la de otros excelentes referentes para los más pequeños, como Mandela, Mozart o Frida Khalo, en la colección Mis pequeños héroes. Cada domingo una nueva entrega llega a los quioscos con EL PAÍS. También se puede conseguir en la web de Colecciones del diario.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >