Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La historia sencilla de Rodrigo García

El director, hijo de Gabriel García Márquez, presenta en México 'Last Days in the Desert', una película sobre Jesucristo

Fotograma de 'Last days in the desert'
Fotograma de 'Last days in the desert'.

Con siete largometrajes a cuestas, Rodrigo García se ha hecho un nombre en el cine independiente con películas como Cosas que diría con solo mirarla (2000) o Madres e hijas(2009), melodramas con personajes femeninos bien definidos que se enfrentan a situaciones cotidianas. En su más reciente obra, Last days in the desert, el realizador ha decidido sorprender. El protagonista del relato es un hombre. Y no cualquiera. Ewan McGregor encarna a Jesucristo en una austera cinta que ha sorprendido en su presentación en México durante el Festival de cine de Morelia.

Rodrigo García (Bogotá, 1959) dijo hace algunos años que los hombres eran "aburridos y poco sofisticados", por lo que no le atraían como objetos centrales de sus guiones. Esta semana, en una entrevista en la capital de Michoacán, tuvo la oportunidad de matizar la idea. "Las mujeres son más interesantes para escribir porque los hombres se reprimen y guardan muchas cosas", asegura. A pesar de su predilección por las historias contemporáneas y dramas psicológicos femeninos, a su cabeza comenzaron a llegar ideas de historias con protagonistas masculinos. "Me di cuenta de que era un síntoma de que no debía de quedarme encasillado, de salir un poco de la zona de confort".

Su imaginación es la culpable de que Jehová sea el protagonista de Last Days in the Desert. "Se me ocurrió esta historia de él saliendo del desierto y cruzándose con un padre y su hijo, que tienen un conflicto", dice. McGregor interpreta a un Jesús sediento, insatisfecho tras no haberse podido comunicar plenamente con su padre tras 40 días de meditación y rezos en soledad. "Pensé siempre en un Jesús humano. No sé cómo dramatizar ni trabajar con lo divino", asegura el realizador. Sin embargo, McGregor interpreta un rol dual. Lo visita un hombre que dice ser el diablo, que es su fiel reflejo. De esta forma el realizador acentúa los conflictos internos del protagonista.

Hijo del premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, Rodrigo sabe bien las batallas que se deben librar al escribir para poder contar una historia elemental, pero profunda. Su guión es un sencillo retrato de Jesús atestiguando la vida de una familia que habita una tienda beduina. Pero Last Days in the Desert es también una reflexión sobre la paternidad, incluida la relación entre Jesús y Dios. "Imposible saber cómo me llegó la historia, pero sé que vino del subconsciente".

El guión de la película solo tiene 60 páginas. "La primera vez que se lo mostré a agentes y actores en Estados Unidos me dijeron que les gustaba, pero me preguntaban dónde estaba el resto", dice García. Solo seis actores intervienen en la obra con personajes que no tienen cambios de vestuario, sino capas que se van quitando y poniendo a lo largo de la película. Todo es polvo y agua.

Con la sencillez como premisa, García tuvo que acudir a un maestro de la fotografía para dar fuerza a la imagen con elementos tan escasos. El equipo de filmación no contó con servicio eléctrico ni con tramoya mientras rodaba en el parque nacional de Anza Borrego, en el sur de California. La filmación fue similar al de un documental. Eligió al dos veces ganador del Óscar Emmanuel El chivo Lubezki, con quien tiene una larga amistad que se originó cuando ambos vivían en México. "Quería que el desierto fuera bello, pero también inhóspito. No quería que fueran postales del desierto", dice el director. La sencillez de la historia de García es toda una declaración de intenciones en Hollywood de hoy.

Adaptar a Gabo

Rodrigo García se ha atrevido a escribir sobre Jesús, un personaje que puede ser polémico en manos de la ficción, como sucedió con La última tentación de Cristo (1988) de Nikos Kazantzakis y Martin Scorsese. Aun así, el realizador colombiano prefiere aventurarse con eso antes que adaptar una de las obras de su padre, Gabriel García Márquez, fallecido en abril 2014. "No tendría sentido", comenta. El creador de exitosas series de televisión como In treatment y Six feet under asegura que su mundo creativo es muy diferente al de Gabo. "El hecho de que yo dirigiera una adaptación de un libro de mi padre sería más noticia que la película en sí". El futuro creativo de Rodrigo García está en las antípodas de Macondo.

Más información