Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fotografías que sacan los colores al Mayo del 68

Marcelo Brodsky interviene imágenes de las manifestaciones de hace medio siglo "para contar la historia a los jóvenes de hoy"

Fotografía de la manifestación en la UNAM de México, el 13 de agosto de 1968. La imagen intervenida por Brodsky es del fotógrafo Manuel Gutiérrez Paredes. Ver fotogalería
Fotografía de la manifestación en la UNAM de México, el 13 de agosto de 1968. La imagen intervenida por Brodsky es del fotógrafo Manuel Gutiérrez Paredes.

De París a Praga, de Washington a Berlín, pasando por Madrid, Londres o México… las manifestaciones acaecidas a lo largo de 1968, en reivindicación de una nueva sociedad, sacudieron el mundo y sacaron a docenas de miles de jóvenes a las calles en numerosas ciudades. Sin entrar en el debate de qué queda de todo aquello, se pueden contemplar, al menos, las fotografías de las históricas protestas estudiantiles. El fotógrafo argentino Marcelo Brodsky ha intervenido 39 de aquellas imágenes, aplicando colores a algunos de sus elementos y escribiendo sobre ellas eslóganes de la época para su fotolibro y exposición 1968. El fuego de las ideas. La muestra llegará en junio a Zaragoza, en el marco de PHotoEspaña, tras haber pasado por México y Francia.

Esta forma de trabajar sobre el material de otros autores la comenzó Brodsky (Buenos Aires, 1954) hace dos décadas pero, en esta ocasión, la idea partió tras uno de los sucesos más terribles vividos en México en los últimos años, el caso Ayotzinapa, la desaparición de 43 jóvenes de una escuela rural, en septiembre de 2014, que, según la versión oficial, fueron asesinados y posteriormente quemados en un basurero. "Me afectó mucho porque yo tengo un hermano desaparecido de la dictadura argentina”, dice por teléfono Brodsky, que se exilió de su país en 1977, tras sufrir un intento de secuestro. En Barcelona, estudió Económicas y Fotografía y vendió pasteles antes de empezar a colaborar con los medios. Regresó a Argentina en 1984 para fundar la agencia Latinstock, que funcionó 25 años. Padecer la dictadura militar argentina y vivir la Transición en España le convirtió en un activista en pro de los derechos humanos.

A Brodsky, lo sucedido en Ayotzinapa le recordó otra matanza en México, la sucedida en la capital el 2 de octubre de 1968, en la plaza de Tlatelolco, cuando la policía, Ejército y paramilitares cargaron contra los estudiantes y mataron a decenas personas (según el recuento oficial) o más de 300, según otras fuentes. El fotógrafo decidió empezar a recuperar fotos históricas de aquel año para su proyecto.

Ese conjunto de imágenes, armado después de tres años de búsqueda en archivos de todo el mundo, conforma "una narrativa visual de cómo abordar la historia, de cómo contarla a las nuevas generaciones a través de imágenes", añade. Para Brodsky, "esta es la mejor manera de llegar a los pibes", reinterpretar unas instantáneas que impactan por "la contradicción entre el original en blanco y negro, y el color y los textos añadidos". Entre estos hay proclamas de Martin Luther King, el Che Guevara o Daniel Cohn-Bendit, pancartas y eslóganes de los manifestantes. También, pies de fotos alargados para que el espectador sepa qué trozo de historia cuenta esa imagen. Es la forma de dirigir la atención de los jóvenes a lo que le interesa subrayar a Brodsky: "Cuando vean las fotos, puede que entiendan qué fue todo aquello".

En su "ensayo visual", Brodsky ha reseñado los nombres de los fotógrafos que hicieron clic. "Estamos en un momento en que los derechos de autor parece que no tienen tanta importancia, una cuestión que se ha deteriorado".

Foto del recital de Raimon en la Universidad Complutense de Madrid, el 18 de mayo de 1968. La foto original pertenece al archivo de la Universidad Complutense.
Foto del recital de Raimon en la Universidad Complutense de Madrid, el 18 de mayo de 1968. La foto original pertenece al archivo de la Universidad Complutense.

Publicado por la editorial hispano-mexicana RM, especializada en arte, por las páginas del fotolibro marchan jóvenes con el puño en alto en Bonn (Alemania) en protesta por la Guerra de Vietnam; hay una multitudinaria manifestación en Río de Janeiro contra la dictadura del país; protestas en Praga por la invasión soviética o los estadounidenses que participaron en la Marcha de los Pobres, en Washington… Y también asoma la España de Franco, con una imagen de Madrid, del 18 de mayo de ese año, del recital del cantautor valenciano Raimon en la Facultad de Políticas de la Universidad Complutense.

Brodsky recuerda que el Mayo del 68 supuso un momento en el que se pensaba "que se iba a cambiar el mundo para hacerlo mejor, y es un hito que está en el ADN de muchas personas del siglo XX. Hubo logros, como en el tema sexual, e ideas como la mayor participación de los jóvenes en la política y el antibelicismo, central por la guerra de Vietnam, que siguen siendo válidos", agrega. En su opinión, "vivimos un momento ideológico sin propuestas y volver a mirar lo de entonces me parece necesario para pelear por una sociedad más justa".

Más información