Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera candidata a los Goya nacida del siglo XXI

Sandra Escacena, nominada a actriz revelación por 'Verónica', nació en 2001 y por eso puede competir en los premios de la Academia, que solo deja participar a mayores de 16 años

goyas 2018
Sandra Escarcena, el lunes por la tarde en el hotel Vincci Capitol, en Madrid.

Para la mayor parte de los cinéfilos, 2001, una odisea del espacio, es una película de ciencia ficción, un clásico que aventuraba cómo iba a ser el futuro. En cambio, para Sandra Escacena podría parecer un fllme histórico, de tanta actualidad como un peplum. Vamos, una de romanos. La actriz echa a reír con el comentario y se asombra al oír la razón: es la primera persona candidata al Goya nacida en el siglo XXI, en su caso, el 30 de marzo de 2001. "No lo sabía, qué dices", responde el lunes por la tarde, entre risas, antes de obtener el premio a actriz revelación en los galardones del Círculo de Escritores Cinematográficos. "Bueno, si no gano el Goya ya he hecho historia de otra forma".

Desde hace más de un lustro, la Academia del Cine puso como límite para poder competir a los Goya un mínimo de edad de 16 años. El motivo era la cantidad de niños candidatos a actor y actriz revelación. Los últimos en ganarlo fueron, en 2011, Francesc Colomer y Marina Comas, los dos con Pa negre. Andoni Erburu, por Secretos del corazón, fue el más joven, con 10 años, en obtenerlo. Aquello se acabó, pero las ediciones pasan, y ha llegado el momento: ya hay nacidos en el siglo XXI -al menos, la primera- compitiendo por los Goya. Escacena no salió de un casting por colegios ni la descubrieron por la calle. La madrileña estudia teatro en la escuela Primera Toma, con Cristina Alcázar. "Llevo desde los ocho años haciendo teatro. Y en los últimos años hemos estudiado cómo construir un personaje. Eso me ha ayudado en Verónica". Dicho eso, Escacena que vive en Villaviciosa de Odón y cuyos padres no tienen nada que ver con la farándula, no había hecho una prueba para el cine y no lo tenía en sus planes más inmediatos. "De vez cuando venían directores de reparto a ver, y esta vez me vieron a mí", cuenta, antes de reafirmarse en que quiere seguir estudiando (bachillerato y teatro), en una semana en la que compatibiliza los exámenes con la carrera al Goya.

Que pueda ganar un cabezón no borra el hecho de que sea menor de edad. Eso complicó, y mucho, el rodaje de Verónica, que se realizó en Madrid, y también en Segovia, Guadalajara y Toledo, para aprovechar todas las horas posibles. "Para mí fue muy divertido, porque ocurrió en verano. En realidad, no tenía nada mejor que hacer [risas]". Su Verónica comparte con ella la edad y algo más. "Está en el paso a la madurez, de cuando eres niña a adolescente. En el momento en que la filmé me sentía muy identificada y con los cambios en tu cuerpo. Y en algo que cuenta Paco Plaza, en que cambia la forma en que la gente te mira". Sobre el terror que emana la película, advierte: "Yo no creo en esas cosas, pero en mi vida privada yo no haría la güija. Que yo no crea no quiere decir que no exista. Vete tú a saber qué puede pasar".

Escacena ya ha llegado con los deberes hechos. Ha visto las películas de sus tres competidoras a los Goya: "Me encantan. Y son actrices con mucha carrera. Por ejemplo, Itziar Castro [Pieles] lleva casi dos décadas dedicada a la interpretación. Adriana Paz [El autor], igual. ¡Si tiene tres premios Ariel [los galardones del cine mexicano! Y Bruna Cusí [Verano 1993] supongo que lo mismo. Estar en una categoría con estas actrices y yo con mi primera película me hace reflexionar sobre lo complicado del asunto". ¿Una favorita? "Bruna Cusí". ¿Pero llevaras discurso? "Como supongo que todas, quiero ganarlo. Pero en serio, ya solo con haber hecho una película y ser candidata me vale. Y encima me ha dirigido Paco. Eso es insuperable". ¿Pedirías algún autógrafo en los Goya? "A Penélope Cruz. Y a Pedro Almodóvar. He visto varias películas de Almodóvar y las dos que más me gustan son Julieta y Mujeres al borde de un ataque de nervios. Es que me gusta mucho el cine. veo mucho. Hay mucha gente a la que quería conocer y ya lo he hecho. Por ejemplo, Anna Castillo, que me ha recomendado que si no escribo discurso, al menos lleve una lista a la que agradecer el premio, para no olvidarme de nadie por si acaso".

Más información