Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Busca y captura de un ‘caravaggio’ desaparecido

Nuevas pistas ubican en Suiza la 'Natividad con San Francisco y San Lorenzo', el cuadro robado en Palermo en 1969

'Natividad con San Francisco y San Lorenzo', de Caravaggio.
'Natividad con San Francisco y San Lorenzo', de Caravaggio.

En octubre de 1969, dos ladrones irrumpieron en la pequeña capilla del Oratorio de San Lorenzo, en la localidad italiana de Palermo. Con unas cuchillas, arrancaron de su marco una de las grandes obras que poseía la ciudad, la Natividad con San Francisco y San Lorenzo, pintada por Caravaggio durante los últimos años de su vida, alrededor de 1609. Desde entonces, el paradero del cuadro se ha desconocido hasta que ahora, casi medio siglo después, la Dirección de Investigación Antimafia italiana asegura poseer nuevos datos que podrían facilitar su recuperación.

El robo, ubicado en la segunda posición del famoso top ten de crímenes de arte del FBI, se vinculó desde un principio a la mafia italiana, dado el nivel de influencia que esta poseía en el Palermo de los años 60. A lo largo de los años, la investigación se ha llevado a cabo siempre en esta dirección, lo que ha despertado numerosas especulaciones: algunos miembros de la mafia declaraban que el cuadro había sido quemado, otros que había sido devorado por unos cerdos. Las últimas especulaciones aseguraban que el cuadro había salido de Italia troceado.

Sin embargo, durante el pasado mes de mayo llegó a oídos de la comisión policial antimafia italiana, por medio de un informador con pasado en la mafia llamado Gaetano Grado, que el cuadro podría estar todavía en condiciones de ser recuperado y escondido en Suiza, según informa The New York Times. Rosy Bindi, policía que actualmente encabeza el dispositivo antimafia, declaró en un comunicado emitido en el propio Oratorio de San Lorenzo que la pista proporcionada por Grado puede ser significativa. "Si encuentras el hilo correcto, entonces todo cobra sentido. Está claro que Grado era ese hilo", sentenció Bindi.

El antiguo miembro de la mafia explica, en su versión de los hechos, que dos días después del robo contactó con él Gaetano Badalamenti, uno de los miembros más destacados de la mafia siciliana y uno de los grandes dominadores del tráfico de heroína de la época, que fue detenido en 1984 y falleció en 2004. Badalamenti le pidió a Grado, que entonces era el miembro del organismo encargado del centro de la ciudad de Palermo, que localizase a los dos ladrones del cuadro. Se asegura que, después de pasar por varias manos, la Natividad de Caravaggio acabó en posesión de Badalamenti, quien, a posteriori, lo habría vendido a un comerciante de arte suizo. La identidad de este último no se ha desvelado, pero la comisión antimafia afirma que ya ha fallecido.

Pese a todo, la versión de los hechos de Grado no contenta a la asociación de Amigos de los Museos Sicilianos, que actualmente dirige el Oratorio de San Lorenzo. Bernardo Tortorici, su presidente, asegura que, dada su experiencia recolocando réplicas del cuadro con sus mismas dimensiones, es "improbable que dos ladrones ejecutaran el robo con la precisión quirúrgica con que fue llevado a cabo", explicando que "el crimen tuvo, por necesidad, que haber sido orquestado por un gran número de personas con conocimientos de arte".

Rosy Bindi y la comisión italiana antimafia confían, de todas formas, en que este camino pueda llevar a la recuperación del cuadro de Caravaggio, pintado mediante la técnica del claroscuro y perteneciente a un temprano periodo barroco. "Con Grado tenemos acceso, por primera vez, a alguien con vinculación directa con el robo", aseguran, antes de sentenciar: "es una oportunidad para devolver a la ciudad de Palermo algo que le pertenece".