Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raimon se despide de la ‘cançó’ con 12 conciertos en Barcelona

El cantante cerrará su carrera el próximo mayo, tras un año de tributos y recitales en Valencia

Concierto de Raimon en Valencia, en 2016.
Concierto de Raimon en Valencia, en 2016.

El cantante Raimon ha puesto fecha de caducidad a su carrera. Será el mes de mayo de 2017, tras ofrecer 12 recitales de despedida en el Palau de la Música Catalana, un escenario emblemático en su trayectoria, en el que grabó un disco en vivo el 28 de enero de 1966 con el poderoso vínculo entre el cantante y su público como ambiente. Lo anunció este miércoles el propio Palau de la Música Catalana al referirse a estos recitales, que se iniciarán el 5 de mayo de 2017, como “la despedida definitiva del cantante de Xàtiva de los escenarios”.

Raimon, que comparecerá en rueda de prensa el viernes para la presentación de esta tanda de conciertos, evitó desvelar ningún detalle sobre esta decisión que pondrá punto final a una carrera iniciada en el año 1961 en Valencia y que lo ha llevado por diversos países del mundo cantando en catalán. La decisión de dejar los escenarios coincide con la culminación de un año intenso de reconocimientos y conciertos en la Comunidad Valenciana, donde, tras cuatro lustros de vetos desde las instituciones gobernadas por el PP, ha realizado un ciclo de recitales por el circuito público de teatros, ha sido galardonado con la Alta Distinción de la Generalitat y ha sido nombrado hijo predilecto por el Ayuntamiento de Xàtiva, donde nació en 1940.

El cantante ha vivido en los últimos tiempos una segunda juventud en los escenarios, a los que acuden nuevas generaciones de jóvenes que no habían podido conocer su trabajo en directo. Estos días trabaja junto al director Antoni Ros-Marbà en la preparación del concierto sinfónico con la Orquestra de València y el Cor de la Generalitat, que el 14 de diciembre pondrá el broche final en el Palau de la Música de Valencia al Any Raimon impulsado por el Gobierno valenciano. Este concierto único podría convertirse en el primer disco en vivo de Raimon grabado en Valencia.

Recital de desagravio

Origen e identidad

Raimon fue pionero en poner música a los poetas. Lo hizo con Ausiàs March para buscarse de dónde venía. También fue el primero de los músicos españoles en cantar en el Olympia de París, antes que Bob Dylan. Ha cantado por medio mundo en la lengua del poeta medieval valenciano y ha rechazado ofertas en otros idiomas.

En 1963, tras ganar el festival del Mediterráneo, le ofrecieron cantar también en castellano. Luego, el marido de Petula Clark, Claude Wolff, trató de que hiciera unos discos en francés al estilo de Gilbert Bécaud. En París, la CBS le ofreció hacer pruebas en inglés. En los Estados Unidos, el manager de “un cantante importante” le dijo que si se quedaba dos años y cantaba en inglés haría de él una celebrity. La fidelidad a sus convicciones es la que mejor define su obra.

El último trabajo de estudio del cantante, Rellotge d’emocions, se publicó en 2011 y sus canciones no pudieron escucharse en directo en Valencia hasta abril de 2016. En este recital de desagravio en el Teatro Principal estuvo arropado por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la mayoría de su Gobierno, el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, y el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera. Pero también por el presidente de Mercadona, Juan Roig, y de los empresarios valencianos y vicepresidente de CEOE, José Vicente González, compañías que lo alejaban del reducto marginal en el que lo ha querido recluir la derecha en su contranarrativa.

La canción Al vent, que cumple 57 años, alejó al joven músico de banda Ramon Pelegero Sanchis de su futuro como historiador. La energía de su composición, en medio de la afonía de la dictadura, convirtió al cantante en un símbolo transgeneracional, cuya diversidad musical y evolución creativa pulverizan la caricatura política en la que a menudo se le ha querido encerrar. Sus músicas y letras, fueran de amor, existenciales o de lucha, lo han convertido en un clásico homologable a Léo Ferré, Jacques Brel o George Brassens.

Los conciertos que servirán de despedida de los escenarios en el Palau de la Música de Barcelona se realizarán los viernes, sábados y domingos del próximo mes de mayo.

Más información