Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
cámara oculta

Que empiezan los premios

Reñidos están los premios Forqué que la entidad EGEDA entregará en Madrid el próximo lunes. Sus productores han elegido cuatro películas de ficción de producción española -A cambio de nada, de Daniel Guzmán; El clan, de Pablo Trapero; Nadie quiere la noche, de Isabel Coixet, y Truman, de Cesc Gay-, cinco documentales, cinco actores, otras tantas actrices, y cinco películas latinoamericanas entre las que decidirán lo que será finalmente premiado. Es difícil que se equivoquen porque seguramente cualquiera de las nominaciones merece el galardón, aunque cada uno de nosotros tenga su propia predilección y hasta eche de menos algún finalista más. Un ejemplo, ¿qué ha ocurrido con el thriller Sicarius, la noche y el silencio, ópera prima de Javier Muñoz y sobre todo con su protagonista, Víctor Clavijo, que no figuran entre estas nominaciones a pesar de las buenas críticas recibidas en su momento? Tampoco aparece en los premios Feroz que los informadores cinematográficos entregarán la semana siguiente, ni en los próximos Goya de febrero. Puede que uno se equivoque pero creo que película y actor merecían una oportunidad. Como la tiene en los Forqué, y en buena hora, el duro y necesario documental Ciutat morta, de Xavier Artigas y Xapo Ortega, felizmente recuperado. Quien aún no lo conozca, lo puede ver en YouTube. Sin duda hay otras películas meritorias que se han quedado fuera, no hay cabida para todas. Y es que los premios tienen un triple aspecto entre lo justo, lo caprichoso y el puro azar, este último especialmente en los que no se dan tras un debate, sino por votaciones anónimas, como ocurre en los Goya. Una pena. Lo único seguro en los premios Forqué es la medalla de honor que acertadamente se entregará a Santiago Segura por su fértil trayectoria como productor, director, actor y guionista.

En España existe aún la manía entre ciertos periodistas de calificar como derrotados a quienes no se alzan finalmente con el galardón, y a veces hasta lo hacen con saña. Como si la candidatura no fuera ya un premio o una victoria en sí misma, que otros aspirantes querrían para sí. Lo oiremos de muevo en las próximas fechas. De modo que, aunque en estas listas no figuren todos los que a mi juicio deberían estar (y que hasta a alguna película le sobren nominaciones), adelantándonos al resultado, enhorabuena a todos, y ya iremos viendo qué pasa.