Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS COLECCIONES DE EL PAÍS

Una oda a la diferencia

Este domingo, la nueva entrega de la colección Goya 2016, con ‘Requisitos para ser una persona normal’

Leticia Dolera, en una imagen de su película.
Leticia Dolera, en una imagen de su película.

¿Qué sucede cuando alguien no tiene trabajo ni casa ni pareja y su vida social y familiar es un desastre? Pues que tenemos frente a frente a una persona de todo menos normal. Al menos es lo que piensa María de las Montañas, un treintañera que cumple todos y cada uno de los puntos de esta lista. Esa es la esencia de la película Requisitos para ser una persona normal, escrita, dirigida y protagonizada por Leticia Dolera. Una cinta fresca que celebra la diferencia y deja al espectador con buen sabor de boca. Este domingo, con EL PAÍS, por 9,95 euros.

Todo comienza con una entrevista de trabajo. Es el momento en el que María de las Montañas se da cuenta de que ella no es una persona normal y que, por eso, no tiene éxito en la vida. Con la ayuda de Borja (Manuel Burque), un pelirrojo regordete al que conoce accidentalmente y que se convertirá en su gran apoyo, la protagonista se pone manos a la obra para cambiar esa realidad.

Novio. Trabajo. Casa. Aficiones. Y lograr que Borja adelgace. Ese es el trato que han cerrado y lo que une a esta extraña pareja. Sus conversaciones, sus ocurrencias y esa fotografía tan cuidada dan a la película ese toque naif que la hace especial y que la distingue de otros títulos de cine español. En la película, Leticia Dolera (María de las Montañas) se verá inmersa en las situaciones más ridículas: se vestirá de galleta para perro, irá a un baby shower con un regalo muy peculiar o se citará con un chico de lo más normal (Miki Esparbé) que no tiene nada que ver con ella. Todo para alcanzar esa supuesta felicidad que solo es posible si se cumplen los requisitos para ser una persona normal.

Una estética moderna y colorista que recuerda a Wes Anderson, una aire lleno de inocencia que transporta al París de Amelie y una banda sonora que nada tiene que envidiarle a God Help the Girl, de Belle and Sebastian. Esos son solo alguno de los ingredientes que han hecho que Dolera consiga convertir lo que sería una simple comedia romántica en una historia auténtica y natural.

Dolera consigue convertir lo que sería una simple comedia romántica en una historia auténtica y natural

Pero, sin duda, lo mejor de esta película es que invita a pensar sin culpa. “¿Por qué quieres ser una persona normal?”. Esa es la verdadera pregunta que la directora lanza al público a través de Alex (Jordi Llodrá), su hermano pequeño con síndrome de Down. Según la sociedad, él sería quien menos encajaría y, sin embargo, es quien más claro lo tiene: no quiere ser como los demás.

En definitiva, Requisitos para ser una persona normal es una película emotiva, llena de matices y mensajes: la inexistencia de la normalidad, la obsesión por ser feliz o la terrible necesidad de encajar son solo alguno de ellos.

Una película que, aunque no se ha hecho con el Goya a mejor dirección novel o a mejor fotografía, bien merece un espacio entre esos nominados. Por su originalidad made in spain y esa sensación, después de verla, de poder con todo lo que se ponga por delante.