Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Taquilla de 'Star Wars'

‘Rogue One: una historia de Star Wars’ pone el broche de oro al año de Disney en taquilla

La última película de la saga de George Luchas recauda 278 millones en su estreno global

Los 3.125 millones que Disney pagó a Lucasfilm por comprar los derechos de Star Wars fueron una inversión ganadora. Ese hecho nadie lo discute. Rogue One: una historia de Star Wars, la octava película de la saga, ha cosechado en el fin de semana de su estreno mundial 278 millones de euros. Ha superado expectativas y es una cifra que cualquier otra franquicia desearía tener. Pero se echa en falta aquel regusto de soberanía. Sus datos de taquillas ya no baten esos récords que caían cuando volvía a sonar la melodía de John Williams. Esta vez, solo estamos hablando del duodécimo mejor estreno de la historia. La nueva estrategia de una película por año ha igualado a la saga ideada por George Lucas a otras marcas acostumbradas a tener saciado a sus seguidores. El éxito sigue siendo desbordante, sí, pero ya no es aquel evento que llega a los cines cada 10 o 20 años.

Los números, aun así, hablan por sí solos. El derivado, o spin-off, de la saga original de La Guerra de las Galaxias se ha erigido con sus 148 millones de euros en el segundo mayor estreno histórico en EE UU en diciembre, solo superado, claro, por la anterior Star Wars VII: El despertar de la fuerza, que recaudó el año pasado 226 millones, marca absoluta en un solo fin de semana, y que acabó como el filme más taquillero de la historia del país.

Tampoco está de más, eso sí, tener en cuenta que este es un capítulo que se promocionó como una historia independiente de la saga central, más oscura y bélica, con nuevos personajes y sin ningún Skywalker protagonista. Así, los récords esta vez no son tan llamativos. Rogue One es el tercer mayor estreno del año en EE UU, tras las superheroicas Batman v Superman (158 millones) y Capitán América: Civil War (171 millones), también bajo el manto de Disney.

La estrategia de Disney de convertir en feudo de Star Wars el último mes del año — espacio clásicamente reservado para la carrera al Oscar y no tanto para las grandes producciones de acción y aventuras veraniegas— vuelve a ser clave del triunfo. La competencia en diciembre no es tan cruenta como la de agosto. La mejor muestra, lo lejos que queda la tercera posición de los mejores estrenos en diciembre, lograda por El Hobbit: un viaje inesperado con 80 millones.

Dentro de un año, el espacio del 15 de diciembre volverá a estar reservado en exclusiva para los nuevos Jedis, cuando llegue el octavo episodio de la saga principal, dirigido por Rian Johnson y todavía sin título. Nadie querrá toserles. Unos meses más tarde, ahora sí abriendo la temporada estival en mayo, será el momento de la cinta dedicada al joven Han Solo, dirigida por Phil Lord y Chris Miller.

Star Wars, una marca más

La gran conclusión que se saca de los datos es la que imaginamos desde hace meses: Disney arrasa con todo. Si la animada y musical ¡Canta!, de la productora Illumination, no se entromete en la lucha de Jyn Erso y su grupo rebelde por mantener el número uno, el gigante habrá conseguido la primera posición de la taquilla estadounidense en 21 de las 53 semanas de 2016. Una cifra que, si bien puede parecer anecdótica, demuestra la preeminencia de Disney sobre sus rivales, gracias en gran parte a la compra de Pixar, Marvel y Star Wars. Las cuatro películas más taquilleras del año, a nivel mundial, llevan su sello: Capitán América: Civil War, Buscando a Dory, Zootropolis, todas por encima de los mil millones, y El libro de la selva. Rogue One, que hasta el 9 de enero no se estrena en China, tiene un puesto casi asegurado entre esas cinco primeras, mientras que Doctor Extraño ocupa la décima plaza.

La empresa dirigida por Bob Iger logrará, además, algo inédito en la taquilla moderna: copar alrededor del 25% del mercado estadounidense en 2016. O lo que es lo mismo, Disney obtendrá un cuarto de todo lo recaudado este año, según los datos de Boxofficemojo. Una meta lograda con 15 películas, la mitad que su rival más cercano, Warner, que con 34 lanzamientos alcanza el 17% de la taquilla. Disney puede permitirse incluso tener fracasos tan sonados como Mi amigo el gigante de Steven Spielberg o Alicia a través del espejo. Porque Star Wars convertirá este año, otra vez, en el más taquillero de la historia.

"Si sabes lo que gusta, no lo toques". La máxima de Disney volverá a repetirse en 2017, con los estrenos de la quinta entrega de Piratas del Caribe, la tercera de Cars, el regreso al universo Marvel con Guardianes de la Galaxia vol. 2 y Thor: Ragnarok y la conversión a acción real de uno de sus grandes clásicos, La Bella y la Bestia. A final de año, Star Wars VIII será, otra vez, la guinda del pastel.

Más información