Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orfeo en la intimidad

Paul Agnew, director adjunto de Les Arts Florissants, presenta en Los Teatros del Canal de Madrid 'Orfeo' de Monteverdi

Paul Agnew, a la derecha, interpreta a Apolo en el 'Orfeo' de Monteverdi. Ampliar foto
Paul Agnew, a la derecha, interpreta a Apolo en el 'Orfeo' de Monteverdi.

Cuando el tenor Paul Agnew (Glasgow, 1964) se pone al frente de Les Arts Florissants siempre se siente un poco nervioso. Lleva haciéndolo desde 2007, año en el que se convirtió en la primera persona, sin contar a William Christie, en conducir el conjunto que fundó el citado clavecinista y director en 1979. Ha pasado una década del debut de Agnew en la dirección de la formación, pero la responsabilidad aún le pesa sobre la batuta. “El ensemble tiene la reputación que tiene porque lo que hace es excepcional. Es una gran presión, porque siento que debo seguir haciendo trabajos excepcionales”, responde al teléfono el, desde 2013, director adjunto. Orfeo de Monteverdi es ahora la obra con la que Agnew se intenta acercar a la excepción, una ópera que presenta los días 10 y 11 de marzo en Los Teatros del Canal de Madrid.

Paul Agnew.
Paul Agnew.

Único es también su planteamiento. El escocés no se ha contentado con el papel de director musical, también es director de escena de esta coproducción de Les Arts Florissants, Théâtre de Caen y la Philharmonie de Paris. Para culminar, el tenor representará el papel de Apolo sobre el escenario. “Es un reto desempeñar tres papeles, sí. Pero, para ser honestos, no dirijo. El trabajo con los músicos ya está hecho y en el momento de la representación dejo la música en sus manos. Es cierto que recae sobre ellos una gran responsabilidad, pero el resultado es fantástico. Se crea una atmósfera enormemente inspiradora y es genial que la audiencia vea que la obra funciona sin que nadie tenga el control”. Es una tarea complicada la que se propone el tenor. Pero la ausencia de batuta solo se puede compensar con una grandísima conexión con los intérpretes, a los que conoce bien.

Agnew ha apostado también por crear un ambiente íntimo. Sin excesos y con el máximo respeto a la obra de Monteverdi. “Esta ópera es increíblemente actual. Tiene pocas arias, pocas canciones. Funciona casi como una obra de teatro moderna. Y hay algo inocente en Orfeo que me llama la atención. La ópera tiene como protagonistas a una pareja de jóvenes enamorados. Orfeo pierde a Eurídice pero no acepta su muerte e intenta ponerle remedio. En realidad esto es muy actual, es un comportamiento propio de la juventud: pensar que somos capaces de todo, que todo es posible”, resume. El escenario que acoge los avatares del joven semidiós es un círculo de piedra y Agnew utiliza las luces para acompañarle en su viaje a través de dos mundos: el de los vivos y el de los muertos.

Momento del 'Orfeo'.
Momento del 'Orfeo'.

“En general me gusta apostar por escenarios simples porque creo que no hay que poner nada entre la audiencia y la belleza de la música y del texto. Con una ambientación cargada, la atención se dispersa”, matiza el director. Agnew apuesta por acercarse al repertorio barroco con el mayor respeto a la obra y a su creador. Sabe que no es ahora lo habitual y lamenta que cada vez se hagan interpretaciones más libres. “No me planteo hacer algo nuevo, siempre busco hacer algo que el propio compositor reconocería. Si el resultado fuera una obra nueva no sería gracias al compositor sino gracias a mí y el genio es él, no yo. Creo que el repertorio barroco debe interpretarse intentando imitar los deseos del compositor”.

Y eso es lo que Agnew hace desde el 2007 como director adjunto de Les Arts Florissants. El tenor ha adquirido cada vez más responsabilidades en el ensemble pero sin tratar de imitar a William Christie. El propio Christie se lo dejó claro cuando le ofreció el cargo de adjunto: “Quiero que dirijas pero no que lo hagas como yo. Quiero que hagas la música de la forma en la que tú crees que debes interpretarla”. Y con la determinación del fundador de Les Arts Florissants pero con criterio propio, Agnew está trazando su propia estela en la formación.