Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Loreak’ camina hacia el Oscar

El drama, rodado íntegramente en euskera y dirigido por Jon Garaño y Jose Maria Goenaga, es la representante española a los premios de la Academia de Hollywood

La actriz Irene Escolar cogió el sobre, empezó a abrirlo… y la red social Periscope, por la que la Academia retransmitía la lectura del nombre de la película que representará a España en los Oscar, se colgó. En la oficina de la productora de Loreak, en Pasai San Pedro (Gipuzkoa), sus creadores se pusieron muy nerviosos, aunque no se consideraban favoritos. Finalmente por Twitter se enteraron de que este drama de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, hablado en euskera, entraba en la carrera a los Oscar. Quedaban eliminadas Magical girl, de Carlos Vermut, y Felices 140, de Gracia Querejeta.

Es la primera vez que una película íntegramente en un idioma cooficial que no sea el castellano representa a España ante la Academia de Hollywood. Pa negre, de Agustí Villaronga, tenía la mayor parte de sus diálogos en catalán, pero respetaba la idiosincrasia de la época, la posguerra en la Cataluña rural, con la policía hablando en castellano. No pasó el corte. En Secretos del corazón, de Montxo Armendáriz, que llegó hasta la ceremonia de 1998, se oían algunas palabras en euskera. Puede que esa singularidad sea su mejor arma. “En Estados Unidos les gusta destacar cosas distintas, y nosotros tenemos ahí una baza”, asegura Xabier Berzosa, productor de Loreak. “Hay que involucrar a las instituciones, porque es una campaña cara, larga, y no se me ocurre mejor carta de promoción del idioma y de la Capitalidad Cultural de San Sebastián 2016. Es la perfecta presentación de la campaña de política lingüística del Gobierno vasco y de publicidad turística”. Sobre pasos previos, Berzosa ríe feliz: “Habíamos hablado informalmente sobre la campaña, pero me daba mal fario avanzar en ello. Ahora correremos con todas nuestras fuerzas porque tiene mil ventajas y algún inconveniente”. Entre ellos, que deben parar la incipiente producción de su nueva película.

Este año el Oscar a película de habla no inglesa va a ser una batalla encarnizada entre filmes muy de autor. Estarán La asesina, de Hou Hsiao-Hsien (Taiwán); Hijo de Saúl, de László Nemes (Hungría); Arabian nights (segunda parte), de Miguel Gomes (Portugal); El clan, de Pablo Trapero (Argentina); El club, de Pablo Larraín (Chile), o Una paloma se posó…, de Roy Andersson (Suecia). Pero también las propuestas están llenas de singularidades: la guatemalteca Ixcanul está hablada en maya; la francesa Mustang, en turco; Italia presenta Non essera cattivo, del fallecido Claudio Caligari; por China participa el francés Jean Jacques Annaud con El último lobo… Y lo más extraño: el Instituto del Cine Cubano decidió no enviar filme a los Oscar —sí a los Goya y a los Ariel mexicanos— justo en pleno deshielo diplomático... mientras que la representante de Irlanda, Viva, está rodada en Cuba, con actores cubanos y en español.

 

Sin estreno en EE UU

Loreak sigue sin distribuidor estadounidense. “Ha gustado en pases de mercado en diversos certámenes, pero nos faltaba un gancho como elemento de venta. El Zinemaldia no nos lo dio porque fuera no tuvo repercusión, pero ahora ya lo tenemos”, cuenta el productor. Loreak se ha proyectado en EE UU en los festivales de Palms Springs (ganó mejor filme latino), Miami, Cleveland, Seattle, Washington o Santa Bárbara.

Mientras, sus directores se preparan también. “No somos una propuesta radical ni de superautor”, afirma Goenaga. “Y estos últimos años han apostado por autores”. Pero en la pasada edición entró la georgiana Mandarinas, “con cierto aire formal a Loreak”. Y apunta: “Estamos muy agradecidos a la Academia española por reconocer el cine vasco. Entonamos el mea culpa, porque pensamos que no lo harían”.

Próxima parada: la llamada lista corta, con nueve preseleccionados, a mitad de diciembre. Y después, el 14 de enero, las candidaturas, y el 28 de febrero, la ceremonia. Goenaga confiesa: “Sí, ya me he imaginado con el premio gordo”.

Los directores Jon Garaño (izquierda) y Jose Mari Goenaga, en el rodaje de 'Loreak'. ampliar foto
Los directores Jon Garaño (izquierda) y Jose Mari Goenaga, en el rodaje de 'Loreak'.

Más información