Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vicepresidenta de Mercadona recupera como centro de arte un palacio del XVII

El inmueble alberga ruinas del circo romano de Valencia, que serán visitables

Palacio de los Valeriola, en la calle del Mar de Valencia.
Palacio de los Valeriola, en la calle del Mar de Valencia.

Hortensia Herrero, vicepresidenta de Mercadona, convertirá en centro de arte contemporáneo el Palacio de Valeriola, un valioso y deteriorado inmueble construido a principios del siglo XVII sobre los restos de la antigua judería de Valencia que adquirió en 2016.

El nuevo espacio, de 3.500 metros cuadrados, alojará la colección privada de arte de Herrero, esposa del presidente de Mercadona, Juan Roig, así como exposiciones temporales de artistas españoles e internacionales, conferencias y otras actividades culturales.

Las primeras catas en el edificio han revelado que bajo el mismo se encuentra el antiguo circo romano de la ciudad, cuyos vestigios quedarán integrados en la rehabilitación y podrán visitarse.

La riqueza generada por Mercadona, la primera cadena de supermercados españoles y una de las primeras empresas de distribución del mundo, se está viendo reflejada en los últimos años en un mecenazgo artístico y deportivo. Herrero ha financiado la rehabilitación de la pequeña ermita de Santa Lucía. Ha restaurado los frescos pintados por Antonio Palomino en la Iglesia de San Nicolás —conocida como la Capilla Sixtina valenciana—. Y ha rescatado de la ruina el renacentista Colegio Mayor de la Seda.

Su marido ha creado un circuito de running de cinco kilómetros en el antiguo cauce del Turia e inaugurará a final de septiembre la Alquería del Basket, un complejo para el fomento del baloncesto de base que se alzará sobre 15.000 metros cuadrados y en el que ha invertido 18 millones de euros.

El matrimonio formado por Susana Lloret y José Luis Soler, fundador de Ubesol, empresa proveedora de Mercadona con las marcas Bosque Verde y Deliplús, abrió en julio, por su parte, Bombas Gens, un gran centro de arte de 6.000 metros cuadrados erigido sobre una antigua fábrica de bombas hidráulicas estilo art déco, que hace unos años estuvo a punto de sucumbir para ser transformado en centro comercial.

Una cadena internacional proyectó un hotel en el Palacio de los Valeriola, situado en la calle del Mar, en el corazón de Valencia, pero el proyecto naufragó con la llegada de la crisis. El inmueble albergó antes el Juan Sebastian Bach, un extravagante club nocturno con leones enjaulados, y llevaba cerrado más de una década.

"Valencia tiene un potencial cultural enorme. El objetivo es que este palacio sea un lugar de encuentro para el mundo de la cultura y el arte y sea accesible y visitable. El propio edificio es parte importante del patrimonio histórico valenciano y nos gustaría poner, tanto el continente como el contenido que albergue, al alcance y disfrute de todos", ha señalado Herrero a través de un comunicado.

La intervención sobre el edificio, que conservará la estructura, será ejecutada por el estudio ERRE arquitectura. La fundación está a la espera de obtener la licencia de obras para iniciar los trabajos.

Del patio ya se han extraído varias palmeras, parte de las cuales serán plantadas junto a la Alquería del Basket y otras, donadas a la ciudad de Valencia.

Más información