Warner Bros denuncia sus propias páginas como ilegales ante Google

La productora pide al buscador por error que elimine algunas webs con contenidos originales alegando que violan las leyes de copyright

Una persona descarga contenidos piratas 'online' desde un ordenador portátil.
Una persona descarga contenidos piratas 'online' desde un ordenador portátil. Luis Sevllano

La habitual lucha contra la piratería web de Warner Bros ha ido un paso más lejos de lo que la propia productora habría esperado. La compañía cinematográfica ha pedido a Google que retire de sus motores de búsqueda algunas de sus propias páginas web, con contenido original, alegando que violan las leyes de derechos de autor.

Esta incoherente petición es la consecuencia de un error cometido por Vobile, una empresa que se encarga de localizar y denunciar qué páginas distribuyen ilegalmente las películas de Warner a lo largo y ancho de internet. Desde 2012, esta empresa ha solicitado a Google la baja de 13.753.957 direcciones que supuestamente atentan contra las leyes de copyright. De esas, 1.659.832 tienen relación con el material original de Warner Bros, y el resto con otras productoras como Viacom, Fox, Paramount y Netflix.

Aunque el error ha salido a la luz ahora, fue el pasado 18 de agosto cuando Vobile registró una lista de las webs que debían ser bloqueadas en Lumen, una base de datos que recoge quejas legales y peticiones de retirada de contenido. En la lista diseñada por Vobile (en nombre de Warner) las direcciones de sitios piratas como pelis24.com se mezclan con páginas oficiales con contenido original como la tienda de Amazon o la página oficial de Warner Bros. Sucede con varios títulos muy populares como Batman: The Dark Knight, Matrix y Cuando te encuentre. Este registro también recoge otros errores, como los relacionados con el estudio de cine Lionsgate, que denuncia que hay una copia de Objetivo: Londres en la tienda de descargas oficial de Microsoft.

Las empresas que se encargan de vigilar y denunciar los contenidos piratas de las productoras de cine suelen utilizar sistemas automatizados o algoritmos para localizar las páginas webs que están emitiendo las películas o las series sin permiso. Después de revisar el informe elaborado por Vobile, Google se ha dado cuenta del error y ha dejado de censurar algunas páginas de Amazon e incluso IMDB -la base de datos online más grande que existe sobre películas, también en la lista de censuradas- pero algunas webs de Warner aún siguen bloqueadas.

La industria del cine presiona continuamente a Google con el objetivo de reducir la piratería online y cada vez exige que el buscador tome medidas más duras respecto a los resultados que muestra. Según Warner Bros y otros estudios importantes, “Google hace que sea muy fácil para los usuarios encontrar sus contenidos pirateados”. Y parece que el Observatorio sobre las descargas ilegales les da la razón: ocho de cada 10 usuarios aseguran que acceden a estos contenidos a través de buscadores, sobre todo Google. Sin embargo, este mismo informe, publicado en marzo de este año, mostró por primera vez una reducción en la práctica de la piratería, aunque pequeña: un 0,46% menos que en 2014.

Que Warner Bros se denuncie a sí misma no es menos sorprendente que la iniciativa que llevó a cabo el año pasado en su incansable lucha a favor de los derechos de copyright. La compañía decidió contactar con las personas que habían descargado capítulos de la serie Friends, emitida entre 1994 y 2004, para cobrarles 20 dólares por haberla visto ilegalmente. Warner y la compañía responsable de esta idea, Rightscorp, fueron demandadas por abuso y acoso por varios presuntos piratas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS