Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kim Gordon: “La escena artística de México es fascinante”

La feria alternativa Material Art Fair remata la semana grande del arte en la capital mexicana

Zona Maco Ver fotogalería
Kim Gordon, en Material Art Fair, en Ciudad de México

Durante una semana, Ciudad de México se convierte en el ombligo del arte contemporáneo. Gabriel Orozco viajó el martes desde Japón para inaugurar su último acertijo conceptual: una tienda de ultramarinos encerrada en su galería de siempre. El miércoles arrancó Maco, la feria más grande de Latinoamérica, con sus Warhol, sus Hirst, sus Weiwei y la previsión de superar los 50.000 visitantes. Y este jueves, durante la presentación de Material, la feria alternativa a Maco, entre mezcales y jóvenes artistas mexicanos, se paseaba también el director para América de Art Basel –la mayor cita del mercado del arte–, alabando la cerámica tapatía; o la bajista de Sonic Youth, Kim Gordon, visitando la obra de un grupo de unas amigas con nombre de anticonceptivo femenino.

Del salón de un hotel, Material Art Fair ha pasado en tres años a ocupar dos plantas de un céntrico recinto ferial de la capital mexicana. 52 galerías de 30 ciudades y 18 países desplegarán su catálogo hasta el domingo. Los artistas apenas superan los 40 años y el precio medio de las obras ronda los 1.000 dólares. “Este es un formato distinto a Maco, una feria más íntima donde la relación entre galeristas, curadores, artistas y coleccionistas es más fluida”, explica la galerista y fundadora Daniela Elbahara.

En una de las paredes, hay una fotografía de Ivanka Trump con unos aparatosos brackets pintarrajeados en la boca. A un lado, un cartel de un político mexicano, también con aparato dental. Y al otro lado, dos chicas en un mini bañador. La obra es del colectivo IUD: en inglés, dispositivo intrauterino. Las artistas son dos neoyorkinas, y su amiga y paisana Kim Gordon, que está por la ciudad para presentar su libro sobre las tres décadas al frente de Sonic Youth –el grupo más arty de los noventa– se ha acercado a verlas. “Me gusta México. Su escena artística es excitante y más relajada que la de Nueva York o la de Basilea”, dice mientras se coloca las gafas de sol para la foto. Gordon estudió arte y el año pasado presentó su última videoinstalación –El pollo mejor vestido de la ciudad- en Basel Miami.

El mercado mexicano de arte es cada vez más maduro y diversificado según los expertos

Desde los muralistas mediáticos de principios del siglo pasado a los viajes de los surrealistas en busca del grial precolombino, México siempre ha provocado un aura de fascinación en Europa y EE UU. A toda esta tradición, se une ahora el peso del mercado, cada vez más maduro y diversificado, según el director de la sede estadounidense de Basel, Noah Horowitz: “México está explotando. Cada vez hay más instituciones involucradas, curadores y coleccionistas más profesionales. Y no solo en la capital”. Cita el ejemplo de José Noe Suro, que desde su fábrica de cerámica en Guadalajara está jugando un papel crucial como coleccionista y facilitador de producción artística local e internacional.

Para Natalia Hug, una veterana galerista alemana, Ciudad de México sería hoy lo que fue Berlín hace 20 años: “Los artistas se están mudando aquí porque los precios de los alquileres son baratos, los barrios aún no están gentrificados, siempre hace buen tiempo y la ciudad tiene un poso de cultura y de historia formidable. Es el momentum de México”. En una de las galerías estadounidenses, Shane Campbell, hay dos cuadros de vasijas griegas que parecen pintadas por un niño. “Son reproducciones irónicas de dos piezas que están en el Met de Nueva York”, explica el galerista, que lleva tres años viniendo a la feria alterativa. Por precio –el espacio para los puestos es un 30% más barato que en Maco– y porque el programa de coleccionistas es cada vez más fuerte. “Cada año notamos como crece. Coincidimos con compradores mexicanos que ya conocemos y cada vez más vienen también coleccionistas extranjeros que se desplazan a México durante esta semana”.

Detrás de los cuadros de vasijas griegas, un artista japonés se está embutiendo el cuerpo entero en tiritas. En otra esquina, la galería Labor, una de las más consolidadas del país, exhibe por primera vez su catálogo en Material. Cerámicas de Jorge Satorre inspiradas por bocetos del caricaturista mexicano Miguel Covarrubias. La foto mexicana de la serie Veteranos de guerra de Santiago Sierra: de espaldas, un militar retirado vestido verdeoliva mira de frente contra un muro.