Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sheppelmann dejará la dirección artística del Liceo al final de 2019

El teatro convocará el próximo noviembre un concurso internacional para elegir al sustituto

Christina Scheppelmann, al tomar posesión como directora artística del Liceo.
Christina Scheppelmann, al tomar posesión como directora artística del Liceo.

Christina Scheppelmann dejara de ser directora del Liceo en diciembre de 2019, fecha en la que vence su contrato, pero el Liceo ha decidido convocar el mes que viene un concurso para sustituirla. El relevo ha sido pactado por las dos partes, según portavoces del teatro de ópera de Barcelona, para que el cambio se haga de forma gradual. Un cambio en la dirección artística que no deja de estar relacionado con un nuevo rumbo que quiere tomar el teatro y una etapa que se inició hace unos meses con la incorporación de Valenti Oviedo, que sustituyó a Roger Guasch en la dirección general del Liceo. Scheppelmann se incorporó al teatro en junio de 2014, bajo la dirección de Guasch que, debido a la delicada situación financiera del teatro, optó por promover unas temporadas de ópera que llegó a calificar de “sostenibles”. Es decir, que no supusieran un gran presupuesto en cuanto sus montajes. Probablemente por esa directriz, en las contrataciones de las últimas temporadas había títulos que eran reposiciones con un programa en el que predominaba el repertorio clásico. En los últimos meses en medios del teatro y de la ópera se apuntaba a la necesidad de que el Liceo apostara por programaciones más novedosas: “Se ha abierto un ciclo nuevo y era lógico un cambio en la dirección artística”, comentaban fuentes del teatro.

Lo cierto es que bajo la dirección de Scheppelmann el Liceo logro mejorar la ocupación en dos temporadas consecutivas - 2015/16 y 2016/17- y también fue ella la que consiguió poner en valor la música contemporánea con los ciclos del OFF Liceo que se han realizado en los dos últimos años en el Foyer. Unas sesiones que no fueron más frecuentes por decisión de la parte financiera del Liceo. Bajo su dirección y en sintonía con lo que ha venido siendo el Liceo históricamente, el teatro ha tenido grandes voces de la escena actual, como Jonas Kaufmann, Sondra Radvanovsky, Carlos Álvarez o Javier Camarena. También en su época se han visto algunas producciones singulares como Benvenuto Cellini de Terry Gilliam, Quartett, Tristan und Isolde de la mano de Alex Olle o Andrea Chenier, con un Kaufmann rutilante.

Scheppelmann se incorporó al Liceo después de dirigir otros grandes coliseos, como la ópera de San Francisco y la National Opera de Wasghington. Y en una etapa anterior, entre 1992 y 1994, asumió la dirección adjunta del Liceo en la época de Albin Hanseroth. Ella fue la elegida en un concurso público que convocó el teatro barcelones ante la marcha de Joan Matabosch al teatro Real en septiembre de 2013. Ahora, el concurso para la nueva dirección artística se realizará en noviembre con la intención del Liceo de que en enero el o la nueva responsable tome contacto con Scheppelmann que agotará su contrato a la fecha prevista, según apuntaron portavoces del Liceo. La propia directora lo dejó claro a este periódico: “Tengo la intención de acabar el contrato en la fecha prevista”. Scheppelmann también dio por sentado que como suele ocurrir en otros teatros de ópera durante un tiempo se trabaje conjuntamente. La directora ya ha cerrado por completo la temporada próxima, 2019-2020, y buena parte de la siguiente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >