Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

Recomendaciones para una Barcelona especial

Un autor teatral, dos cocineros, una consultora inmobiliaria y un artista hablan de sus sitios favoritos

El mosaico de Miró en La Rambla, lugar central de la memoria de las víctimas del 17-A.
El mosaico de Miró en La Rambla, lugar central de la memoria de las víctimas del 17-A.

Josep Maria Miró, autor teatral

“Cuento a menudo que me cuesta imaginarme viviendo en otra ciudad que no sea Barcelona. Su tamaño, limitado por el mar y la montaña, la convierte en una ciudad accesible y de paseo, y al mismo tiempo de comprensión, de su historia a través de su arquitectura desde la huella romana, el gótico o el modernismo. Vivo en Poble Sec, que aún conserva aroma de barrio, con establecimientos de toda la vida como la Pesca salada, de mi querido Josep, o la pescadería de Manel.
Cuando salgo a comer por la zona busco calidad y buen trato que encuentro en restaurantes tradicionales como Can Lluís o Can Vilaró; el gallego-fusión Arume; el chileno-peruano Pacífico sur; el argentino Ocho; o el italiano Bacaro. El día que las ciudades tengan librerías 24h, como si fueran farmacias de guardia, el mundo será sin duda mejor. Barcelona cierra demasiadas y pincha si lo comparamos con otras ciudades del mundo. Mis habituales, La Calders y Central del Raval. Y un imprescindible, un paseo por Montjuïc, las increíbles vistas de la ciudad desde las piscinas olímpicas y el Museu Nacional d’Art d’Art de Catalunya (MNAC) y su colección de románico, una auténtica maravilla”.

Carme Ruscalleda, cocinera

“Al que venga de fuera yo le recomendaría que paseara por el Paseo de Gracia y que mirara al aire para contemplar la arquitectura. Lo que me gusta sobre todo de esta ciudad son los contrastes…. Ir a Poblenou, a la Plaça de Prim, con esas callejuelas tan estrechas que me recuerdan tanto a mi pueblo. Ir a comer a Els Pescadors, con una cocina tan auténtica y pulida donde se te presenta el pescado del día y tú, simplemente, te dejas seducir. También pasear por Enric Granados, que es otro placer, donde la gente pasea, va en patinete y te aíslas del tráfico de la ciudad. Los que somos de comarca, sabemos que las cosas pasan en Barcelona y nos gusta, necesitamos, bajar a visitarla. Yo bajo no solo para trabajar, sino también para inspirarme”.

Anna Gener, consultora inmobiliaria

“Barcelona no tiene un símbolo claro que la represente, como París, su Torre Eiffel o Roma, su Coliseo, porque Barcelona es un mosaico de cosas bellas, y cada pieza justifica conocerla y amarla. Su gran singularidad es el conjunto arquitectónico de edificios modernistas del Eixample, cargados de detalles que buscan la diferencia, pero que en su globalidad, conforman una inesperada armonía. Para quién esté de paso y sólo disponga de unas horas, le recomendaría que se perdiera por allí, contemplando las fachadas y disfrutando de la actividad de la ciudad, con un ritmo jamás frenético, aunque jamás tranquilo. Cuando vienen amigos y me piden orientación para hospedarse, les sugiero el Cotton House o el Toc Hostel de Gran Vía, en función de su perfil y presupuesto. El Cotton House está ubicado en la antigua sede de la Fundación Textil Algodonera, del siglo XIX de estilo neoclásico. La rehabilitación ha sido muy cuidadosa con los elementos originales, como la maravillosa escalera de Rubió i Tudurí de 1957, suspendida del entramado metálico del último piso, que le confiere un aspecto casi ingrávido. El Toc Hostel es para un público joven, de presupuesto más ajustado, pero exigente con el diseño y los servicios. Cuenta con una excelente terraza con piscina”.

