Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música contra la vergüenza de Europa

Quique González, Izal, Sidecars, Rocío Márquez, Sex Museum, Miss Caffeina o Niño de Elche participan en un festival solidario a favor de los refugiados

El grupo Sidecars en el concierto de este miércoles por los refugiados.
El grupo Sidecars en el concierto de este miércoles por los refugiados.

Paredes pintadas de colores chillones, cientos de firmas de artistas que han tocado su música allí. La Sala El Sol de Madrid conserva inalterable su aire ochentero. Se la conoce, con razón, como la cuna de la movida. Noches de rock y ambiente que estos días se transforman también en armas de solidaridad a favor de los refugiados. Lo hacen con un festival, Mi música, tu refugio, que reúne los días 27 y 28 de abril a casi una veintena de artistas como Pancho Varona, Sidecars, Quique González, Miss Caffeina o Izal, para poner música a la causa. Toda la recaudación de los conciertos se destinará a asociaciones de ayuda a los asilados (Accem, ACNUR Comite español, CEAR y Cruz Roja Española).

Como se pudo ver anoche con la sala a rebosar, la iniciativa ha sido un éxito. "Hemos agotado las entradas en dos días. Demuestra que si se organizan este tipo de cosas y se visibilizan determinados problemas, la gente responde", comenta Roberto Lozano, del grupo Sex Museum. Añade el músico Davile Matellán. "Es algo que no cuesta nada y llega a bastante gente. Sirve de altavoz. Yo estoy aquí porque creo que las cosas en el tema de los refugiados no se están haciendo bien. Hay una gran deshumanización por parte de la clase política, de la Unión Europea, del mundo en general. Cada vez tratamos más a las personas como números. Y todo lo que sea, desde mi posición, hacer música, ayudar a que suene un poco más y aportar a la causa, pues, allí estaré".

Fernando Pardo, también de Sex Museum, completa los argumentos de los dos artistas. "Somos la cultura, existimos, nos identificamos. Tenemos voz, y tenemos derecho a tener voz. Este tipo de cosas si no se hacen desde la cultura no hay huevos de hacerlas. Así que ahí estamos nosotros. En España, uno a uno, todos los españoles somos de puta madre. Pero hacemos masa, y algo se jode, no sé que es. Si la gente cree en este concierto quiere decir que hay algo más. La calle empezó a vibrar hace algunos años y sigue vibrando", señala con firmeza.

En la entrada del local, dos de las asociaciones beneficiarias del festival reparten información sobre la problemática de los refugiados y recuerdan que viene de muy atrás en el tiempo. "La crisis del Mediterráneo ha permitido dar una visibilidad, pero no es actual. Tenemos refugiados de muchas partes del mundo", explica Susana Oñoro, de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. María Tejada, de Accem, sabe por experiencia que el apoyo de la sociedad civil es fundamental. "Hace un par de años, el sistema de asilo se encontraba en una situación más grave de la que se encuentra ahora. No había una presión mediática", comenta. Tejeda considera también que "a veces nos solidarizamos más cuando vemos una situación más dramática al lado. El año pasado llegaron a España 15.000 personas. Por eso es tan importante un apoyo como un concierto como este".

Sidecars, que acturaron ayer, es uno de los platos fuertes del cartel. Para poder tocar han tenido que hacer malabares con la agenda. Al día siguiente partían temprano para Córdoba. Se muestran encantados. "Hemos disfrutado mucho. Hay muy buena onda porque todo el mundo sabe lo que ha venido, a disfrutar y a poner su granito de arena y se nota. Creo que la ayuda como banda que podemos dar es congregar a gente para que se conciencien de lo que pasa", señala Juancho, el vocalista. Ruly, el batería, critica duramente la actuación de las instituciones. "Dado que los políticos lo único que hacen es hacer las cosas mal, dentro de lo que cabe, la gente que tiene la capacidad de transmitir algo a gente que nos sigue, arrimemos el hombro. Por lo menos para concienciar. Aunque luego los gobiernos acabarán haciendo lo que les salga de los cojones como suelen hacer. Pero por lo menos concienciar a la gente de que el problema va más allá".

Pancho Varona, este miércoles en El Sol.
Pancho Varona, este miércoles en El Sol.

Más conciertos en junio

La causa tiene el apoyo de la cultura, un soporte que cada vez es mayor. El primer Mi música, tu refugio, se hizo en septiembre, cuenta Marcela San Martín, programadora de El Sol, a raíz de la imagen del niño Aylan en la playa. "Nos conmovió a todo el mundo y decidimos actuar". Esta segunda edición nació de la iniciativa de la propia Marcela San Martín, la periodista de la Cadena SER, Laura Piñero, y el periodista de EL PAÍS, Fernando Navarro. "No queríamos quedarnos pasivos ante el cierre de fronteras", comenta la programadora de la sala El Sol. De momento han recaudado 9.000 euros en entradas, y calculan que conseguirán otros 2.000 a través de la Fila O, una cuenta que estará habilitada una semana más para donaciones.

San Martín anuncia que habrá más festivales. "Ante la avalancha de peticiones de grupos por participar, porque no podemos quedarnos pasivos para decirles a Europa que no cuenten con nosotros, vamos a organizarlos días 20 y 21 de junio, coincidiendo con el Día Mundial del Refugiado y el Día Mundial de la Música, varios festivales en toda España. Porque desgraciadamente hay muchísima gente en las fronteras sin poder entrar, muriendo y sin poder acceder a Europa. Entonces, tenemos que actuar".

Gran parte de los artistas que han participado en esta edición están completamente dispuestos a volver a hacerlo en el próximo evento. Uno de ellos es Pancho Varona, que rindió, además, homenaje a Manolo Tena en su actuación. "Los músicos podemos ayudar tocando la guitarra; los cantantes, cantando; y la gente, viniendo. Cada uno pone su grano de arena. Yo estoy feliz de estar aquí y no me importa perderme el partido del Atleti. Esto es lo primero". Con serenidad y contundencia, el cantautor deja un mensaje a las instituciones. "Les diría que se pongan a hablar de una vez, que llenen los espacios de propuestas y que vacíen las playas de muertos".