Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Demasiado viril para Picasso?

Un estudio fotográfico y químico del Museo Thyssen detalla cómo el artista cambió las piernas abiertas de su ‘Arlequín con espejo’ por un delicado cruce

Radiografía que muestra la composición original de 'Arlequín con espejo' (izquierda) y cómo quedó el óleo. Ver fotogalería
Radiografía que muestra la composición original de 'Arlequín con espejo' (izquierda) y cómo quedó el óleo.

Coqueto, con la mano izquierda se ajusta el gorro de dos picos y con la derecha sujeta el espejito en el que se mira. Un gesto delicado al que acompaña la posición de sus piernas casi juntas, una estirada. Sin embargo, este Arlequín con espejo que pintó Pablo Picasso en 1923 no fue siempre tan sutil. El genio malagueño (1881, Málaga-1973, Mougins, Francia) lo compuso primero con las piernas abiertas, y más gruesas, en una pose viril, menos efébico que en su plasmación definitiva. Este es uno de los misterios que detalla el pormenorizado estudio fotográfico, radiográfico y químico que acaba de completar el área de Restauración del Museo Thyssen sobre una de las obras maestras de la pinacoteca. "Algo se intuía por algún estudio anterior, ahora lo hemos confirmado", dice el director del área del Thyssen, Ubaldo Sedano.

La historia de cómo pintó Picasso este Arlequín se explicará con imágenes, textos y un vídeo a partir de este viernes en la sala 45 del museo, donde se expone habitualmente. Es uno de los actos con motivo del 25 aniversario del Thyssen madrileño, que celebra este año y tendrá su día grande el 8 de octubre. Hace ahora 28 años que el barón Thyssen y su esposa, Carmen Cervera, eligieron precisamente esta obra para posar para EL PAÍS en su mansión suiza de Lugano y mostrar al mundo solo un ejemplo de lo que estaba por llegar a Madrid.

Cuando Picasso creó este cuadro con reminiscencias cubistas, de 100 por 81 centímetros, en París, ya es un artista con peso en la pintura del siglo XX. Atrás la Primera Guerra Mundial, había una vuelta al orden en el arte, a planteamientos más clásicos, alejados de los excesos de las vanguardias. A los artistas les gustaba retratar personajes fuertes, sanos, que representasen el ideal de las razas. "Curiosamente, a pesar de que lo protagonizaron artistas de izquierdas, este movimiento influyó en la iconografía fascista que estaba a punto de llegar", explica Sedano. Picasso sentía entonces "una gran fascinación por la vida errante y el mundo del circo, con sus personajes disfrazados, las máscaras y por la commedia dell’arte", añade Sedano, que apunta como "probable” que el artista utilizase un modelo para su arlequín. El historiador del arte y crítico Tomàs Llorens es de los que sostiene que tras el rostro melancólico del Arlequín había un autorretrato.

Lo que hoy se sabe es que Picasso siguió unos dibujos preparatorios y un esbozo, que modificó sobre la marcha porque vio algo que no le gustaba, una rectificación que en el arte se conoce con el vocablo italiano de pentimento. "La obra estaba demasiado aposentada, como totémica, y por eso decide cambiar la posición de las piernas y las cruza", según Sedano, que reconoce que el resultado final crea una sensación "extraña, parece que la figura se desequilibra, pero esa tensión es la que atrapa al espectador, a Picasso le gustaban los personajes inquietantes".

El restaurador Enrique Rodríguez observa 'Arlequín con espejo' en el taller del Thyssen. ver fotogalería
El restaurador Enrique Rodríguez observa 'Arlequín con espejo' en el taller del Thyssen.

Gracias a las radiografías y la reflectografía infrarroja, que atraviesa la pintura para descubrir qué hay debajo de lo que se ve, se ha descubierto cómo Picasso se fue corrigiendo a sí mismo, y ha sido posible indagar en su forma de pintar. "Gran velocidad y seguridad, un dibujo sutil pero muy preciso, y una facilidad para las pinceladas, aplicadas con temperamento". El artista empleó una técnica clásica pero aplicada con su sello personal, experimentador. El departamento del Thyssen ha constatado cómo se compuso el cuadro: sobre un fondo blanco, varias manchas: unas de color pardo, otras rosas y azules que van situando al personaje. El restaurador Enrique Rodríguez explica otros cambios detectados "en las luces" de la obra, la eliminación de volúmenes: "Así sucede en el espejo, el sombrero o el hombro", que estuvieron como en relieve. El estudio ha incluido un análisis químico que ha determinado "cómo se aplicaron las capas y cómo se mezclaron aceites con dos tipos de resinas para el secado de la pintura", subraya Andrés Sánchez.

Sedano confirma que el cuadro se encontraba en muy buen estado cuando llegó a este taller compuesto por una decena de personas. El creador de Las señoritas de Avignon tenía fama de descuidado con su obra, extremo que Sedano niega. "Solo hay alguna zona con un craquelado [cuarteado] que está bastante estable", tercia la restauradora Marta Palao. En las fotografías microscópicas tomadas se aprecia "el polvo adherido a la pintura, pero está tan pegado que era preferible no quitarlo", explica Hélène Desplechin, técnica en imágenes digitales.

Rodríguez llama la atención sobre un último detalle que demuestra la eterna modernidad de Picasso: "La firma del cuadro, arriba a la derecha, está en relieve, como si fuera un grafitero de hoy".

Más información