Maradona despierta la ira del mundo de la ópera en Italia

El San Carlo de Nápoles acogerá un ‘show’ del exfutbolista el 16 de enero Varios críticos acusan al teatro de frivolizar el arte y usar al jugador para vender entradas

Diego Armando Maradona, con la camiseta de la selección argentina.
Diego Armando Maradona, con la camiseta de la selección argentina.

Para ciertos napolitanos, Maradona es como Dios. Muchos de ellos seguramente llenen las butacas del teatro San Carlo de la ciudad el próximo 16 de enero, cuando el exfutbolista protagonice un espectáculo único, centrado en repasar su vida, su carrera y las casi tres décadas que han pasado desde que llevó al Nápoles a ganar dos ligas. Sin embargo, la presencia del pibe de Oro justo en una de las casas históricas de la ópera en Italia ha despertado pasiones encontradas: varios críticos y gestores culturales han atacado al teatro por abrir las puertas a un espectáculo cercano al “entretenimiento basura” y por subir sus precios —las entradas van de 66 a 330 euros— para el show. Incluso sugieren que el San Carlo fíe al exjugador argentino la esperanza de mejorar sus cuentas y regalarse un aforo completo. Otros, como el alcalde de Nápoles, Luigi de Magistris, defienden en cambio la presencia del ídolo sobre las tablas.

¿Qué tienen que ver Diego Armando Maradona, Clementino y Siani con el San Carlo?, se titula un artículo que el ensayista y crítico musical Francesco Canessa ha publicado en el diario La Repubblica, y que amplía el foco también al rapero y el presentador que acompañarán a la estrella argentina en el escenario. “No resultan en otros sitios teatros que, más allá de su historicidad e importancia arquitectónica, estén destinados a los mismos usos que el San Carlo [óperas, conciertos y ballets, según su estatuto] y acepten tales combinaciones bizarras: el Real de Madrid no ha acogido todavía a Cristiano Ronaldo, ni el Liceu de Barcelona a Leo Messi, así como el Covent Garden ni se ha planteado preparar una velada de honor para David Beckham”, escribe Canessa.

A lo que De Magistris responde: “No hay nada malo en ello. Maradona ha sido un mito del deporte y pertenece a la historia de esta ciudad. Yo apuesto por un teatro popular, por tanto, Maradona está muy bien”. Y el conocido empresario Riccardo Monti se suma a la postura del alcalde: “El teatro ha de ser vivo y dispuesto incluso a contaminaciones. No hay ningún sacrilegio: [el rapero] Clementino es un gran artista y hay que aprender a valorizar los lugares de nuestra cultura”.

El director y compositor teatral Roberto de Simone pide incluso movilizarse contra el espectáculo: “El San Carlo no es lugar para el fútbol. Hay que hacer algo, jamás querría que se dijera que en Nápoles ha ocurrido algo así sin que nadie levantara la voz. ¿Dónde quedó la gran cultura internacional de esta ciudad?”. El creador se muestra molesto también con el enorme interés que Tre volte 10 (Tres veces 10), como se titula el show, ha despertado en Nápoles y el resto de Italia: “Los napolitanos deberían interesarse por su teatro 366 días al año, no solo cuando viene Maradona.

Resulta curioso sin embargo que el propio De Simone fue autor de la obra El Diego, concierto número 10, música de autor para Maradona y orquesta, otro homenaje al ídolo futbolístico presentado, justamente en el teatro San Carlo, en 2010. Aquel espectáculo con orquesta y coro despertó ya entonces enormes polémicas parecidas a las de estos días, pero el compositor parece haber cambiado de idea.

La Repubblica repasa en un largo artículo más voces contrarias al espectáculo del pibe de Oro. Entre ellas, tal vez sorprendentemente, incluso Claudio Botti, fundador de una conocida asociación de fans dedicada a Maradona y bautizada Te Diegum: “Me deja muy perplejo. Los precios de las entradas son muy altos, es evidente que se trata de una mera operación comercial. Un teatro como el San Carlo debe tener otros valores. Creo que Diego se está dejando utilizar demasiado”. El periódico repasa también las ventajas económicas para el teatro, que gracias al evento ha recibido 60.000 euros de inversiones privadas, además de una recaudación que se calcula oscilará entre 100.000 y 150.000 euros. Se desconoce todavía, apunta La Repubblica, lo que cobrará el propio Maradona.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS