Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La piedra oscura’, de Alberto Conejero, dará el salto al cine

"El guion mantendrá la intimidad teatral pero se desbordará por lugares más épicos", asegura el autor

Daniel Grao y Nacho Sánchez, en 'La piedra oscura', montaje dirigido por Pablo Messiez.
Daniel Grao y Nacho Sánchez, en 'La piedra oscura', montaje dirigido por Pablo Messiez.

El mismo espíritu intimista pero con espectáculo épico. Así se imagina el dramaturgo Alberto Conejero (Jaén, 1978) su obra La piedra oscura, el desgarrador drama sobre la hermosa y terrible historia de Rafael Rodríguez Rapún, el último amor de Federico García Lorca, en el salto al cine. La intimidad teatral de ese encuentro entre dos enemigos desconocidos, un teniente de artillería de la República y un jovencísimo e inexperto soldado del bando nacional, una noche de agosto de 1937, en plena Guerra Civil, ese canto a la memoria colectiva y al poder sanador de la palabra, se desbordará para la pantalla grande en un proyecto de la productora La zona, la misma que ha estado detrás del montaje dramatúrgico dirigido por el argentino Pablo Messiez. A los dos personajes masculinos, el teniente Rafael y el soldado Sebastián, que en la escena son interpretados por Daniel Grao y Nacho Sánchez, se les añadirá en su versión cinematográfica otros tres protagonistas, entre ellos una mujer. La película, en fase todavía muy preliminar y sin ninguna fecha predeterminada, está previsto que la dirija Fernando González Molina, el realizador de éxitos comerciales como Fuga de cerebros, Tres metros sobre el cielo y Palmeras en la nieve.

El guion lo está escribiendo el propio Alberto Conejero junto con la guionista de televisión Laura Belloso. Para los dos supone su primer trabajo para el cine. Conejero, que se confiesa emocionado y contento con este proyecto, ve como un proceso natural el hecho de que él esté detrás de este paso al cine de la obra que le ha abierto de manera definitiva las fronteras en el mundo teatral tras años de invisibilidad y anonimato en los lugares más off de la escena. La piedra oscura, alabada por la crítica y el público, ha arrasado allí donde se representaba. Ganadora de cinco premios Max, entre ellos el de mejor espectáculo teatral y el de mejor autor para Alberto Conejero, la obra regresará de nuevo a Madrid el próximo mes de septiembre en el teatro Galileo.

“Soy el primer interesado en que el espíritu de La piedra oscura no quede transformada por su paso al cine, que la intimidad que se vive en la escena no se desfigure. El guion mantendrá la esencia de la historia pero se desbordará por lugares más épicos y con mucho espectáculo”, asegura el autor que se está enfrentando a un nuevo mundo donde, dice, los tiempos son otros y los equipos más grandes. “Estoy en un proceso de aprendizaje tremendo”, añade.

En el filme, además de centrarse en el encuentro entre el teniente y el soldado en un centro carcelario de Santander, irán apareciendo en imágenes todas las evocaciones que se sugieren en el texto teatral. Las palabras y recuerdos que van descubriendo los dos protagonistas en esa noche dramática se convertirán en realidad. Los guardianes del preso, cuyas voces se intuyen en el montaje teatral, así como el embravecido mar y los acantilados y, sobre todo, la evocación de ese maldito bombardeo en el pequeño pueblo del soldado con el que acabaron todos sus sueños, serán parte primordial de la película. El personaje del soldado Sebastián, el que nunca fue al teatro y conoce solo de oídas a Federico García Lorca, centrará la parte más importante del nuevo proyecto cinematográfico.

Aunque feliz con esta experiencia nueva para él en el mundo del cine, Conejero vive y piensa en el teatro. Todas las noches de un día, su primer texto original tras La piedra oscura y en el que ha trabajado los tres últimos años, ya tiene fecha de estreno. Será el próximo noviembre en el Teatro Calderón de Valladolid. Es de nuevo una historia de dos personajes, un hombre y una mujer que interpretarán José Luis García Pérez y Blanca Portillo y que dirigirá Luis Luque. “Me apetecía mucho abordar un personaje femenino”, asegura Conejero sobre Todas las noches de un día, cuyo texto leyó ayer en público en un pequeño teatro de Madrid. “Es un thriller que se desarrolla en un invernadero de flores y en el que se aborda el amor y la incapacidad de amar”.