Al Pacino revoluciona Buenos Aires

El actor pasea por la ciudad con su pareja, la argentina Lucila Polak, antes del espectáculo que presenta hoy en el Teatro Colón

Al Pacino, en el centro, con el diploma de Huésped de Honor de Buenos Aires.
Al Pacino, en el centro, con el diploma de Huésped de Honor de Buenos Aires.

El actor estadounidense Al Pacino actuará hoy por primera vez en Argentina. Será en el Teatro Colón, el coliseo lírico más importante de Buenos Aires, con su espectáculo An evening with Al Pacino. Las entradas, con valores que llegaban hasta los 9.800 pesos (630 dólares), se agotaron hace semanas y anticiparon el revuelo que generaría su llegada al país suramericano. Con gorra y gafas oscuras, la estrella de Hollywood no logró pasar desapercibida al aterrizar ayer en el aeropuerto de Ezeiza junto a su pareja, la argentina Lucila Polak, y se vieron rodeados por los flashes nada más cruzar la puerta de salida.

Las cámaras siguieron también al protagonista de Scarface hasta el Centro Cultural Recoleta, donde se reunió con el alcalde de la capital argentina, Horacio Rodríguez Larreta, y un reducido grupo de estudiantes. El actor, de 76 años, respondió a las preguntas que le hicieron los presentes, contó anécdotas de su vida e hizo un repaso a su trayectoria actoral. Más tarde fue declarado Huésped de Honor de la ciudad.

"Amante de la carne roja"

"Es una persona muy abierta", lo describe su productor y cuñado, Federico Polak, en diálogo con EL PAÍS. Además de actuar en el Colón, Al Pacino "viene también a pasear al país de su novia", agrega. "Quiere ir a ver un espectáculo de tango, porque más allá de la escena de Un perfume de mujer (donde baila Por una cabeza, de Gardel, con Gabrielle Anwar) le gusta la música", dice Polak. "Y es un amante de la carne roja, nos dijo que uno de los motivos para venir era comerse un bife", dice, sorprendido por haber leído que no come carne vacuna, producto estrella de la gastronomía local.

El espectáculo unipersonal que brindará Al Pacino se estrena por primera vez en Latinoamérica tras su paso exitoso por Estados Unidos y varios países europeos. En él, traza un recorrido desde su niñez hasta la actualidad, con anécdotas de su vida privada y aspectos poco conocidos de su carrera profesional. La función comienza con una proyección de algunos de sus trabajos cinematográficos más reconocidos, que incluye también material inédito. A continuación, mantiene un diálogo con el presentador televisivo Iván de Pineda, realiza varias actuaciones en vivo y finalmente el micrófono pasa a manos del público para que puedan formularle preguntas.

"Es el teatro más bonito de Buenos Aires", responde Polak al ser cuestionado sobre la elección del Colón. "En un teatro más grande, el show habría perdido intimidad", opina. El Colón tiene capacidad para 2.500 espectadores, frente a otras salas más grandes, como el Teatro Gran Rex, con 3.200, o espacios polivalentes como el Luna Park (9.200). "Los habríamos llenado, pero la idea fue hacer algo que la gente recuerde de aquí a diez años, no un negocio", señala. Aún así, el beneficio no será pequeño, dado el elevado valor de las entradas, que rondan en promedio los 300 dólares.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El actor neoyorquino será agasajado el lunes con un cóctel en la residencia del embajador de Estados Unidos en Buenos Aires, Noah Mamet, su último compromiso conocido antes de abandonar el país, un día después.

Al Pacino es la segunda estrella de Hollywood que actúa en Buenos Aires este mes. La activa vida cultural porteña se vio agitada la semana pasada por John Malkovich, que se presentó tres noches consecutivas en el Teatro Coliseo con su obra An evening with John Malkovich. En la obra, el actor interpretó textos de Ernesto Sabato acompañados de una orquesta de cuerdas y piano.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS