Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La misma luz que inspiró a Velázquez y Murillo

El director del Museo Meadows ensalza la muestra que une a los maestros en Sevilla

Mark Roglán del Museo Meadows y Anabel Morillo de Fundación Focus Abengoa, en la muestra.
Mark Roglán del Museo Meadows y Anabel Morillo de Fundación Focus Abengoa, en la muestra.

"¿Qué sitio mejor que Los Venerables, donde nacieron los artistas, con la luz que inspiró a ambos?". Formula la pregunta Mark Roglán, director del Museo Meadows de Dallas, y los artistas son Velázquez y Murillo, que desde hace dos semanas conviven en una exposición en el Hospital de Los Venerables de la capital andaluza, lugar donde ambos nacieron.

La muestra es una de las joyas de la celebración del Año Murillo que organizan varias instituciones, y desde Texas Roglán ha prestado dos obras del pintor sevillano fundamentales para la exhibición, Santa Justa y Santa Rufina. "Ambas están por primera vez de vuelta a Sevilla y ahora ha ocurrido después de mucho tiempo", exalta el director del museo estadounidense. Las obras maestras están expuestas junto a la Santa Rufina pintada por Velázquez en 1635, las tres incluidas en el ramillete de 19 pinturas que componen esta exposición, abierta hasta finales de febrero.

El diálogo entre Diego Velázquez y Bartolomé Esteban Murillo, sevillanos distanciados por solo una generación en el siglo XVII y con técnicas y temáticas comunes, planea sobre todas las obras, aunque no hay constancia de que ambos maestros llegaran a conocerse. Las colas se suceden estos días en la sede de la Fundación Focus Abengoa en pleno barrio Santa Cruz. Esta mañana, junto a Roglán, ha presentado los tres lienzos de las santas Anabel Morillo, directora de la fundación andaluza.

Roglán ha explicado esta mañana en Los Venerables el periplo de los cuadros de las patronas de Sevilla tras una investigación de la conservadora de su museo, Nicole Atzbach. Esta tiró del hilo y averiguó que tras ser expoliadas por los nazis a la familia Rothschild en 1940, años después ambas piezas fueron devueltas a la familia, pero a través de una nieta de Gustave de Rothschild, Baronne Antoinette Léonino, una secuencia que solo ha sido trazada este año. "Después de seis años de investigación, fue un descubrimiento de Nicole fortuito", aclara Roglán. Tras saltar Santa Justa y Santa Rufina al mercado del arte fueron adquiridas en 1972 por el director del Museo Meadows, que hoy atesora unas 200 piezas de arte español.

El Museo Meadows participa mañana en la inauguración de la exposición Ribera. Maestro del dibujo en el Museo del Prado, que acoge la muestra. Además, tiene en marcha la presentación del catálogo de los dibujos de Ribera junto a la Fundación Focus, ambos con la autoría de Gabriele Finaldi, comisario asimismo de la exposición Velázquez. Murillo. Sevilla.

Más información