Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado de un Premio Nacional cambia por un “malentendido”

Cultura niega intención de manipular el galardón de Artes Plásticas

La artista gallega Ángela de la Cruz.
La artista gallega Ángela de la Cruz.

El pasado 7 de julio Román Fernández-Baca se hizo cargo de la Dirección General de Bellas Artes. Sucedía en el puesto a Luis Lafuente. Puede que por la inmediatez del cambio de gobierno o de la urgencia de las vacaciones, el traspaso de tareas pendientes en el organismo no fue todo lo eficiente que cabría esperar, tal como lo demuestra el fiasco provocado por diferentes jurados para el Premio Nacional de Artes Plásticas que se fallará el próximo 19 de septiembre en el Ministerio de Cultura que dirige José Guirao. Según informó ayer ABC, a finales de junio, a través de la subdirección de Bellas Artes que ocupa Begoña Torres habían sido contactados tres expertos: Miguel Cerecera, profesor y crítico de Arte; Virginia Torrente, comisaría y José Miguel Cortés, director del IVAM.

Ajeno a esas gestiones, Fernández-Baca elaboró su propia lista de designados para el jurado y contactó con Javier Montes, escritor y crítico del suplemento cultural de ABC; Estrella de Diego, académica, historiadora y colaboradora de Babelia y Ferran Baremblit, director del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. La persona que podría haber servido de enlace informativo de ambos directores generales, Begoña Torres, ha estado de baja por enfermedad parte del verano de manera que no pudo advertir a tiempo de las gestiones que en junio había realizado en nombre de Luis Lafuente.

Torres, ya incorporada a su despacho, declinó ayer dar su versión. Cultura precisó en un comunicado que en cuanto se tuvo noticia del fiasco, se ofrecieron disculpas a Cerecera, Torrente y Cortés. Estos dos últimos las aceptaron y el director general ofreció una reunió a Cerecera para pedir perdón personalmente. El comunicado añade que “el Ministerio ha obrado haciendo ejercicio de un procedimiento reglado y niega tajantemente que haya voluntad o intención de manipular los jurados. Asimismo, lamenta profundamente no haber tenido la información previa sobre el asunto, que podía haber evitado este malentendido”. Indica también que “nadie le advirtió de que existían comunicaciones previas con los jurados para el fallo de los premios de este año. Cabe señalar que esas comunicaciones no son, en ningún caso, notificaciones administrativas ni actos administrativos”.

El premio de Artes Plásticas, dotado con 30.000 euros, estará presidido por el director general de Bellas Artes, la ganadora de la última edición, Ángela de la Cruz, Estrella de Diego, académica y crítica; Blanca de la Torre, comisaria y escritora; Ferran Barenblit, director del Macba; Javier Montes, crítico y escritor; Karin Ohlenschläger, directora de actividades de la Laboral y Ángel Calvo Ulloa, comisario y crítico.

Por el momento, el fiasco parece resuelto. Desde Cultura aseguran que están convencidos de que algo similar no ocurrirá con los jurados de los restantes premios nacionales que se empezarán a fallar durante las próximas semanas y que por unas u otras razones (los rechazos han sido abundantes) empañan la elección de los galardonados.