Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué es Tabarnia?

Una plataforma defiende la creación de una nueva comunidad autónoma con Tarragona y Barcelona por su voto contra el separatismo 'oficial' catalán

Tabarnia

Tabarnia se ha convertido en uno de los términos más buscados en las redes sociales y Google en las últimas 24 horas. Pero, ¿qué es esa Tabarnia de la que tanto se habla, sobre todo en Cataluña tras el 21-D? La plataforma Barcelona is not Catalonia, contraria al separatismo oficial catalán, es la que acuñado el término sobre el que se discute -de momento solo en Internet: mira este hashtag- y consiste, básicamente, en la petición de una nueva autonomía, separada de la actual Cataluña, y formada por parte de Tarragona y Barcelona para "aislarlas de la amenaza separatista", dicen sus impulsores.

El análisis de los resultados de las elecciones del 21-D muestra un apoyo muy superior al independentismo catalán en las provincias de Girona y Lleida que en las de Barcelona y Tarragona. La diferencia es de casi 20 puntos porcentuales entre Barcelona y Girona. Un argumento más para que la plataforma Barcelona is not Catalonia insista en su propuesta de crear una nueva comunidad autónoma, Tabarnia, que agrupe a Barcelona y Tarragona, separándose así de la “amenaza separatista" y de la “Cataluña rural y pobre”, que representarían Girona y Lleida. Sus argumentos son idénticos a los que recurren los independentistas para impulsar la independencia de Cataluña.

La plataforma, activa desde junio de este año, ha aprovechado la percha electoral para incidir en su propuesta. “El término Tabarnia es un neologismo para denominar a los territorios costeros entre Tarragona y Barcelona que comparten características y anhelos comunes, claramente diferenciados del resto de la comunidad autónoma”, explican en su página web. La lista de esos hechos diferenciales, aseguran, la componen “una alta densidad de población; intensa relación comercial con el resto de España; orgullo por el bilingüismo; mentalidad abierta, mayor renta y mayoría de votos no separatistas”.

Pero los agravios van más allá y los defensores de Tabarnia —algunos miembros de la asociación antiseparatista Societat Civil Catalana se han hecho eco— esgrimen razones similares para la escisión de Cataluña de las que argumentan los partidarios de la independencia de España. Por ejemplo, consideran que hay un expolio fiscal a la provincia de Barcelona. “Paga a la Generalitat un 32% más de lo que recibe”, explican en uno de los gráficos que la plataforma hace circular. “En Tabarnia, en lugar de financiar aeropuertos vacíos en Lérida o en Gerona (sic), se eliminarán los peajes”, agregan.

La productiva Tabarnia, continúan sus promotores, se contrapondría a la Cataluña subsidiada. Los agravios también se extienden a la ley electoral, ya que consideran que es injusta para la provincia de Barcelona. “Aquí para conseguir un diputado necesita 46.000 votos. En Lérida (sic), 20.000”. Los partidos catalanes han sido incapaces de pactar una nueva norma electoral y la vigente es la aprobada por las Cortes Españolas en 1985.

“Nosotros pensamos que si se consuma o no el golpe de estado que pretende hacer Carles Puigdemont, a Tabarnia no le interesa continuar en Cataluña”, sostienen los promotores de la idea en su web. Y también se apuntan a hacer un referéndum sobre su posible escisión. Proponen como fecha octubre de 2019. Esos sí, no especifican bajo el amparo de qué legalidad.

Según los resultados oficiales del 21-D, las fuerzas independentistas sumaron un 63% de los votos en Girona, frente a los 43% que cosecharon en Barcelona, provincia en la que Ciudadanos, PSC y PP obtuvieron el 46%. En Lleida, Junts per Catalunya, ERC y la CUP obtuvieron el 64% de los sufragios. En Tarragona, el 49%. En la futura capital de Tabarnia, Barcelona, Ciudadanos, PSC y PP suman el 43,3% de los votos y las fuerzas independentistas, el 45,4%, pero si lo que se toma es la comarca del Barcelonès, los constitucionalistas tienen más del 48% y los tres partidos independentistas, menos del 41%.

Más información