Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RAE

La campaña para cambiar la definición de ‘sexo débil’ supera las 159.000 firmas

La petición, promovida en febrero por una joven de Huelva, suma en los últimos días 4.600 solicitudes de media

Una mujer consulta la definición de 'sexo débil'.
Una mujer consulta la definición de 'sexo débil'.

Sexo débil: Conjunto de las mujeres. Esta definición del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) motivó que el pasado febrero, una joven de Huelva, Sara Flores Romero, lanzara una campaña en la plataforma change.org para que la tricentenaria institución, que vela por la lengua, eliminase esta acepción. La petición #Yonosoyelsexodébil de Sara Flores, que tuvo a comienzos de marzo unas 73.000 firmas de apoyo, ha más que duplicado su número, hasta superar las 159.000, un hecho que ha coincidido con las recientes concentraciones de apoyo a la joven que acusó de violación a cinco hombres, conocidos como La manada, en los Sanfermines de 2016 y que ahora están siendo juzgados. Además, la semana pasada se han sucedido las manifestaciones por el día internacional contra la violencia machista.

Desde change.org se ha informado de que la iniciativa ha experimentado un gran crecimiento "a partir del 23 de octubre". Desde ese día y hasta hoy, 27 de noviembre, "se han sumado 54.970 firmas (una media de 1.526 por día)", señalan fuentes de la plataforma. Ese ritmo se ha disparado desde el pasado jueves, 23 de noviembre, con 22.821 firmas (una media de 4.564 por día).  

Fuentes de la RAE han confirmado a EL PAÍS que en la próxima actualización del Diccionario, prevista para diciembre, es muy probable que en la definición de sexo débil se incluya una “marca de uso” que advierta de que esta expresión es "ofensiva" o "peyorativa", como ya se hizo en 2014 con una de las acepciones de gitano como "trapacero". Esta decisión, no obstante, estaba tomada desde 2015, antes de la campaña de Flores, pero la RAE tiene por norma no hacer públicas sus modificaciones hasta que haya un número suficiente como para anunciar una revisión del corpus. Las mismas fuentes matizan que la RAE "no censura el uso de palabras", y si se documenta su empleo en literatura o prensa, como ocurre en este caso, no se elimina del DRAE.

La institución añade que se ha constatado que la expresión "sexo débil" fue usada por primera vez por el escritor Leandro Fernández de Moratín, en 1790. Entre los autores que la han utilizado desde entonces están "Espronceda, Bretón de los Herreros, José María Pereda, Emilia Pardo Bazán, Blanco White, Clarín, Benito Pérez Galdós, Gregorio Marañón, Wenceslao Fernández Flórez, Miguel Ángel Asturias, Victoria Ocampo, Manuel Longares, Álvaro Pombo, Carlos Ruiz Zafón y Carmen Alborch". En qué sentido ha sido utilizada la expresión no se determina.

La Academia subraya que en su web existe una vía "más rápida y eficaz que una campaña de change.org para para proponer cambios: la Unidad Interactiva del Diccionario", creada en 2011. A través de ella reciben los expertos en lexicografía las sugerencias. "Entonces se estudia el caso, se elabora un informe y, dependiendo de la complejidad del término, la RAE decide aplicar el cambio o se pone en contacto con las otras academias de la lengua española en América para que aporten su criterio", añaden las mismas fuentes. Junto a 'sexo débil', en la revisión prevista para diciembre se anunció también la de 'sexo fuerte', referida al "conjunto de los hombres", para matizar que su uso es "en sentido irónico".

Flores, de 19 años, nació en Huelva y es estudiante de segundo año de Marketing e Investigación de Mercados y Turismo en la Universidad de Cádiz. Ante la reacción de la Real Academia a su solicitud, la joven escribió en change.org: "La RAE ha dado una respuesta que no es la esperada. Por eso quiero que juntos sigamos compartiendo y haciendo que esto no pare. Como mujer que soy, es normal que me sienta ofendida y también pienso que es una gran ofensa para todas las mujeres y para todas las que han luchado por que hoy en día tengamos derechos".

Su lucha comenzó cuando vio cómo una amiga subía en la red social de fotografía Instagram una captura de pantalla de la polémica definición del Diccionario. Apoyada por su familia y amigos, Flores declara que "hace ocho meses se llegó a las 100.000 firmas pero la petición se quedó un poco estancada", responde por Facebook, entre clase y clase. Contenta por ser la impulsora de esta iniciativa, "sobre todo como mujer", la decisión de la RAE le parece "insuficiente". "Queremos que se elimine por completo [la definición]".

Change.org, que nació en 2007, opera en España desde hace siete años y se anuncia como una plataforma de peticiones populares que tiene 200 millones de usuarios en casi 200 países, el 62% mujeres. En España son 13 millones y se generan unas 600 solicitudes por semana.