Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serrat: “Los que me tildan de fascista desconocen el fascismo”

El cantautor reparte culpas entre nacionalismo y PP y pide que no se utilice "Mediterráneo" en los actos contra el referéndum: "No quiero ahondar en la fractura social"

Miguel Ríos, Ana Belén, Víctor Manuel y Joan Manuel Serrat, en Buenos Aires. En vídeo, declaraciones de Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos. EFE

Joan Manuel Serrat no quiere echar más leña al fuego, pero está dolido. Le ha descolocado que algunos en Cataluña le llamen "fascista" por estar en contra del referéndum del 1 de octubre. "Que se tilde de fascistas mis declaraciones es o desconocer lo que es el fascismo o realmente buscar un insulto como a un árbitro de fútbol cuando pita algo que no nos gusta y nos acordamos de su madre sin que aquella señora haya tenido algo que ver con el oficio que se le supone", clamó el cantante en Buenos Aires, en la presentación de la gira El gusto es nuestro, con Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Ríos. Todos salieron a defender a su amigo y mostraron una enorme preocupación por la situación catalana. Aunque él, que repartió culpas entre los nacionalistas y el PP, al final cerró para que no le preguntaran más sobre el tema: "Mi mayor interés es no ahondar en la brecha, en la fractura social que se está produciendo".

Serrat respondió en Buenos Aires a quienes le insultaron por decir que el referéndum "no es transparente" y no puede representar a nadie

Si él estaba impactado por las críticas en su tierra, los otros tres cantantes españoles que tantas veces han viajado con él estaban desolados. "Llamar a Juan fascista es de zumbaos o de tener muy mala leche. Es injusto, siempre ha sido el propagandista de la catalanidad", dijo Miguel Ríos al defender a Serrat, quien hace 50 años se opuso a cantar en Eurovisión si no podía hacerlo en catalán y se exilió a México en la última etapa de la dictadura de Franco.

Durante una rueda de prensa en Chile el pasado viernes, Serrat se opuso al referéndum del 1 de octubre por considerar que "no es transparente" y que no le da la sensación "de que pueda representar a nadie". Para el músico, tanto a la Generalitat como al Gobierno central les convenía mantener el conflicto para "tapar unos años de recortes económicos y corrupción política". El cantante recibió críticas en las redes sociales, pero también numerosos apoyos bajo la etiqueta "#JoSocSerrat.

Desde Buenos Aires, los cuatro cantantes, en una rueda de prensa conjunta, criticaron también al PP por su inmovilismo y apostaron por una vía intermedia. "Lamento muchísimo todo lo que está ocurriendo, es un gran desgarro. Si pudiésemos prescindir de los hooligans", clamó Victor Manuel. "Es una situación muy tensa, el insulto se vuelve de curso legal. El PP podía hacer ayudando en lugar de dejar que las cosas se fueran pudriendo. Ninguneando el problema. El PP no tiene toda la responsabilidad pero sí buena parte de buena de ella", señaló Serrat. El cantante puso en duda que "las tensiones aflojen a no ser que de alguna manera el camino del diálogo pueda tener cabida cosa que me parece a estas alturas muy deseable pero muy difícil".

Más tarde, en conversación con EL PAÍS, Serrat aclaró que se siente muy molesto porque algunos estén utilizando sus canciones para rechazar el referéndum y les pidió que no lo hagan. Algunos ya están convocando un acto el 28 y proponen que allí se cante Mediterráneo. Otros piden por las redes que se utilice la canción frente a las caceroladas que cada noche reclaman en las ciudades de Cataluña que se autorice el referéndum. A su autor no le convence nada esa idea con la que no tiene nada que ver. "Quiero aclarar que yo no tengo nada que ver con esa utilización de mis canciones. Algunos lo hacen porque me quieren pero otros no, y yo ni siquiera sé quiénes son. No sé quién lo está moviendo. No me siento cómodo con esta utilización, yo no quiero ahondar en la brecha, yo apuesto por el diálogo. No quiero que me manipulen", sentencia el cantante.

Los cuatro artistas parecían muy preocupados en Buenos Aires. "Estamos viendo una aceleración de la sinrazón en los últimos meses. Esto era inconcebible hace poco. Algunos se aprovechan de esta situación", insistió Miguel Ríos. "Estamos entre la locura y la obcecación", remató Ana Belén, también muy inquieta. La cantante advirtió que después del referéndum "el problema va a ser entre catalanes" y recomponer toda la división que se ha generado "va a ser muy jodido".

Más información