Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serrat: “El independentismo está en un callejón sin salida y no acaban de reconocerlo”

El músico presenta ‘Mediterráneo da capo’, una gira en torno a su obra maestra que durará 14 meses por España y América

Serrat durante la presentación de su gira.

Si le preguntan a Joan Manuel Serrat cómo es su patria, le contestará que está menos compuesta de tierra y más de agua. No enseñó este jueves en Madrid su pasaporte. Pero ahí donde cada uno debemos indicar la nacionalidad, en el suyo seguro que consta un lugar: mediterráneo. Así se siente y se reconoce a los 74 años, cuando está a punto de embarcarse en una gira de 14 meses con ese disco magistral como eje. Mediterráneo da capo, la ha llamado. Es decir, una vuelta al origen que dará comienzo el 22 de abril en Roquetas de Mar y terminará en junio de 2019 por Latinoamérica.

La presentación versó sobre su vuelta al origen musical –el disco grabado en 1971- y un tema de nunca acabar, como el que arrastra Cataluña haciendo jirones a quienes como él, no se muestran partidarios de la independencia. “Esto no se ha terminado. La feria continúa. Si lees la prensa, cada día encuentras una sorpresa: un día no hay ningún presidente, al siguiente surgen dos. Siguen mareando la perdiz, pero se van a marear ellos porque no acaban de reconocer dónde está la salida”.

Esto no se ha terminado. La feria continúa. Si lees la prensa, cada día encuentras una sorpresa

Es la típica frase que le costará ipso facto cientos de tuits insultantes. Pero no provocarán su silencio. Tampoco sus ganas de seguir adelante, aunque sus palabras acarreen consecuencias: “Si me preguntan por qué presento esta gira en Madrid, es porque aquí me han invitado. Y diré más. También en Madrid actuaré antes que en Barcelona porque al parecer, allí, no había fechas disponibles para un espacio –será en el Auditori Forum, finalmente- hasta diciembre”.

Madrid y el tiempo 

Es decir, muy sutilmente, Serrat, símbolo vivo de la nova canço, aparte de otras muchas cosas, vino a insinuar que le toca hacer cola en su ciudad de origen. Barcelona servirá de cierre a este primer bloque de la gira. Se dividirá en tres. Dos entre abril y diciembre de 2018 con España, Argentina, Chile y Uruguay y otro final por el resto de América entre enero y junio del año próximo. “Será muy larga, pero haremos descansos, entre otras cosas porque quiero ver a mis nietos y me gusta que mi mujer me reconozca al volver”.

A los 74 años, el tiempo apremia. “Por eso he querido hacer una gira cuando se cumplen 47 años de la aparición de ese disco. Es un número redondo… A mí me lo parece. No he querido esperar a que se celebren los 50 años, entre otras cosas, porque no sé si entonces tendré fuerzas para apagar las velas”.

Mediterráneo ha marcado ya a tres generaciones. El disco salió redondo. Es una de las obras cumbres de la música popular en español. Sus diez temas componen el eje: “Además, habrá sorpresas…”. No quiso desvelar más. Entre otras cosas, porque aun prepara los detalles: “Será un trabajo en evolución”, anuncia. Pero esencial en su caso. Es así como se define: “En una época de fronteras, yo me siento mediterráneo. Pero también, ese lugar, es gloria y miseria. Hay que cantar a aquellas personas que se juegan la vida por cruzarlo”.

Serrat respondió solo y paseándose entre los presentes a todas las preguntas que se le quisieron hacer en la sala de columnas del Círculo de Bellas Artes. La gira compitió con el procés. El artista no anduvo nada esquivo: “El presidente del parlamento tiene que viajar a Bruselas para hablar con quién dicen que se considera presidente a sí mismo. Es todo un disparate. El independentismo existió, existe y existirá. No se ha terminado. Ahora cada uno disputa su cuota de clientela. Unos dicen a la investidura de Puigdemont, ya veremos, y otros no están dispuestos a renunciar en este callejón sin salida”.

Preguntado por Tabarnia, la ha calificado de "performance muy del estilo de su honorable presidente", Albert Boadella. "Es un acto satírico que está en su forma de entender el teatro: la dramaturgia está en la vida, él la saca a la calle y hace este espectáculo", ha señalado.

Teatros, auditorios... Y el Olympia

Las melodías, ritmos envolventes y las letras cristalinas de Mediterráneo, Aquellas pequeñas cosas, Tu nombre me sabe a yerba, Pueblo blanco o Lucía –por nombrar sólo cinco de los 10 milagros que componen esa obra en estado de gracia que es su disco Mediterráneo- sonarán en esta nueva gira de Joan Manuel Serrat cercanos en teatros y auditorios. Espacios que no superan como mucho las 5.000 localidades. Son los recintos que ha elegido, después de las dos últimas salidas que ha hecho acompañado por Joaquín Sabina, a dúo y junto a Miguel Ríos, Víctor Manuel y Ana Belén en la redición de El gusto es nuestro. Algunas ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia cuentan con dos fechas. En total serán 19 localidades de toda España y una más: el Olympia de París. Por darse un capricho. Confesó alguno más: "Me gustaría el Teatro Bellas Artes en el DF mexicano". Eso todavía lo tiene que confirmar. Pero a la pregunta de Carlos Rubio, periodista mexicano, el cantante unió un ruego: "Si usted tiene mano con las autoridades...".