Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio de los libros en España descendió un 6,06% en 2017

El sector editorial aumenta la producción e intensifica su proceso de concentración empresarial y territorial, según los datos del Ministerio de Cultura

Un lector en una librería de Madrid.
Un lector en una librería de Madrid.

El precio medio del libro en España descendió un 6,06% en 2017 respecto al año anterior, según los datos de la Panorámica de la edición española de libros, publicada por el Ministerio de Cultura a partir de las cifras oficiales aportadas por el ISBN. En papel el precio aumentó un 1% y fue en otros formatos, esencialmente en digital, donde cayó un 23,7%. Esto sitúa el precio medio en 18,63 euros (frente a los 19,80 del año anterior) lo que lo deja en niveles similares a los de 2012, cuando cayó un 20% hasta los 18,47 euros. El descenso es significativo en las editoriales de tamaño medio (un 29,8%), contrarrestado por un aumento cercano al 30% en las grandes. Las pequeñas bajan los precios un 4,9%. El 43,3% de la oferta se mantuvo por debajo de los 10 euros y el 39% se situó entre los 10 y los 20 euros. 

A este dato le acompaña otro no necesariamente positivo, ni negativo, pero que sí muestra el vigor de una industria que aporta el 0,8% del PIB de la economía española y el 33% del correspondiente a las actividades culturales: la producción aumentó un 4,6% el año pasado respecto a 2016 para situarse en 89.962 libros registrados y catalogados en todas las categorías. La subida es de un 1,2% en papel y del 12,7% en la edición electrónica, que se consolida por encima del 30% del total (31,6%).

Es importante tener en cuenta otro cuadro del informe elaborado por el Ministerio de Cultura, que indica cómo las editoriales grandes han vuelto a la senda del aumento de títulos puestos en venta. Si en 2016 estas grandes editoriales inscribieron en el ISBN 19.257 títulos, en 2017 fueron 23.261, es decir, un crecimiento del 20,8%. Frente a esto, las editoriales medianas se mantuvieron en un aumento del 0,6% y las pequeñas del 0,1%. El presidente de la Federación de Gremios de Editores (FGGEE), Daniel Fernández, lo reconoció el pasado mes de julio en rueda de prensa: “Es evidente que el sector editorial español ha publicado demasiado”, en referencia a los datos de 2017, publicados por su asociación.

El propio informe llama la atención sobre el aumento del 18% de la producción de títulos de creación literaria en 2017. Narrativa creció el 22,8% y poesía el 13%. El único descenso de la producción es el de la literatura clásica, un 35,6% menos. En el detalle vuelve a confirmarse la apuesta comercial por más títulos de novela: en 2013 se declararon 11.632 nuevos títulos de narrativa; en 2014, 11.415; en 2015, 10.587; en 2016, 11.922; y en 2017, 14.640 títulos nuevos.

Un sector polarizado

Hace tiempo que el sector inició un proceso de concentración empresarial que acompaña al que ya existe en el territorial. Así, el 63,4% de los libros publicados en España se producen en Cataluña (34,2%) y Madrid (29,3%). Las grandes adquisiciones y la disputa de los grupos Random House y Planeta por el mercado en español han dado como resultado un panorama cada vez más polarizado. Según los datos del Ministerio de Cultura, el 4,9 % de los agentes editores llevaron al mercado el 57,3 % de los libros, porcentaje que crece respecto a 2016, cuando el 4,8 % de los editores publicaron el 54,6 %.

Las grandes editoriales publican el 57,3% de los libros que aparecen en las librerías de este país, pero sólo son el 0,9% de las empresas que se dedican a la edición de libros. El sector factura en total 2.200 millones de euros anuales y está compuesto por más de 2.600 editoriales, según indica la Federación del Gremio de Editores, que constata la misma tendencia en su último estudio. Hay 596 empresas pequeñas que no llegan al 13% de facturación total del sector y son el 82% de las sociedades de la industria. Como el propio informe señala, año tras año, hay "un afianzamiento del índice de concentración de la producción". Esto supone una merma de la diversidad de la producción del producto cultural.

En español y traducido del inglés

El estudio del Ministerio de Cultura señala el aumento del peso de la traducción de lenguas extranjeras, que en 2017 ha representado el 17,9% del total de títulos editados (13,2% en 2016). En narrativa, la incidencia de las es mayor: representaron el 25,4 % de los libros editados (el año anterior fueron el 23,3%). El inglés es el idioma más traducido, seguido del castellano y del francés. Las comunidades autónomas que más obras literarias editaron fueron las de Cataluña (33,3%), Madrid (28,5%) y Andalucía (18,8%). Y una curiosidad: “La media del número de páginas de los libros fue de 243. El 50,8 % de la oferta quedó integrada por libros de 200 o menos páginas”. La edición del libro digital supone el 31,4 % de la producción