Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Star Wars’ solo logró el éxito cuando muchos artistas colaboraron en la creación del mito”

Lawrence Kasdan, uno de los cerebros de la saga, habla de 'Han Solo: una historia de Star Wars', que ha escrito junto a su hijo Jonathan

Lawrence Kasdan, en el estreno en Los Ángeles el 10 de mayo de 'Han Solo: una historia de Star Wars'. En vídeo, tráiler de la película.

En 1999 Lawrence Kasdan (Miami, 1949) concursó en el festival de San Sebastián con Mumford. Era el año de La amenaza fantasma y ante una grabadora Kasdan no hablaba de George Lucas más allá de lo necesario: "Es una historia demasiado personal, demasiado ligada a él; es su guion, casi parte de su vida y debe desarrollarlo en solitario". Pero off the record... Fuera de micrófono, se burlaba de la simpleza de sus personajes. Sabía de lo que hablaba, porque él coescribió El imperio contraataca y El retorno del Jedi (no, los ewoks no fueron idea suya) antes de convertirse en uno de los grandes directores de los ochenta.

Casi dos décadas más tarde, la semana pasada en Cannes, Kasdan se sienta, junto a su hijo Jonathan, delante del mismo periodista. Y entre carcajadas, reconoce y recuerda todo lo anterior. "Es que Lucas hizo de aquella trilogía su bebé, y no dejó que nadie le ayudara. Star Wars solo logró el éxito cuando muchos artistas colaboraron en la creación del mito". A su lado Jonathan (Los Ángeles, 1979) se echa a reír a carcajadas: "¡Cómo eras, papá!". Los Kasdan son los guionistas de Han Solo: una historia de Star Wars, por petición del padre. Antes incluso de que Disney comprara Lucasfilm, su hoy presidenta, Kathleen Kennedy, llamó a Kasdan para que ayudara a desarrollar la historia de El despertar de la Fuerza. Después llegaron Disney y J. J. Abrams, convencido por Kasdan, y ambos escribieron codo con codo el libreto de la resurrección de la saga. "Y en ese momento les pedí que me dejaran redactar el spin off de Han Solo, porque es el más personaje más divertido, del que nunca sabes qué hará. Para mí, no hay color". Quedan dudas sobre si Lucas era el mejor o el peor guardián del legado de Star Wars. Ambos se echan a reír. Y Lawrence confiesa: “¿Sabes que en el estreno en Los Ángeles entramos a la vez? George iba de un humor excelente. Porque ya la había visto. Entendió el poder de la colaboración”. Jonathan prosigue: "El legado de Star Wars tiene su truco. Porque cualquiera con una camiseta de Luke dice saber más que tú. Y encima será cierto. Pero debes saber ser fiel a su esencia y traicionar los hechos".

Kasdan siempre ha defendido que el mejor momento de su vida se encuentra cuando empieza una película y que el dinero que rodea el cine nunca le ha atraído en demasía. "Cierto, aunque está aquí Jon, y soy abuelo... Digamos que fuera de la familia no hay nada más emocionante". ¿Y necesitaba a su hijo para escribir Han Solo? "Seguro, porque ha sido un proceso largo, y porque necesitaba una visión nueva". Jonathan encadena el discurso: "Él es uno de los padres de Star Wars. Y yo, de los que crecieron admirando aquellas películas. Nuestro punto de vista es muy distinto. Creo que complementamos muy bien a los personajes, entre los que hay respetados y sabios, y jóvenes y enérgicos. Dos generaciones que se retroalimentan".

El veterano cineasta siempre fue seguidor del cine de Kurosawa, de Ford, de Hawks. En Han Solo ha reflejado todo ese mundo, aunque su hijo le hace el quite: "En realidad, es que Lucas admira a los mismos genios. Ese pastiche ya se veía en La guerra de las galaxias, en donde había ingredientes que nacían de Casablanca, Roy Rogers, los saloons de los westerns... [Kurosawa, repite dos veces Lawrence]. Y nosotros nos hemos mantenido fieles a aquel espíritu". Para trabajar, los Kasdan se sentaron cara a cara en un despacho, con una pizarra para ir apuntando ideas y juntándose todos los días. "Han sido dos años de producción, mucho tiempo, y cuando Ron entró en la película, estuvo encantado con que Jon estuviera a su lado en el rodaje, porque decía que necesitaba alguien que le iluminara".

Ellos mismos han llevado la conversación al tema más espinoso, el despido de los directores Phil Lord y Christopher Miller durante el rodaje de Han Solo, y su sustitución por Ron Howard. Jonathan explica: "Son cosas que pasan. Desde luego, organizativamente fue una locura. Y en estos tiempos de patios de vecinos de las redes sociales digitales, antes de dar el paso estuvieron muy seguros de que era lo mejor para la película. Las otras soluciones empeoraban la situación".

Para los Kasdan, no hay relación más profunda ni sincera en el universo de Star Wars que la de Han Solo y Chewbacca. "De verdad", arranca Lawrence. "Por eso esta película tenía que contar su historia de amor. Una pasión leal, duradera... Son amigos del alma, y sobre esa base puedes construir un montón de momentos divertidos. Lo demás viene añadido". Y aseguran que tuvieron voz y voto en la elección del reparto. "A ver, que Larry es el sabiondo de Star Wars", cuenta su hijo. "Todos le miran antes de tomar una decisión". La última pregunta es para Lawrence: ¿será esta su última película de la serie? "Sí, seguro". Su hijo se echa a reír: "Nunca digas nunca jamás. Y además nos queda mucho por explorar de Han y de Lando Calrissian". "Bueno", remata su progenitor, "pregúntame dentro de otros 20 años".

Más información