Frederic Amat, artista

“Un escenario para pasear, La carretera de les Aigües, a lo largo de su recorrido que rodea Collserola. Se puede divisar toda la ciudad extendida como una inmensa casbah con el Mediterráneo en el horizonte. Hoy, mencionar otro escenario, como una arteria vital de la ciudad, que va a dar al mar: La Rambla de Barcelona... Para comer, el Tempura-Ya, regentado por Masahiro Hotta. Un japonés auténtico del que soy cliente asiduo y al que aterricé un día por casualidad. Mi fidelidad y felicidad es interrumpida al cerrar en agosto... Está en la calle Muntaner, cerca del Mercat del Ninot donde hay una barra memorable, La Medusa... Otra cosa quizá no, o seguro, poco, pero donde comer en Barcelona es un festín sin fin”.

Albert Adrià, cocinero

Me encanta Barcelona por su diversidad estética y sus formas de vivir la ciudad: desde la Barceloneta al barrio de Gràcia o el Raval, donde vivo. Por eso, me obligo a pasear por mi barrio favorito, La Ribera (el Born). Comienzo en Vila Viniteca, una de las tiendas y distribuidoras de vino más importantes. Quim y Eva tienen una de mis tiendas favoritas con especialidades en conservas, embutidos y quesos. De camino a la iglesia de Santa María del Mar, más conocida como Catedral del Mar, pasamos por Bubbo para comprar unos dulces y paramos para ver la belleza de la catedral; subiendo por la calle de l’Argenteria tenemos la escuela Hoffman, un lugar donde comer uno de los mejores cruasanes de España, y después parar en Cafés el Magnífico o comprar una variedad de tés en Sans&Sans; para hambrientos, en el restaurante Senyor Parellada; para hidratarse una opción es ir a Teresa’s Juicery, los mejores zumos healthy. Si torcemos hacia la calle Montcada nos encontramos con el saturado museo Picasso y el no menos histórico Xampanyet, donde comer conservas y auténticas tapas catalanas. Para acabar la noche, una visita a una tienda histórica de frutos secos, Gispert, y una cena en Estimar de Rafa Zafra y Anna Gotanegra, el templo del pescado en Barcelona.

Rosa Clará, empresaria

Hay dos lugares en Barcelona sobre todo para aquellos interesados en los muebles y el arte, al menos en mi opinión. Gidlööf, en el passatge Mercantil [en el distrito de Ciutat Vella]. Me encontré con esta tienda por casualidad y me trasladó a la década de los cincuenta. La calidad de sus maderas y los detalles no dejan indiferente a nadie. Otra visita obligada es Vila del Arte [en el barrio Gótico]. Para amantes del arte contemporáneo, esta galería reúne obras de artistas muy interesantes. Y si me preguntan por un barrio, elijo sin duda el Born, donde siempre acabas encontrando rincones, tiendas, espacios de artistas emergentes que te sorprenden.

Ferran Barenblit, director del Macba

"Pocas ciudades como Barcelona, siempre tan ocupada en definirse a sí misma, a la búsqueda de saber quién es y cuál es su lugar en el mundo. Quizá ese es su gran rasgo: una ciudad que se piensa y se repiensa continuamente. Una metropoli de mil relatos – desde los más ingenuos a los más sofisticados– que han impregnado su literatura, música, arquitectura, cine y arte".

"Precísamente por eso, uno de mis lugares favoritos es Collserola, que le da a la ciudad el privilegio de poder mirarse desde las alturas: una buena ocasión para meditar y especular. Desde allí, Barcelona parece a ratos un todo ordenado y calmo, mientras que a otros se intuye cómo fluye la energía metropolitana. Además, es un parque que casi iguala en extensión la propia ciudad. Hay rincones maravillosos, aislados del ruido urbano. Es un placer poder caminar entre encinas y pinos sin salir de Barcelona".

 "Muy cerca del MACBA, en el Raval, Ca L’Estevet. Desde hace más de un siglo, testigo de la historia de un barrio y de una ciudad. Si sus paredes hablaran, tendrían mil y una leyendas para contar de sus variopintos comensales. El menú no defrauda, fiel a una forma de cocinar local que perdura. El bacallà a la llauna alcanza la perfección".

Más información