Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lío en Río

Excesiva y desaforada, la película tiene sus mayores fortalezas en su reparto

Fotograma de la película 'Bienvenidas a Brasil'
Fotograma de la película 'Bienvenidas a Brasil'

BIENVENIDAS A BRASIL

Dirección: Patrick Mille.

Intérpretes: Alison Wheeler, Patrick Mille, Suzana Pires, Vanessa Guide.

Género: comedia.

Francia, 2016

Si, como sostiene Javier de las Mueles, el arte del cóctel es una liturgia, el actor-director Patrick Mille parece más bien confundirlo con una verbena en su segundo largometraje, Bienvenidas a Brasil. La mezcla de ingredientes resulta, a primera vista, imprudente como poco: una feminización del modelo Resacón en Las Vegas (2009) con un toque de Very Bad Things (1998) y algunos ecos, vaciados de transgresión, de Spring Breakers (2012) sobre una base de comedia de ambiente exótico fundamentada en el prejuicio cultural de estirpe post-colonial. Pero nunca hay que dar nada por hecho, porque, contra todo pronóstico, Bienvenidas a Brasil acaba por descubrirse una inesperada película con ángel movida por una gratificante energía lúdica y vitaminizada con unas micro-partículas #Metoo que quizá nunca se atreverían a reconocer su nombre (ni su potencial combativo).

Bienvenidas a Brasil es una comedia de acción protagonizada por un grupo de amigas invitadas a la boda de su antigua compañera de piso con el hijo de un turbio político carioca. Una serie de azares les llevará a matar al novio en defensa propia la noche anterior a la celebración. Patrick Mille aprovecha esa situación extrema para narrar la progresiva transformación del cuarteto protagonista en feroces mujeres armadas contra la violencia sistémica de una masculinidad que, en el curso del relato, adopta formas diversas unidas por el común denominador de lo grimoso.

Excesiva y desaforada, la película tiene sus mayores fortalezas en su reparto, donde destacan el propio Mille como sinuoso cónsul con veleidades camp, una Suzana Pires que convierte su personaje de capo criminal de las favelas en una sostenida mascletá interpretativa y una Alison Wheeler que emerge como la presencia más poderosa, por su certera modulación de una aparente fragilidad, del grupo protagonista. Sin duda, una de las sorpresas de la cartelera veraniega.