Antonio Caño: “La profesionalidad de los medios es la clave frente al periodismo basura”

EL PAÍS celebra en la Feria del Libro de Guadalajara un foro sobre el estado actual del periodismo

En el centro, el director de EL PAÍS, Antonio Caño; a la izquierda, el director editorial de El Financiero, Enrique Quintana, y de espaldas, el director de Animal Político, Daniel Moreno.
En el centro, el director de EL PAÍS, Antonio Caño; a la izquierda, el director editorial de El Financiero, Enrique Quintana, y de espaldas, el director de Animal Político, Daniel Moreno.Ulises Ruiz

En tiempos de confusión, profesionalidad. El director de EL PAÍS, Antonio Caño, reivindicó el buen hacer periodístico ante la ola de sensacionalismo y falsedades informativas que recorren el universo digital. “El periodismo sigue siendo necesario, pero sólo el buen periodismo”, dijo en el foro Ser periodista hoy celebrado este sábado en la Feria Internacional del Libro (FIL), en Guadalajara, dentro del programa de actos por el 40 aniversario de EL PAÍS. En el encuentro, moderado por la periodista Gabriela Warkentin, participaron el director editorial de El Financiero, Enrique Quintana, y el director del portal Animal Político, Daniel Moreno.

En la era Trump, el periodismo se ha vuelto a situar en el centro del cuadrilátero. Frente a un universo en expansión acelerada, donde la mentira se comparte sin filtro y la información basura inunda las redes, se ha generado una ola de incertidumbre sobre el futuro de los medios.

Frente a aquellos que defienden visiones apocalípticas, Caño lanzó un mensaje de optimismo, pero también de prudencia. “El periodismo como profesión va a sobrevivir. Su desaparición supondría tanto como la desaparición de la democracia. Ambos se van a adaptar. Pero no será fácil, estamos ante una revolución como pocas veces se ha visto. Su salida va a ser traumática para los medios y la sociedad”, dijo el director de EL PAÍS.

El director de EL PAÍS, Antonio Caño.
El director de EL PAÍS, Antonio Caño.Ulises Ruiz

Ante esta convulsión, el director de El Financiero apostó por volver a las esencias. “Han cambiado las cosas, pero la búsqueda de la verdad se mantiene como la razón de ser del trabajo periodístico. Todo seguirá cambiando y nuestro desafío es contar lo que ocurre haciendo las preguntas pertinentes para ello. Ese es nuestro valor agregado”, indicó Quintana.

“No hay fórmulas mágicas, pero hemos de volver a ganar la confianza del lector”, señaló el director de Animal Político. En esta línea, Moreno planteó el peligro que supone para los medios la pérdida de ingresos. “Se corre el riesgo de pensar antes en el negocio que en el lector. Hay que volver a dialogar con nuestro lector y hacerlo de forma horizontal. Ese es el nuevo periodismo”, dijo Moreno, cuyo portal se ha distinguido en los últimos meses por sus investigaciones contra la corrupción.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Las insuficiencias del periodismo ante el fenómeno Trump centraron una parte importante del debate. Warkentin recordó que, pese al periodismo basura y las informaciones falsas, muchos medios dieron ejemplo de responsabilidad en la campaña electoral estadounidense y sometieron al republicano a intensos contrastes. Una labor que en otros tiempos habría frenado a cualquier candidato pero que en este caso “no sirvió de nada”.

Caño, un profundo conocedor de Estados Unidos, donde ejerció de corresponsal, consideró saludable la autocrítica por el caso Trump y advirtió algunos errores estratégicos cometidos por los medios de referencia. “Se hicieron eco de Trump más de lo que se merecía y antes de tiempo, y se blanqueó al personaje. Pecaron de exceso de confianza en su propio sistema: creyeron que era imposible que permitiera la victoria de un antisistema”, dijo el director de EL PAÍS ante un aforo completo.

Momento del foro Ser periodista hoy.
Momento del foro Ser periodista hoy.Ulises Ruiz.

En este reconocimiento de los errores, Caño apuntó que la responsabilidad social del periodismo radica en denunciar los hechos, pero que ir más allá puede ser un exceso. “No se hace periodismo para hacer justicia: eso puede dañar al periodismo y a la justicia”, explicó en la recta final del foro.

Sobre la firma

J. M. AHRENS

Director de EL PAÍS-América. Fue director adjunto en Madrid y corresponsal jefe en EE UU y México. En 2017, el Club de Prensa Internacional le dio el premio al mejor corresponsal. Participó en Wikileaks, Los papeles de Guantánamo y Chinaleaks. Ldo. en Filosofía, máster en Periodismo y PDD por el IESE, fue alumno de García Márquez en FNPI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS